Valium o Xanax: ¿Cuáles son las diferencias?

Te mostramos la diferencia entre el diazepam y alprazolam

La rutina diaria de nuestras vidas hace que cada vez más personas, especialmente las que viven en las grandes ciudades, sufran de ansiedad por una serie de factores relacionados al ambiente de cada uno. Para la mayoría de las personas, estos episodios no deberían ser tan frecuentes, pero para algunos son pan de cada día, en cuyo caso, el médico podría recetar algunos tipos de tranquilizantes o ansiolíticos para combatir la ansiedad.

En este artículo de Spoots veremos una interesante comparación, analizando la diferencia entre el Valium y Xanax, los nombres comerciales para el diazepam y el alprazolam, respectivamente. El que alguien sufra de algún trastorno de ansiedad afecta su comportamiento en el trabajo, la casa o la escuela, incapacitando la persona para dar su máximo rendimiento en el día a día.

Los tratamientos para la ansiedad pueden incluir la receta de antidepresivos así como de una terapia cognitiva-conductual, pero la solución puede y debe abarcar una mirada más amplia sobre cómo el entorno afecta a alguien en particular. Entre las causas de la ansiedad pueden estar las relaciones interpersonales, sea en la casa, escuela o trabajo, la sobreexigencia para lograr objetivos autoimpuestos o demandados por parte de terceros, falta de sentido en la vida, fracaso laboral o estudiantil y otros.

Qué son las benzodiacepinas y cómo actúan




Lo primero que hay que decir sobre ambos fármacos es que ambos pertenecen a la familia de las benzodiacepinas. Te preguntarás qué son las benzodiacepinas, y con razón, porque es un nombre algo técnico. Básicamente, las benzodiacepinas son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, por lo que normalmente se usan para tratar la ansiedad, insomnio, ataques de pánico o el comportamiento compulsivo. Lógicamente que el medicamento a usarse dependería del desorden nervioso que se tenga. Por ejemplo, las benzodiacepinas de acción prolongada sirven para tratamientos largos como en el caso de la ansiedad, mientras que las de acción corta servirían para el insomnio.

En cuanto a cómo actúan sobre el sistema nervioso central, se sabe que promueven la actividad del ácido gamma-aminobutírico (GABA). Este es un neurotransmisor, y de hecho se le considera como el principal neurotransmisor inhibitorio del cerebro, por lo que se le conoce como el "calmante" de nuestro cerebro. Podemos entonces inferir que cuando existe una deficiencia de GABA, el cuerpo puede experimentar algún trastorno nervioso o de ansiedad.

Siendo más específicos sobre cómo actúan ambos medicamentos, podemos decir que el Valium es un medicamento para la ansiedad que funciona de la misma forma que los antidepresivos, esto es, actúa atacando los desbalances químicos en el cerebro que causan los síntomas de ansiedad. Por otra parte, el Xanax actúa como un depresor del sistema nervioso central, afectando la capacidad del cerebro de "disparar" neuronas, por lo que la persona llega a un estado de calma.

Diferencias y similitudes entre Valium y Xanax

Si bien, como vimos, ambos medicamentos pertenecene a la misma familia de fármacos, existen algunas diferencias entre ellos, que veremos a continuación:

  1. Rapidez para actuar: El alprazolam es un medicamento de acción rápida (se ha comprobado que hace efecto en media hora), mientras que el diazepam demora más tiempo para actuar sobre el sistema nervioso.
  2. Uso en niños: El alprazolam no ha sido comprobado para uso en niños mientras que el diazepam sí puede ser prescrito para ellos por parte de un médico.
  3. Presentación: El alprazolam viene en tabletas y líquidi, y por otra parte el diazepam, además de estos, viene también en gel.
  4. Duración del efecto: El alprazolam es metabolizado rápidamente, por lo que su efecto en el cuerpo no es de larga duración (permanece en el cuerpo entre 6 y 20 horas), mientras que el diazepam sí es considerado un medicamento de largo efecto, pudiendo estar en el cuerpo entre 20-100 horas.
  5. Adicción: Si bien ambas pueden generar adicción, se sabe que mientras más rápidamente se elimina una droga del cuerpo, más adicción genera. Siendo así, hay mayor facilidad de tener adicción en el caso del diazepam.

