Vaginosis bacteriana durante el embarazo

Descubre como afecta esta infección vaginal durante la gestación

La vaginosis bacteriana es un tipo de infección vaginal de carácter leve que se produce cuando las bacterias consideradas "malas", presentes en la vagina, proliferan por encima de aquellas que se consideran "buenas". Lo cierto es que no hay una explicación científicamente probada de la razón por la cual ocurre esto, a pesar de que es un problema que afecta tanto a mujeres como niñas.

Este tipo de infección vaginal puede producirse en cualquier momento de la etapa de la vida de una mujer, incluyendo el embarazo. En este período es cuando debemos de prestar una especial atención a la vaginosis bacteriana ya que puede convertirse en un problema más delicado que conviene conocer y tratar.

Síntomas de la vaginosis bacteriana en el embarazo

Los síntomas que reflejan la aparición de la vaginosis bacteriana son similares tanto en una mujer embarazada como en cualquier otra mujer. Así, podemos distinguir los siguientes:




  • Secreción vaginal con textura espumosa de un tono blanco-amarillento con fuerte olor
  • Sensación de ardor y picazón
  • Dolor al orinar 
  • Molestias al mantener relaciones sexuales

En algunos casos, es posible que la mujer no experimente ningún síntoma perceptible por lo que puede diagnosticarse en una revisión ginecológica rutinaria.

Riesgos que produce la vaginosis bacteriana en el embarazo

A pesar de que en un principio la presencia de vaginosis bacteriana no debe de entrañar riesgos para la salud, lo cierto es que si no se trata de forma adecuada puede dar lugar a una serie de riesgos y complicaciones, especialmente relevantes durante el embarazo. Entre los riesgos potenciales que produce la vaginosis bacteriana durante el embarazo cabe destacar los siguientes:

  • Riesgo elevado de parto prematuro
  • Infección del útero después del parto
  • Riesgo de rotura de membranas
  • Aborto espontáneo

En algunos casos es posible que la vaginosis bacteriana no entrañe ningún peligro, y el embarazo trasncurra sin problemas, aunque conviene saber de su existencia y aplicar el tratamiento necesario para propiciar su curación.

Tratamiento de la vaginosis bacteriana en el embarazo

Debido a que durante el embarazo se deben de extremar las precauciones a la hora de establecer un tratamiento efectivo a la vez que seguro, la alternativa recomendada es la administración de antibióticos por vía oral, para acabar con la mayor parte de las bacterias malas. En concreto se receta metronidazol oral durante tres veces al día, en un período de tiempo no superior a una semana.

En cualquier caso, y en aquellos pacientes de alto riesgo, será el especialista quién determine la mejor opción con el fin de evitar posibles complicaciones. Algunos otros remedios naturales para tratar la vaginosis bacteriana, incluyen el consumo de yogur para restablecer el equilibrio entre las bacterias, aunque no debe de tomarse como un tratamiento, sino como un complemento a la medicación y una forma de prevenir la aparición de la vaginosis bacteriana en el futuro.

La vaginosis bacteriana puede experimentarse como consecuencia de múltiples razones, como por ejemplo un período de estrés, la ingesta de ciertos antibióticos, un sistema inmune debilitado o por los cambios hormonales propios del embarazo. Ante la más mínima sospecha de estar padeciendo una infección es indispensable acudir al especialista.

¿sabías qué...?

Alrededor del 46% de las mujeres que experimentan procesos inflamatorios o molestias vaginales durante el embarazo, son diagnosticadas con vaginosis bacteriana.