Vacunas infantiles: cuáles son

Te enseñamos las vacunas imprescindibles en época infantil

Las vacunas, desde el nacimiento y a lo largo de toda la etapa infantil, son muy necesarias para prevenir multitud de enfermedades que pueden poner en peligro la vida de los niños. De ahí la importancia de respetar y conocer cual es el calendario de vacunación infantil, así como el período en el cual debe de ponerse cada una de las vacunas junto con las correspondientes dosis de recuerdo.

A continuación vamos a conocer cuáles son las vacunas más frecuentes que se deben de poner a los niños, para saber las enfermedades ante las que permanecerán inmunizados.

    Índice

  1. Vacuna Antihepatitis B

    La vacuna antihepatitis B es una de las vacunas que se administran durante las primeras horas de vida del bebé. El virus que produce la Hepatitis B provoca daños en el hígado, y la persona que resulta afectada será portadora durante toda la vida, es por ello que en el caso de que la madre sea portadora del virus, el bebé debe de recibir la primera dosis de la vacuna en las primeras 12 horas de vida junto con una inyección de inmunoglobulina. Los niños que han recibido las dosis necesarias de esta vacuna, estarán protegidos de contraer la enfermedad incluso en la época adulta.

    Dosis

    Esta vacuna consta de tres dosis:

    • La primera de ellas a las pocas horas del nacimiento
    • La segunda al primer mes de vida
    • La tercera a los 6 meses de edad

  2. Vacuna contra DTaP (Difteria, tétanos y tos ferina)

    La vacuna contra DTaP cubre el riesgo de contraer nada más y nada menos que tres enfermedades potencialmente peligrosas: difteria, tétanos y tos ferina.

    La difteria es una enfermedad infecciosa que provoca la aparición de una serie de membranas que dificultan la respiración, además de producir fiebre alta, tos o dolor de cuello. La bacteria que causa la difteria segrega además una toxina que al entrar en el torrente sanguíneo se propaga a otros órganos dañándolos.

    El tétanos es una enfermedad que se contrae a partir de heridas o cortes profundos. La bacteria del tétanos presente de forma inactiva en el suelo o en las heces de animales penetra en la sangre y libera una sustancia tóxica que daña el sistema nervioso, produciéndose dolorosos espasmos musculares que pueden incluso provocar fracturas y desgarros hasta el punto de causar una carencia de oxígeno que puede llevar a la muerte a una de cada cuatro personas, elevándose esta cifra en niños.

    La tos ferina por su parte provoca importantes crisis de tos tan intensas que imposibilita a la persona que la padece comer, beber e incluso respirar. Puede provocar la aparición de neumonía, y en estados más avanzados de la enfermedad aparecen convulsiones e incluso daño cerebral hasta causar la muerte.

    Dosis

    Se administran un total de seis dosis:

    • A los 2 meses
    • A los 4 meses
    • A los 6 meses
    • Dosis de refuerzo entre los 15 y 18 meses
    • Dosis de refuerzo entre los 4 y 6 años
    • Dosis de refuerzo entre los 11 y 14 años

  3. Vacuna contra la poliomelitis (polio)

    La poliomelitis, también conocida como la polio, es una enfermedad causada por un virus cuyos principales síntomas consisten en la paralización de los músculos lo que imposibilita que la persona se pueda mover. En casos graves la poliomelitis paraliza los músculos que permiten la respiración, lo cual provoca la muerte de la persona.

    Dosis

    La vacuna contra la poliomelitis se compone de cuatro dosis:

    • A los 2 meses
    • A los 4 meses
    • A los 6 meses
    • Dosis de refuerzo entre los 15 y 18 meses

  4. Vacuna contra haemophilus influenzae tipo b

    La enfermedad de haemophilus influenzae tipo b es provocada por una bacteria y su aparición puede causar diferentes síntomas desde el más leve que puede ser una infección cutánea hasta problemas más graves como por ejemplo meningitis, infección en la sangre, neumonía o una epiglotis que puede provocar la obstrucción de la tráquea. Resulta especialmente agresiva en niños y en personas que tienen un sistema inmnitario debilitado.

    Dosis

    La vacuna contra la haemophilus influenzae tipo b consta de cuatro dosis:

    • A los 2 meses
    • A los 4 meses
    • A los 6 meses
    • Entre los 15 y 18 meses

  5. Vacuna contra el meningococo C

    El meningococo C es una bacteria potencialmente agresiva que puede provocar en niños la aparición de meningitis o una infección generalizada con secuelas muy graves que pueden ir desde la sordera permanente hasta importantes daños cerebrales irreversibles. 

    Dosis

    Hay tres dosis para la administración de la vacuna contra el meningococo C:

    • A los 2 meses
    • Entre los 4 y 6 meses 
    • Entre los 12 y 15 meses

  6. Vacuna contra el neumococo

    El neumococo es un microorganismo que puede producir una cantidad importante de infecciones. Los niños pequeños, especialmente menores de 5 años son el grupo de población más vulnerable a su ataque, un ataque que puede producir sepsis, artritis o meningitis, así como neumonía y otitis. Existen muchos tipos de neumococos, sin embargo la vacuna actúa protegiendo frente a los más habituales.

    Dosis

    La vacuna contra el neumococo se compone de 4 dosis:

    • A los 2 meses
    • A los 4 meses
    • A los 6 meses
    • Dosis de refuerzo entre los 12 y 15 meses

  7. Vacuna triple vírica (sarampión, rubéóla y paperas)

    La vacuna triple vírica es un tipo de vacuna combinada que hace frente a tres enfermedades en concreto: sarampión, rubéola y paperas.

    El sarampión es muy infeccioso y su causa se encuentra en un virus que provoca la aparición de una erupción cutánea que se extiende desde la cabeza hasta diferentes zonas del cuerpo. Esta erupción se caracteriza por la presencia de manchas de color rojo en cuyo centro se aprecia una tonalidad blanquecino azulada en la boca y manchas rojizas en el resto del cuerpo. En los casos más graves puede producirse una encefalitis que causaría daño cerebral e incluso la muerte.

    La rubéola está causada por un virus que al infectar a una persona provoca que aparezcan una serie de manchas rosadas por todo el cuerpo, acompañadas de un malestar similar al de una gripe, así como otitis, y faringitis.

    En el caso de las paperas, la infección está causada por un virus que provoca en la persona afectada síntomas como dolor de cabeza, malestar general, fiebre e infección pulmonar. Los casos más graves pueden provocar inflamación testicular o daños en el sistema nervioso central.

    Dosis

    La vacuna triple vírica consta de dos dosis:

    • A los 12 meses
    • A los 15 meses

Existen otras vacunas que no quedan incluídas dentro del calendario de vacunación infantil pero que pueden ser necesarias para garantizar la inmunidad a otro tipo de enfermedades como por ejemplo la varicela o la gastroenteritis aguda producida por rotavirus.

¿sabías qué...?

La vacuna contra el sarampión evitó entre los años 2000 y 2013 alrededor de 15 millones de muertes. 

comenta y pregunta