Te mostramos la definición de xenofobia y más

La xenofobia es la manifestación del miedo o rechazo por parte de una sociedad concreta frente a nuevas llegadas de extranjeros o de gente que no comparte sus mismas ideas, por miedo a perder su identidad nacional. 

Dicho temor puede estar basado en distintas razones, como las religiosas, culturales o simplemente históricas. Un buen ejemplo son las xenofobias de los nazis, que consideraban a los judíos como el enemigo y la causa de todo mal en la sociedad, sin embargo, eran aceptados judíos simpatizantes con el régimen de Hitler, siempre y cuando les fuese beneficiosa la relación.

Diferencia entre xenofobia y racismo

Hay que destacar que no es lo mismo alguien xenófobo que una persona racista. La diferencia estriba en que, los primeros temen a los extranjeros pero están dispuestos a aceptarlos siempre que no les roben su cultura y su identidad propia, y sin embargo, una persona racista no los aceptará en modo alguno. La línea que las separa es muy fina y a veces muy difícil de distinguir. Cuando esta xenofobia no se manifiesta necesariamente contra todos los extranjeros, sino sólo con los más vulnerables o con los que vengan de países más pobres, ciertamente en estos casos tendrá un cierto componente de racismo.

Origen de la palabra xenofobia

Los griegos eran muy temerosos por su cultura y muy apegados a ella, por tanto no es de extrañas que la palabra xenofobia provenga del griego xénos (extranjero) y phóbos (miedo).

Pasado y presente de la xenofobia en la sociedad

Hasta hace muy poco, la xenofobia estaba arraigada fuertemente en la cultura popular de muchos países, cosa que se fue desintegrando gracias a la caída de las dictaduras, la apertura de las fronteras y la culturización de la sociedad.

El ejemplo más anecdótico es el de Estados Unidos, un país fundado íntegramente por inmigrantes colonizadores de descendencia británica que se trajeron miles de esclavos de sus colonias africanas, fomentando el odio, la xenofobia y el racismo hacia la gente de color. Recién en 1964 entró en vigor la Ley de Derechos Civiles (apoyada por John F. Kennedy y Lyndon Johnson), que acabó con la segregación racial en los colegios, en el trabajo y en los lugares públicos. 

Por suerte esta situación ha ido mejorando con el tiempo, habiendo muchas personas de raza negra que han podido ir escalando socialmente, sin embargo, aún falta mucho por hacer, pues persiste una alta desigualdad económica entre blancos y negros, además que estos últimos en muchos casos siguen sufriendo prejuicio y violencia policial. 


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…