Cuáles son los síntomas de la hipocondría

Conoce la sintomatología que caracteriza a este trastorno

En la hipocondría la característica principal es un miedo atroz a sufrir una enfermedad grave a partir de señales internas injustificadas. De esta forma, un simple dolor de cabeza puede interpretarse como la señal de que ocurre algo mucho peor, al mismo tiempo que una simple tos o una herida leve se traducen en síntomas claros de situaciones que se escapan a nuestro control. No hay una lista definida de síntomas que conlleven enfermedades concretas, situándose más en la experiencia personal y las vivencias previas que en conocimientos reales sobre lo que le puede ocurrir.

Aunque no hay una etimología clara normalmente la hipocondría surge en ambientes sobreprotectores, donde se tiende a buscar enfermedades y síntomas en cualquier punto que se salga de lo habitual. A medida que se llega a la edad adulta se aprende a tener miedo de cualquier señal que no podamos interpretar de forma clara, dotándole de un significado personal y sin auténtica relevancia médica basada en experiencias personales e ideas preconcebidas. Los hipocondríacos conocen en cierta medida que no siempre su preocupación es justificable pero aprenden formas de ocultarlo por vergüenza, teniendo que recurrir a otras características para poder identificar la hipocondría.

Cuáles son los síntomas de la hipocondría
  • 1

    Preocupación excesiva por sufrir una enfermedad injustificable

    Es el síntoma principal y el más directo. La preocupación o miedo a partir de sensaciones fisiológicas para interpretar una posible enfermedad, haciendo que cualquier señal en nuestro cuerpo se convierta en justificación suficiente para sospechar. Con el tiempo tiende a intensificarse, con un umbral menor para asociar los síntomas a las supuestas enfermedades, llegando a relacionar situaciones tan cotidianas como dolores de cabeza o procesos como una digestión pesada con enfermedades completamente alejadas del síntoma base que sufre.

  • 2

    Ignora las explicaciones médicas

    Ignora las explicaciones médicas

    Un hipocondríaco rápidamente inicia una serie de rutas programadas con médicos de todo tipo buscando explicar lo que le ocurre. El problema se da cuando no se aceptan los argumentos profesionales, incluso en los casos donde se realizan exploraciones con datos corroborados. Los análisis pierden credibilidad, justificando la situación como un error médico o un fallo en el diagnóstico. Normalmente acudirán a otros médicos buscando segundas opiniones, llegando a convertirse en auténticos expertos utilizando palabras del gremio y explicaciones detalladas del proceso.

  • 3

    La preocupación afecta a su vida diaria

    Que nos sintamos preocupados por sufrir una enfermedad no es tan extraño, y menos cuando no tenemos conocimientos médicos sufriendo síntomas indeterminados. En el caso del hipocondríaco las preocupaciones afectan a su ritmo de vida diario, produciendo desde bajas laborales injustificadas hasta desapego social con sus amistades y familiares. Normalmente la obsesión por la enfermedad produce el rechazo de las personas que le rodean, problemas laborales y gastos médicos excesivos al estar repitiendo pruebas y solicitando consultas en entidades privadas.

  • 4

    Comprueba constantemente su estado físico y anímico

    Los llamados chequeos personales se vuelven una constante en la vida del hipocondríaco. Revisa su cuerpo en el espejo, analiza con profundidad cualquier detalle fuera de lo común y reflexiona sobre las sensaciones que tenga. De esta forma, un simple pinchazo en alguna parte de su cuerpo produce que rápidamente la examine tanto con sus manos como con la mirada, atribuyéndole una explicación extrema relacionada con una enfermedad grave. Este tipo de chequeos suelen tener como consecuencia un estado anímico deteriorado, con sospechas constantes y dificultad para relacionarse con los demás.

  • 5

    Tiende a la mentira con el tiempo

    Tiende a la mentira con el tiempo

    Aunque no es un síntoma que se dé en todos los casos la mentira puede convertirse en su día a día, sobre todo utilizándola para llamar la atención en los casos más evidentes. De esta forma, si justificamos claramente que los análisis médicos muestran que es imposible que sufra determinada enfermedad tratará de convencernos en base a mentiras como segundas opiniones médicas inexistentes o estudios en el extranjero que apoyan su teoría. En este tipo de situaciones lo más recomendable es no enfrentar a la persona, manteniendo una actitud cercana pero sin involucrarnos enteramente en su mentira.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…