Tipos de preservativos

Descubre los diferentes tipos de profilácticos que existen

Elegir el preservativo correcto es tan importante como la propia relación. No solo consigue que una pareja esté tranquila en el acto, también minimizaremos la pérdida de placer consiguiendo nuevas sensaciones a través de las diferentes clases de preservativos que existen. Merece la pena que probar diferentes preservativos, sobre todo cuando llevamos mucho tiempo con nuestra pareja y nos apetece innovar en un punto que solemos dejar bastante de lado.

Hay que tener en cuenta que muchos tipos de preservativos han sido creados por las empresas sin un aporte real. Esto significa que podemos perfectamente obviar algunos que se venden como si fueran la panacea cuando en el fondo siguen siendo preservativos clásicos. Y, por supuesto, siempre priorizaremos el tamaño correcto junto a los que por experiencia personal mejor han sido más útiles, sobre todo de cara a elegir la marca. Veámos cuáles son los tipos de preservativos que existen y todo lo que pueden aportar a las relaciones.

    Índice

  1. Preservativos con textura

    Preservativos con textura

    Los preservativos con textura son aquellos que presentan un aspecto normal pero que añaden una estructura diferente a lo largo del condón: pueden ser escalonados, con puntitos, tachonados...

    Tuvieron su momento de auge en los 90 cuando fueron inventados, pero con el tiempo se ha demostrado que, en general, no suelen aumentar la experiencia más allá del efecto placebo que se le da a la hora de mantener relaciones. Eso sí, si te acostumbras a ellos ten en cuenta que suelen ser bastante más caros que los normales.

  2. Preservativos con espermicida

    Preservativos con espermicida

    Los preservativos con espermicida son muy controvertidos: disponen de un compuesto en la superficie y el interior que actúan como medida anticonceptiva adicional.

    No son muy recomendables, a pesar de que sus efectos nocivos relacionados con lesiones vaginales fueron desestimados, siguen creando ciertos problemas en algunas mujeres. Este hecho podría incluso provocar que este tipo de preservativos dejen de ser un método de barrera contra el contagio de enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH.

    Tampoco su efecto anticonceptivo debería animarnos a decantarnos por ellos, no dejan de ser parte de un elemento ya de por sí bastante seguro para evitar embarazos no deseados.

  3. Preservativos de sabores

    Preservativos de sabores

    Otro tipo de preservativos que vivió su pequeña época de gloria son los preservativos de sabores, los cuáles resultan mucho más atrayentes a la hora de realizar sexo oral.

    Tiene tantos detractores como admiradores: por una parte tienen la ventaja de que la cantidad de sabores que existen son de lo más variopinto pero por otra no deja de ser plástico tratado químicamente con un sabor artificial.

    Si queréis probar alguno por primera vez el más recomendable es el de chocolate, favorito año tras año en las encuestas de opinión.

  4. Preservativos de colores

    Preservativos de colores

    Apenas ya solicitados, los preservativos de colores son condones que abandonan el color amarillento del plástico tan poco agraciado en su versión estándar. Los colores son prácticamente infinitos pero más allá de hacer una gracia puntual no aportan absolutamente nada a las relaciones sexuales.

    Desde hace poco su versión fluorescente ha ganado terreno, con colores llamativos que brillan en la oscuridad para que juguemos un poco con la pareja. No son caros por lo que siempre se puede probar.

  5. Preservativos extrafinos

    Preservativos extrafinos

    Los preservativos extrafinos son un tipo de preservativos iguales que los normales, pero con un 20% menos de grosor, lo cual hace que las relaciones sexuales sean mucho más naturales. No pierden ningún beneficio del uso habitual de los preservativos ganando en comodidad, sensación de placer, contacto, unión con tu pareja... cada anunciante los comercializa con un eslogan distinto.

    Mejor que en este caso los elija el chico, hay hombres que los encuentran mucho más cómodos y otros que no se hacen a ellos de forma alguna. En cualquier caso, hay que aclarar que a pesar de ser más finos no se ha demostrado que se rompan con mayor facilidad que los otros, siempre y cuando se mantengan en buen estado por lo que pueden ser una buena alternativa para crear nuevas sensaciones durante la relación sexual.

  6. Preservativos con vibrador

    Preservativos con vibrador

    Un producto que nació para ser estrella pero que no obtuvo una respuesta muy positiva. Los preservativos con vibrador añaden una función de vibración para aumentar el placer en las relaciones. Son caros, poco prácticos y con un aporte un tanto anecdótico en el mejor de los casos.

    No han tenido apenas éxito y hasta nos podría costar encontrarlos, pero si realmente queremos esa vibración es mejor recurrir a otro tipo de productos sexuales que no alteren el práctico preservativo clásico como por ejemplo el anillo vibrador.

  7. Preservativos para veganos

    Preservativos para veganos

    Ser vegano está de moda y el mundo del preservativo se ha sumado a la corriente que apuesta por comida, tejidos y en este caso preservativos realizados con materiales que no provienen de animales.

    Los preservativos adaptados para veganos, también están disponibles con sabores. En las relaciones sexuales son exactamente iguales por lo que estaremos pagando por la fabricación que se ha hecho, sin nigún tipo de abuso animal, más que por una experiencia nueva en nuestras relaciones. Una iniciativa curiosa pero que notaréis en el bolsillo: son mucho más caros de lo normal.

  8. Preservativos con efecto retardante

    Preservativos con efecto retardante

    Los preservativos con efecto retardante pueden ser una excelente alteranativa especialmente para aquellos hombres que sufren de eyaculación precoz.

    Para ello, estos preservativos han sido provistos de una sustancia conocida con el nombre de benzocaína que actúa a modo de anestésico local de baja intensidad. De este modo, al colocarlo, la zona del glande queda ligeramente anestesiada, ratardando de este modo la eyaculación y prolongando por tanto las relaciones sexuales. Es cuestión de ponerlo a prueba para comprobar si cumple con las expectavtivas necesarias para una relación placentera.

Probar preservativos es muy divertido, ¡pero recuerda! Siempre de marcas fiables, no hay que olvidar nunca para qué los usamos y nada peor que hacer la gracia para que haya problemas más tarde. Además, no hay que olvidar que su principal función consiste en servir como método anticonceptivo y como método barrera para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

¿sabías qué...?

El preservativo es uno de los inventos más antiguos que existen. Se estima que cuenta con más de 12.000 años, aunque en sus orígenes se utilizabn algunos tipos de telas y otros materiales para su fabricación como por ejemplo las tripas de cerdo.