Cómo tomar diclofenaco

Te contamos interesantes detalles sobre este antiinflamatorio para el dolor

El diclofenaco es un antiinflamatorio que se prescribe para el tratamiento de la inflamación y/o el dolor, especialmente causados por afecciones como la gota, migrañas, artritis, menstruación, torceduras y lesiones musculares, dolores dentales, etc. Pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), entre los que también está el naproxeno, paracetamol e ibuprofeno.

Existen 2 formas de diclofenaco, las cuales son el diclofenaco sódico y el diclofenaco potásico, teniendo ambas el mismo principio activo, solo variando la sal en en que son presentados, y la diferencia principal entre ambas opciones es que el diclofenaco potásico se absorbe más rápido en el cuerpo (tratar el dolor), mientras que el diclofenaco sódico tiene una acción más prolongada (tratar la inflamación).

¿Cómo actúa el diclofenaco para reducir el dolor?

La forma en la cual el diclofenaco actúa para disminuir el dolor y la inflamación es similar a otros antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), pues bloquea el efecto de la enzima ciclooxigenasa (COX), que es la encargada de producir las prostaglandinas, al ser clave en su síntesis. Esta últimas aparecen en las zonas inflamadas o que hayan sufrido una lesión, y están asociadas al dolor e inflamación que sentimos. Por lo tanto, al bloquear la COX, el cuerpo tendrá menos prostaglandinas, y por ende, menos dolor e inflamación. Por lo tanto, ahora sabemos que el diclofenaco tiene propiedades analgésicas además de antiinflamatorias.




¿Cómo se usa el diclofenaco?

Será el doctor quien determine cual es la presentación indicada de diclofenaco que cada paciente deberá comprar, pues este medicamento viene en varias formas diferentes. Estas presentaciones del diclofenaco son:

Diclofenaco en tabletas y cápsulas. Las dosis diarias van de los 50-150 mg en adultos. Normalmente, el doctor prescribirá 2 a 3 tomas diarias, debiendo el medicamento ingerirse con líquidos e, idealmente, después de una comida. La versión oral del dicloneaco está asociada a riesgos cardiovasculares y problemas en el tracto gastrointestinal, por lo que el paciente deberá informar al médico su historial médico y chequearse regularmente, especialmente en lo que se refiere a alteraciones renales.

Diclofenaco en gel. Normalmente se le conoce con el nombre de Voltaren Gel o Voltaren Emulgel, pudiendo venir también en crema o pomada. La aplicación tópica del diclofenaco es considerada como más segura que la versión en tabletas, y es especialmente recomendada para reducir el dolor asociado a la artritis, actuando en articulaciones superficiales, como las de las manos o rodillas. La piel debe estar seca y limpia, y para un mejor efecto los movimientos deben ser circulares y sin presionar demasiado la piel. Antes de colocar ropa sobre la zona aplicada con gel, se debe esperar primero a que sea absorbido. No se recomienda aplicar Voltaren gel sobre heridas o mucosas.

Diclofenaco en gotas para los ojos. Debemos diferenciar entre inflamaciones oculares provocadas por cirugías o por enfermedades como la conjuntivitis, pues la dosis variará en cada caso. Se debe lavar las manos antes de aplicar las gotas y se deben cerrar los ojos por cerca de un minuto, parpadeando varias veces una vez aplicamos las gotas en los ojos.

Diclofenaco en supositorio. Se recomienda lavarse las manos antes y después de la colocación (para evitar infecciones). Para introducir el supositorio, el paciente debe acostarse de lado, para luego permanecer sentado o acostado por unos pocos minutos después de habérselo introducido. Lo normal es que se prescriba 1 supositorio de 100 mg al día en personas adultas.

Diclofenaco inyectable. Es una aplicación más delicada del diclofenaco, pues solo debe realizarse por un especialista en casos de dolor o inflamación severos. Normalmente contiene 75 mg de diclofenaco sódico en 3 ml (75 mg / 3 ml) y se puede aplica via intramuscular o intravenosa. Las condicionas más comunes por las cuales se puede aplicar diclofenaco inyectable son la osteoartritis (degeneramiento de las articulaciones), artritis, (inflamación de las articulaciones), gota, dolor de espalda así como fracturas o lesiones de gravedad. Las dosis habituales de 1 ampolleta son de 75 a 150 mg al día en adultos, y tiene básicamente las mismas contraindicaciones que el diclofenaco en tabletas.

Dosis de diclofenaco a tomar

Ya sabemos que el diclofenaco viene en varias presentaciones y en distintas marcas en el comercio, por lo que no es sencillo poder dar una información referencial sobre cuánto diclofenaco se debe tomar. Sin embargo, podemos darte algunas indicaciones:

  • No se debería tomar más de 225 mg al día en las tabletas de liberación regular (regular-release)
  • No se debería tomar más de 200 mg al día en las tabletas de liberación extendida (extended-release)

Sin embargo, se considera una dosis normal de diclofenaco los 50-75 mg al día. Ya que el diclofenaco puede reducir los ácidos estomacales, muchos pacientes toman antiácidos para no sentir los síntomas, pero algunos de ellos pueden interactuar con el medicamento, por lo que es mejor que el doctor pueda aconsejarte sobre esto. En muchos casos, el especialista podría prescribir diclofenaco junto al misprostol, siendo este último un fármaco que protege el revestimiento del estómago. Debes tomar la tableta con al menos 250 cc de agua después de la comida, y no te recuestes por al menos 10 minutos después de tomarlo.

Si estás tomando diclofenaco para tratar los síntomas de la artritis, podrían pasar 2 semanas antes de que todos los beneficios del fármaco se hagan patentes. Recuerda que no es aconsejable tomar diclofenaco junto a otros AINEs (antiinflamatorios no esteroideos), pues pueden interactuar y exacerbar los posibles efectos secundarios. El único AINE que no estaría prohibido de ser tomado junto al diclofenaco sería el acetaminofeno (como el Tylenol).

Precauciones al tomar diclofenaco

  • Si te has olvidado de tomar una dosis, tómala tan pronto lo recuerdes, y a partir de ahí, sigue el programa regular. Si falta poco tiempo para la siguiente dosis, entonces no debes tomar una dosis doble, sino que solamente esperar hasta la hora de la siguiente toma para seguir con la ingesta regular.
  • Debes avisarle al doctor que estás tomando diclofenaco antes de una cirugía o intervención quirúrjica, aun cuando se trata de los dientes (como la extracción de las muelas del juicio).
  • Uno de los síntomas más recurrentes del diclofenaco es la somnolencia, por lo que si vas a conducir u operar algún tipo de máquina, debes conocer los riesgos asociados. 
  • En casos de tratamientos prolongados, es esencial poder monitorear la salud de forma regular con el doctor.
  • Para reducir la probabilidad de sufrir indigestión u otros problemas estomacales, se recomienda tomar diclofenaco con la comida, nunca con estómago vacío. 
  • El diclofenaco puede interactuar con otros antiinflamatorios no esteroideos, aumentando sus posibles efectos secundarios.
¿sabías qué...?

Entre los efectos secundarios más comunes del diclofenaco tenemos a la somnolencia, mareos, vómitos, náuseas, pitido en los oidos, constipación y diarrea.