Cómo tratar un espolón calcáneo: 13 soluciones

El espolón calcáneo produce dolor e incomodidad, pero hay métodos para aliviarlo

¿Sientes dolor en la parte del talón, lo cual te dificulta en el caminar? Probablemente se deba a que tienes un espolón calcáneo, el cual es una prominencia ósea que se localiza en la parte anterior del talón (calcáneo, de allí el nombre de espolón calcáneo) y que puede deberse principalmente a una mala postura cuando estamos parados, un calzado inadecuado o bien estiramientos excesivos y continuados de la fascia plantar, la cual es una especie de banda de tejido conjuntivo de forma triangular que cubre los músculos de la planta del pie, inserténdose en el hueso del talón y extiendiéndose a lo largo de la base del pie.

El hueso intentará sanar este problema en la fascia plantar liberando calcio, pero estos depósitos pueden acumularse formando los espolones. Esta calcificación produce en general bastante dolor e incomodidad cada vez que el afectado(a) quiere apoyar su talón. Afortunadamente, hay técnicas para curar el espolón o bien para aliviar su dolor antes de recurrir a una cirugía. Recuerda que lo primero que debes hacer si sientes dolor es visitar a un médico, el cual podrá confirmar el espolón mediante una radiografía, al hacer una proyección lateral del calcáneo.

Cómo tratar un espolón calcáneo: 13 soluciones
  • 1

    Descanso

    Antes de poder elegir alguna opción de tratamiento, lo primero es poder tener el mayor reposo posible en el movimiento de los pies, lo cual no será muy difícil de conseguir si estamos sintiendo dolor e inflamación por causa del espolón calcáneo. Siendo así, se deben evitar hacer ejercicios de impacto que impliquen movimientos bruscos del pie como trotar, jugar fútbol o tenis. Cuando el tiempo vaya transcurriendo y se vea que la inflamación disminuye un poco, se podrán realizar algunos suaves estiramientos y otros ejercicios recuperativos que indique el especialista.

  • 2

    Férula nocturna

    Férula nocturna

    Las férulas o tablillas nocturnas se pueden prescribir con la finalidad de estirar la fascia plantar durante la noche, mientras duermes, forzando al pie a que esté flexionado. Preocúpate de seleccionar un modelo que  te sea cómodo pues pasarás toda la noche con él puesto. Normalmente tienen la forma de “L” y se deben mantener fijas a los pies mediante una guía fija de plástico o metal.

    Dentro de este grupo también está el Calcetín de Estrasburgo, tratándose de un largo calcetín (como los que usan los jugadores de fútbol) que posee una tira de velcro que une la punta de los dedos con la rodilla, lo cual también cumple la función de mantener el pie estirado en la noche, impidiendo que la fascia plantar se relaje o se acorte, haciendo que el espolón no tenga presión. Pueden durar un poco menos que las férulas pero igualmente servirán para un par de meses de tratamiento.

  • 3

    Plantillas ortopédicas

    Plantillas ortopédicas

    Las plantillas ortopédicas son uno de los tratamientos comunes para aliviar el dolor, además de corregir el proceso de calcificación en el hueso del talón. Estas plantillas tienen una zona más blanda que es donde se apoya el talón al caminar o estar parado, haciendo que este reciba menos presión del peso corporal. Habiendo en los primeros días reposado el paciente de realizar actividades bruscas en el pie, estas plantillas pueden usarse cuando se empiece a caminar más. Generalmente son de silicona y se pueden usar con el calzado regular.

  • 4

    Terapia por onda de choque

    Terapia por onda de choque

    Se ha visto que terapia por onda de choque tiene una efectividad igual o mayor que la de la intervención quirúrgica, por lo que en muchos casos es aconsejable tomarla en cuenta. Se usa un equipo electro-hidráulico para aplicar una onda mecánica directamente sobre el punto inflamado. Al no tener el espolón las mismas propiedades acústicas que un tejido normal (que es más acuoso), entonces aborberá la mayor parte de estas ondas de choque, desmenuzando la calcificación.

    Primero, se localiza el área del dolor que haya arrojado la radiografía y luego se marca la zona para aplicar un gel, y finalmente se coloca el equipo sobre la zona adolorida para emitir ondas de choque por un tiempo aproximado de 5 minutos. Entre las ventajas de este tratamiento está el hecho de que es un método no invasivo, no requiere ingerir químicos, y no tiene asociado un tiempo de recuperación, teniendo tasas de éxito cercanas al 70-80% en los pacientes.