En cuanto a las similitudes, debemos notar que tanto el alprazolam como el diazepam no se recomiendan mientras la mujer está en la etapa del embarazo o lactancia. Además, ambos medicamentos pueden producir dependencia, y no faltan quienes abusan de su uso.

Para qué sirven el Alprazolam y Diazepam

Los usos del alprazolam (Valium) y diazepam (Xanax) tampoco son siempre los mismos, habiendo casos en donde la acción de un fármaco es más recomendada que el otro. El diazepam, por ejemplo, es la benzodiacepina más recomendada para tratar problemas de tipo muscular, como los espasmos, muchas veces causados por la ansiedad. Además, puede ser prescrita para tratar desórdenes convulsivos, trastorno crónico del sueño y trastornos de ansiedad en general.

Por otra parte, el alprazolam (Valium), además de tratar los trastornos de ansiedad, también se prescribe para los trastornos de pánico, estos últimos a diferencia del diazepam. También debemos decir que puede ser usado para tratar cuadros de ansiedad asociados a la depresión, para el insomnio y para quienes dejan de tomar alcohol bruscamente luego de una dependencia.

Diferencias en sus efectos secundarios

Como todos los fármacos, tanto el diazepam como el alprazolam pueden tener efectos secundarios asociados, habiendo algunas coincidencias pero también diferencias. En el caso del diazepam (Xanax), podemos mencionar que los más comunes son:

  • debilidad muscular
  • somnolencia
  • visión borrosa
  • malestar estomacal
  • dolores de pecho
  • vómito
  • baja en la libido
  • cambios del peso debido a desórdenes del apetito
  • problemas de memoria
  • mareos
  • boca seca
  • estreñimiento

Por otra parte, los efectos adversos asociados al alprazolam (Valium) son:

  • dolor de cabeza
  • mareos
  • visión borrosa
  • hiperactividad
  • cambios en las ganas de orinar
  • problemas de coordinación y equilibrio
  • erupciones en la piel
  • problemas de memoria y concentración

 

Las adicciones a los fármacos

Una de las ventajas del Valium es que puede ser prescrito para una única dosis en caso de que el paciente lo requiera para una circunstancia única, por ejemplo, para calmar a un paciente antes de una intervención del dentista, no habiendo problemas de síntomas de abstinencia si la dosis es la adecuada. En cambio, el Xanax sí puede ocasionar los síntomas de abstinencia incluso con una dosis única, pues es un medicamento más fuerte que el Valium. Siendo así, la severidad del trastorno que sufre el paciente será determinante para definir cuál medicamento usar, y muchos doctores optan por comenzar con el Valium, por tener una menor potencia en su efecto, solamente cambiando hacia el Xanax si el primero no surtió los efectos esperdos.

Habiendo dicho esto, hay que recalcar que el Xanax es un fármaco altamente adictivo, y el manejo de la dosis es mucho más delicado que el Valium, pues una sobredosis puede ser muy peligrosa. Si el paciente toma Xanax por un período prolongado, el cuerpo puede sufrir un acostumbramiento al fármaco, lo cual conlleva en que la efectividad de sus químicos se vea disminuida. Muchas personas, al sentir sus efectos atenuados con el tiempo, recurren a aumentar la dosis para lograr la misma sensación de calma, lo cual como recién vimos puede ser muy peligroso pues implicaría algunas consecuencias como el daño cerebral, coma, convulsiones severas y, en los casos más extremos, la muerte. Es imperativo seguir al pie de la letra las indicaciones del médico, sea que estés tomando diazepam o alprazolam.

Esperamos hayas podido ver las diferencias y similitudes del Xanax y Valium, comprendiendo que si bien ambos pertenecen a la familia de las benzodiacepinas, hay muchos aspectos en los cuales difieren, por lo que es esencial poder estar claro con las indicaciones dadas por tu médico.

¿sabías qué...?

Si estás tomando el Xanax en cápsulas, debes saber que no debes masticarlas antes de ingerirlas, pues esto liberaría los químicos mucho más rápido de lo aconsejable, pudiendo generar efectos secundarios como los mencionados en el artículo.