Cómo tratar la fobia social: 8 pasos

Consejos para poder lidiar con la también llamada ansiedad social

La fobia social es un tipo de miedo o ansiedad que sufre la persona a diferentes situaciones sociales. Esta condición implicará que el que lo sufre evitará dentro de lo posible cualquier tipo de socialización (como ir a fiestas, reuniones sociales del trabajo, etc.) que no sea de su círculo más íntimo. Ya que puede afectar la autoestima y autoconfianza, es preciso enfrentarla lo antes posible, y de forma integral y responsable. 

En este artículo de Spoots vamos a dar una serie de pasos y consejos que pueden servir de ayuda para alguien que esté buscando una solución a este problema.

    Índice

  1. Un correcto diagnóstico profesional

    Lo primero para tratar cualquier problema relativo a la personalidad es considerar la posibilidad de buscar ayuda de un profesional. No siempre las respuestas las tiene uno mismo, y probablemente una terapia de tipo congnitivo-conductual sea la más apropiada. A través de ella, será posible cambiar ciertas conductas en el afectado, al poder ayudarlo a reaccionar de forma más positiva a las situaciones que le generan miedo o ansiedad.

  2. Terapias de auto ayuda

    También es posible recurrir a las terapias de auto ayuda, en la cual el afectado es quien buscará la información. Si puedes buscar información en inglés, una de las alternativas más populares es FearFighter. Así también, hay variedad de libros que hablan del tema. Entre ellos, recomendamos "Fobia Social" de Arturo Bados López, o "Tratando… trastorno de ansiedad social" de Luis Joaquín García López.

  3. Busca gente en común

    Es más sencillo solucionar el miedo a los demás cuando a los demás les interesa lo mismo que a ti, dado que es inevitable que tarde o temprano identifiques puntos en común con ellos. Los círculos de lectura, clubs de rol, de deporte, asociaciones de diversas temáticas o cualquier grupo en general dedicado a algún tipo de actividad suelen ser una buena idea si no se sabe por dónde empezar a hacerse más sociable y más abierto. 

    Y de ahí, ser respetado y querido y no tener miedo de nada ni de nadie, está a un paso.

  4. Practica técnicas de respiración

    Es bueno practicar técnicas de respiración (y relajación) diariamente, de forma de que puedas controlarla naturalmente en el momento de enfrentar una situación social. El poder respirar profunda y calmadamente te ayudará a estar más relajado, aumentando las chances de interactuar de mejor forma con las personas.

  5. Crea una lista de objetivos a superar

    Una buena idea es enfrentar el problema de forma racional y organizada. Para ello, crea una lista con las diez situaciones que más te provoquen ansiedad o miedo, y pónles un valor de dificultad. A partir de ahí, intenta ir superándolas una a una, partiendo obviamente por la más fácil.

    No te recomendamos, por ejemplo, partir la lista con "contar chistes en una fiesta", puesto que es una de las tareas más difíciles, donde se requiere una gran confianza y complicidad con las otras personas para que el chiste realmente cause el efecto de risa deseado. Más bien, puedes comenzar con cosa simples como: "preguntarle una dirección a una chica en la calle" o "pedirle prestado un lápiz a un compañero de clase".

  6. Enfócate en cosas realistas

    Es importante recalcar que debieras medir tus progresos de forma realista y aterrizada. Por ejemplo, cuando estés en una reunión social, si uno de tus objetivos es hacer un cierto número de intervenciones en la conversación, enfócate en ese número y no tanto en las reacciones de las otras personas. Más adelante podrás preocuparte de eso. Así mismo, si quieres invitar a salir a una chica, piensa en que hay siempre una chance de que ella diga que no. En una primera etapa, el sólamente haberle pedido para salir ya es un triunfo.

  7. Siempre una actitud positiva

    Uno de los problemas de las personas que sufren de ansiedad o fobia social es el de priorizar los pensamientos negativos. Generalmente, tienden a pensar que están haciendo el ridículo pero la verdad es que no se puede leer lo que piensan los demás, y de seguro estarán más enfocados en sus propias sensaciones que en las tuyas. Intenta tener una actitud más equilibrada, en la cual aceptes que quizás no seas el centro de atención de la fiesta, pero que igualmente el resto podrá apreciar más de algún comentario tuyo. 

  8. Muéstrate abierto

    No importa si tienes dotes de orador o si tus intervenciones son las más divertidas en una reunión. Siempre te debes mostrar abierto y con un semblante receptivo a los demás, y en eso, una sonrisa es inigualable. A las personas les gusta rodearse de gente que se ve feliz, así que intenta mostrar interés, haz contacto visual y muéstrate interesado en lo que los otros digan. Así, se te hará mucho más fácil generar empatía. Hazlo sin importar si necesariamente todos del grupo tienen la misma actitud. 

Esperamos que estos pasos te puedan ayudar a comenzar a enfrentar el problema. No olvides realizar ejercicios regularmente, pues ayuda a tu cuerpo a generar endorfinas y a relajarlo, lo cual sin duda te dará una sensación de bienestar que te será muy útil para ayudarte en este problema.

¿sabías qué...?

No estás solo(a). En los Estados Unidos, se cree que hay cerca de 15 millones de personas que sufren de fobia o ansiedad social. Si esta fobia no se trata a tiempo, podría devenir en trastornos mayores como por ejemplo el síndrome de Hikikomori.

 

 

comenta y pregunta