  • 5

    Estiramientos y ejercicios

    Estiramientos y ejercicios

    Algunos ejercicios específicos que estiran y alargan la fascia plantar pueden ser útiles para proporcionar alivio en la zona del talón. REcuerda hidratarte bien con agua antes de realizarlos.

    • Uno de ellos es ocupar una botella de agua fría, y con un calcetín en el pie mediante, rodarla por el piso usando la planta del pie. Realiza este ejercicio por unos 15 minutos y recuerda nunca aplicar el hielo directamente sobre la piel afectada.
    • Otro ejercicio es realizar un estiramiento inclinado sobre algún mueble o mesa, en una posición tal como si fueses a empujarla (esto es, con una pierna flexionada y la otra estirada). Permanece en esta posición por unos 10 segundos, repitiendo unas 15 veces en cada pie. Sentirás un leve tirón en los gemelos. También puedes hacer este ejercicio de estiramiento de gemelos apoyándote sobre la pared en la misma postura de piernas.
    • Un ejercicio de estiramiento de la fascia plantar que puede realizarse al despertar todos los días consiste en cruzar el pie afectado sobre la rodilla de la otra pierna. Luego agarra los dedos del pie afectado e intenta empujarlos hacia ti. Si no logras alcanzarlos directamente ayúdate con un paño. Estira por 10 segundos y repite 15 veces.
  • 6

    Perder peso

    Una de las causas de la aparición de espolones calcáneos es el sobrepeso, pues el talón recibe una mayor carga de lo normal. Siendo así, si el paciente se encuentra con varios kilos de más, entonces junto al tratamiento prescrito por el especialista, esta puede ser una buena oportunidad para motivarse a perder peso. Para ello, se recomienda ir a un nutricionista para elaborar un plan de alimentación más saludable, que incluya los ejercicios específicos que mostramos en el paso anterior.

    En lo que se refiere a alimentación, se sabe que los alimentos ricos en magnesio pueden ser útiles para ayudar a aliviar los síntomas del espolón. Entre ellos podemos destacar al plátano, la palta (aguacate), frijoles negros, espinacas, semillas de calabaza, garbanzos, judías blancas, higos deshidratados, etc. No hay que olvidar que la dieta debe ser primordialmente alcalina, para tener un correcto balance del pH, que ayudará en la prevención de la acumulación de calcio en la zona del talón.

    También debemos mencionar a las enzimas proteolíticas (o proteasas), las cuales son las enzimas que digieren las proteínas y las convierten en aminoácidos. Algunas investigaciones han mostrado que estas enzimas ayudan al cuerpo a combatir mejor estos procesos inflamatorios, incluso siendo útiles para el tratamiento de dolores articulares y musculares en general. Un ejemplo de fuentes que contengan estas enzimas son la bromelaina, la cual combate la inflamación eficazmente. Esta se encuentra principalmente en la piña, así que es benficioso consumirla en buenas cantidades antes de una cirugía para acelerar el período de recuperación.

  • 7

    Tratamiento con frío

    Tratamiento con frío

    El hielo es muy conocido por ayudar a controlar procesos inflamatorios al bajar la temperatura local de la zona afectada, disminuyendo el flujo sanguíneo. Ideal es colocarse una bolsa de hielo directamente en la zona del espolón, fijándola con una gasa o venda por algunos minutos, o bien compresas de hielo. Podemos hacer esto un par de veces al día para ayudar a reducir la inflamación. En el comercio especializado se venden unos accesorios para cubrir el pie cómodamente mientras se le aplica el frío (foto) por medio de un gel interno a baja temperatura. Solo hay que mantener el envoltorio de pie en el congelador, de forma que esté listo para usarse en cualquier momento.

  • 8

    Antiinflamatorios

    Si visitas un médico y este confirma la aparición del espolón en el talón, entonces es probable que recete algún antiinflamatorio no esteroideo (AINEs), pues al atacar la inflamación en la zona afectada, proporcionará alivio a los molestos síntomas. Entre los medicamentos que podrían prescribirse están el naproxeno, el ibuprofeno o el advil. Para saber un poco más de la mejor opción a considerar, visita nuestro artículo que explica las diferencias entre naproxeno e ibuprofeno.

  • 9

    Turmérico

    Turmérico

    El turmérico es un antiinflamatorio natural que ayudará a aliviar el dolor causado por el espolón calcáneo, debido a que contiene curcumina, un pigmento amarillo en la cúrcuma. Puedes añadir una cucharadita de cúrcuma en polvo mezclada en una taza de leche a temperatura tibia. Bebe 2-3 veces al día. Otra opción es agregarla a las comidas, pues tiene un muy buen sabor. También existen en el mercado los suplementos de cúrcuma, y la dosis normal se considera entre 400-600 mg, 3 veces al día. Es bueno, sin embargo, que consultes a tu doctor antes.  

