Cuáles son los tratamientos para combatir el cáncer

Te mostramos en Spoots los principales procedimientos clínicos para combatir el cáncer

El cáncer es un conjunto de enfermedades que se originan en las células del propio cuerpo, al haber una división descontrolada de ellas. El cáncer puede originarse localmente para luego ampliarse también a otros órganos o tejidos, y es un causal de muerte si no es tratado a tiempo.

Existen más de 200 tipos de cáncer, y entre los más comunes tenemos a cáncer de mama, el cáncer de de pulmón, el cáncer de colon y el cáncer de piel. El éxito de un tratamiento de cáncer no es evaluado sólo por la desaparición del cáncer primario sino por la total eliminación de la metástasis que pudiera existir en el cuerpo.

En Spoots te contamos cómo son los diferentes tratamientos contra el cáncer.

    Índice

  1. Quimioterapia

    La quimioterapia es un tratamiento que usa fármacos (llamados antineoplásticos o anticancerosos) para destruir las células cancerosas de forma directa. Las medicinas anticancerosas inhiben el desarrollo y multiplicación de las células, y si bien sus efectos se perciben en todas las células del cuerpo, son más intensamente que sentidos en aquellas que se multiplican con mayor velocidad (es decir, las cancerígenas).

    Sin embargo, también hay células sanas que se multiplican con rapidez, como son los espermatozoides o las células del folículo piloso (las que hacen crecer el cabello). Siendo así, muchos pacientes enfermos de cáncer que son tratados con quimioterapia pierden su cabello durante el tratamiento, recuperándolo una vez que éste ha finalizado.

    Los fármacos usados en la quimioterapia suelen ser potentes y con efectos secundarios bastante notorios: mareos, debilidad general, vómitos, pérdida del apetito, etc. La quimioterapia se usa, además de buscar la eliminación de un tipo de cáncer, también para diversos fines como reducir el tamaño de los tumores previo a una cirugía, controlar su aumento cuando no es posible removerlos completamente, o bien para aliviar los síntomas propios del cáncer.

  2. Radioterapia

    Radioterapia

    La radioterapia es un tratamiento que usa la radiación para destruir las células cancerosas sin dañar el tejido sano circundante. Al igual que la quimioterapia, la radioterapia también afecta a las células normales ou sanas, por lo que las dosis de radiación deben ser cuidadosamente limitadas para interferir lo mínimo posible con el crecimiento de las células normales y atacar solamente a las células cancerosas o neoplásicas.

    Es por esto que la radioterapia también provoca la caída del cabello en aquellas personas que la reciben sobre la cabeza por causa de algún tumor cerebral, volviendo a crecer el cabello luego del tratamiento.

    Se cree que más de la mitad de los enfermos de cáncer reciben en algún momento algún tipo de radioterapia. Esta puede ser muy útil para ciertos tipos de cáncer, pero para otros la solución puede variar, pudiendo el tratamiento ser una combinación de radioterapia con quimioterapia, inmunología o cirugía.

  3. Cirugía

    La extirpación quirúrgica del tejido canceroso fue una de las primeras formas de tratar el cáncer que se utilizó. La eficacia de la cirugía dependerá de donde está localizado el cáncer, así como su extensión. Si el tejido canceroso es superficial y localizado, su extirpación será más sencilla pero si el cáncer ya se ha ramificado o diseminado entonces la tarea se vuelve más compleja o simplemente inútil.

    Como ya hemos visto, si la neoplasia (masa anormal de tejido, benigna o maligna) tiene un tamaño grande al descubrirse, entonces se podría optar por hacer quimioterapia o radioterapia de forma de reducir su tamaño, haciendo que la cirugía posterior que sea más sencilla y eficaz.

    Existen varios tipos de cirugía en el tratamiento del cáncer, entre las que te contamos las principales:

    • Cirugía preventiva o profiláctica: se usa para extraer algún tejido (o un órgano) que tenga propensión a desarrollar cáncer.
    • Cirugía de diagnóstico: la cirugía también puede ser útil para verificar la existencia de un cáncer. Para esto, se extrae una muestra de tejido para poder analizarla en un laboratorio, procedimiento llamado biopsia.
    • Cirugía para determinar la etapa del cáncer: este tipo de cirugía se realiza para determinar el estado de propagación del cáncer. Si bien hay procedimientos clínicos para este fin, en muchos casos la cirugía es la mejor forma de tener una medida más exacta sobre la etapa en que se encuentra el cáncer.
    • Cirugía curativa: la cirugía curativa se realiza cuando la neoplasia se encuentra bastante localizada, con buenas posibilidades de ser extirpada por completo. También puede ser usada en conjunto con otros tratamientos, como la radioterapia una quimioterapia.
    • Cirugía paliativa: se realiza para proporcionar un alivio en los síntomas del cáncer, retirando parte del tumor en caso de que haya obstrucción en algún conducto del cuerpo. Esto permite aliviar el dolor por las complicaciones de una propagación excesiva del cáncer, pero no permite extirparlo por completo.

  4. Inmunoterapia

    Inmunoterapia

    La inmunoterapia, también llamada bioterapia, es un tratamiento que busca fortalecer las defensas naturales del cuerpo para combatir de mejor forma el cáncer, así como busca reducir los síntomas asociados a dicha enfermedad. Puede usar las mismas sustancias producidas por el cuerpo o bien las fabricadas en un laboratorio, con el fin de reforzar el sistema inmunológico, y su enfoque puede ser profiláctico (como prevención) o terapéutico (curativo). Existen varios tipos de inmunoterapia, dependiendo de los modificadores de la respuesta biológica que se utilicen. Te presentamos los modificadores más importantes:

    • Anticuerpos monoclonales: el sistema inmunológico libera a los anticuerpos cuando detecta elementos extraños, llamados antígenos, en el organismo. Ahora bien, los anticuerpos monoclonales pueden fabricarse en un laboratorio y aplicarse al cuerpo mediante inyecciones, atacando directamente las proteínas específicas encontradas en las células cancerosas.
    • Interleucinas: Son proteínas que estimulan el crecimiento de las células del sistema inmunológico para combatir el cáncer. De todos los tipos de interleucinas, la más utilizada es la IL-2.
    • Interferones: Los interferones son proteínas liberadas por los leucocitos al ver la existencia de antígenos invasores en el cuerpo, con el fin de mejorar la acción del sistema inmunitario. Se usa para el tratamiento de algunos tipos de cáncer como la leucemia mieloide crónica. En especial, el interferón-α se ha descubierto que mejora la respuesta el sistema inmunológico al estimular algunos glóbulos blancos de la sangre, como las células dendríticas.
    • Vacunas: las vacunas pueden ayudar al cuerpo a identificar las células cancerosas, mejorando la respuesta del sistema inmunitario en su combate, con el fin de prevenir o eliminar tumores. Algunas vacunas contienen células cancerosas ya eliminadas durante la radioterapia de forma de que no produzcan nuevos rumores, mientras que otras contienen antígenos fabricados en un laboratorio los cuales se unen a las células cancerosas para facilitar su destrucción.

Para profundizar más sobre el tema del cáncer te presentamos 2 interesantes artículos a leer en Spoots:

¿sabías qué...?

El porcentaje de personas enfermas de cáncer al útero que no han presentado síntomas luego de 5 años de finalizado el tratamiento es de más del 90%, cuando es detectado en su fase inicial.