Spoots

Trastorno de personalidad múltiple

Los trastornos de personalidad son siempre complicados de tratar para cualquier profesional. Con un diagnóstico difícil y un seguimiento aún más complejo, el trastorno de personalidad multiple queda por encima de todos los demás. No solo es la propia problemática del trastorno, siempre está acompañado de síntomas de otros trastornos (sean de personalidad o de otra índole) o, incluso, de trastornos al completo.

En el trastorno de personalidad múltiple el paciente tiene dos o más identidades en su persona. Esto significa que al menos hay dos personalidades que toman el control, pudiendo disgregarse en más variantes independientemente de la conciencia que tenga el sujeto. Y es que si ya es complicado identificar la personalidad que trabaja en cada momento todavía más difícil es llegar a delimitar cuántas identidades hay en una sola persona.

Síntomas más característicos

Depresión y fobia

El gran problema de este trastorno es llegar a diferenciar claramente los síntomas y clasificarlos para su posterior tratamiento. De los más comunes tenemos la depresión, fobia social e ideación suicida. Es muy raro el caso donde al menos una de las personalidades no tiene los principales síntomas de la depresión, alternando con la ansiedad como principales muestras de la problemática. La ideación suicida incluye tentativa en la mayoría de casos, pudiendo consumarlo con el tiempo si no recibe ayuda profesional.

Dolores y fatiga

A nivel fisiológico los dolores de cabeza y la fatiga constante son los más habituales. Cuanto más tiempo pasa con el trastorno en apogeo más se acentúan estos síntomas debido al cambio de personalidades. Los recuerdos son independientes, al igual que la toma de decisiones y cualquier esfuerzo mental que hagamos, todo ello en un solo individuo que tendrá que soportar el trabajo de varios con su cuerpo sin comprender lo que está ocurriendo.

Amnesia y delirios

Más graves son problemas como amnesia, alucinaciones y delirios. El cambio de personalidades produce que no haya reconocimiento de lo que hace cada identidad cuando toma el control, habiendo situaciones tan complejas de entender a nivel personal como encontrarnos en lugares repentinamente o hallar objetos en nuestro hogar que no reconocemos. Vidas distintas manejadas por una sola persona.

Desarrollando las personalidades

Uno de los puntos que más se contradice con la visión que se ha dado desde el cine respecto al trastorno es el desarrollo de las personalidades. Hay como mínimo dos personalidades independientes, pero no equitativas necesariamente. La idea de que durante unas horas nos comportamos de una forma cambiando radicalmente a la otra no es realista, al menos no de una forma tan extrema como vemos en las películas.

Lo habitual es que una de las personalidades esté por encima del resto. Puede tener conciencia del problema, haciendo que sea la identidad principal quedando en un segundo plano cuando toma el control una de las otras. Cuando hay más de dos personalidades nunca hay dos dominantes, y a su vez no tiene que haber necesariamente un conocimiento mutuo de la existencia entre ellas: pueden ignorarse mutuamente.

A su vez, a lo largo del trastorno pueden surgir nuevas personalidades. Eventos traumáticos, cambios de paradigma personal, decisiones clave en la vida del individuo. No es raro que las personalidades vayan desarrollándose mientras disgregan algunos puntos de la historia del sujeto en nuevas personalidades. Esto se traduce en que después de años de tratamiento podemos volver a un punto de partida debido al descubrimiento de personalidades que ignorábamos hasta ahora.

Un trastorno largo y confuso

Hay que aceptar que el trastorno de personalidad múltiple es muy difícil de tratar. Al afectar tanto la vida del que lo sufre son demasiados campos en los que trabajar, produciendo que se busque más una forma de vivir lo más cómoda posible antes que una recuperación total. Tomar conciencia de lo que ocurre a la vez que aprendemos a manejarnos en las situaciones más difíciles serán nuestras prioridades en este tipo de casos.

¿Sabías qué...?

Aunque poco realistas, el trastorno de personalidad múltiple está muy representado en el mundo del cine con aproximaciones que nos harán conocerlo un poco mejor, buena forma de acercarnos en un primer momento a lo que es el trastorno.