  • 10

    Inyecciones de corticoides

    Cuando los antiinflamatorios no han sido suficientes para aliviar el dolor eficazmente, algunos especialistas recurren a las inyecciones de corticosteroides, las cuales se aplican en la zona de la inflamación de la fascitis plantar. Al hacerlo, el paciente podría sufrir incomodidad o dolor puesto que se pincha una zona que está inflamada y que está próxima del hueso. 

    Al ser inyectado el corticoide directamente a la zona inflamada, el alivio tiende a ser más efectivo que en el caso de los antiinflamatorios, si bien hay casos en que esta disminución del dolor es temporal, necesitándose de al menos otra infiltración. Esta inyección de corticosteroides puede ser aplicada junto a una anestesia local, como la xilocaína, y en algunos casos el especialista también podría inyectar botox en la base del pie para aliviar la fascitis plantar.

    Sin embargo, se debe tener en cuenta que este tratamiento no está exento de riesgos, pues los tejidos de los ligamentos de la base del pie podrían verse debilitados. Además, debido a todas las estructuras que conforman el talón, es un lugar complicado para una infiltración precisa. Si el tratamiento no se realiza bien, los síntomas podrían ser aún mayores a los originales. El especialista no debiera abusar de estas inyecciones, aceptándose que no sean más de 3 en total. 

  • 11

    Cirugía

    Cuando las alternativas anteriores, por alguna u otra razón, no han dado resultados, se puede recurri a una intervención quirúrgica. Si bien es un procedimiento con altas tasas de efectividad, su elevado costo podría ser quizás su principal desventaja. De hecho, incluso después de una cirugía podría formarse nuevamente un espolón si el afectado(a) continúa con los mismos hábitos que podrían haber causado el problema anteriormente.

    Estadísticamente, se sabe que una cirugía no es imprescindible para curar un espolón calcáneo, ya que 9 de cada 10 personas logran mejorarse con métodos no quirúrgicos. En los casos en que estos métodos no dieren resultado para aliviar los síntomas del espolón calcáneo luego de 1 año, entonces la cirugía podría ser una opción viable. Sin embargo, tampoco está exenta de riesgos pues podría provocar infecciones, tendonitis, calambres en el pie o dolor en el área del talón.

  • 12

    Sal de Epsom

    Sal de Epsom

    Otra manera natural de aliviar los dolores e inflamación es tomando baños calientes con sal de Epsom, un antiinflamatorio natural. El Epsom se compone de sulfato y magnesio por lo que podemos aprovechar todas las propiedades de este rico mineral, el cual no se absorbe fácilmente por el sistema digestivo, pero sí por la piel. Añade una o dos cucharadas de sal de Epsom a la tina con agua (también puedes agregar otros productos aromáticos o aceites esenciales) y luego de dejar los pies sumergiéndose por 10-15 minutos, masajea de forma suave tus talones para aliviar la presión en ellos. Finalmente, aplica algún mosturizador y después ve a la cama. Además, esta sal tiene muchos otros beneficios para salud, como darte mayor vitalidad, combatir el acné, regular el azúcar en la sangre, tratar calambres musculares, tratamiento de la gota, combatir el dolor de cabeza, fortalecer el sistema inmunológico, etc.

  • 13

    Vinagre de manzana

    Vinagre de manzana

    Los beneficios del vinagre de manzana son conocidos por muchos, siendo además un muy buen alimento natural para aliñar ensaladas. En este caso, la sidra de vinagre de manzana ayuda a eliminar el exceso de calcio del área del espolón calcáneo, además de tener propiedades antiinflamatorias. También es útil en la prevención de estos espolones óseos, ayudando a equilibrar los niveles de pH.

    Se puede aplicar la sidra de manzana directamente por medio de algodones empapados o bien cortando un pedazo de tejido o papel de la forma del calzado, para luego sumergirlo en el vinagre y colocarlo en el calzado, manteniéndolo humedecido durante el día. Otra opción es remojar el pie afectado en un recipiente con vinagre de manzana por varios minutos. Finalmente, se puede ingerir diluyendo 1 o 2 cucharaditas de vinagre en un vaso de agua. Beber 2 veces al día. 

El tratamiento del espolón calcáneo puede ser aplicado de varios ángulos, pues hay muchas formas de combatir sus síntomas, como podrás haber visto en este completo artículo. Recuerda que lo más recomendable es visitar un especialista y seguir sus indicaciones, si bien existen varios remedios naturales para tratar el espolón que podrían serte de ayuda como complemento al tratamiento convencional.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…