Cuáles son los tipos de leucemia

Te mostramos en Spoots cómo se clasifica la leucemia

La leucemia es un grupo de enfermedades de la médula ósea que provoca una proliferación sin control de los glóbulos blancos (o leucocitos) en la sangre. Debido a que es un cáncer de la sangre, desde un comienzo presenta metástasis, y dado que existen varios tipos de glóbulos blancos, así también existen diversos tipos de leucemias. Te contaremos esta clasificación según la célula sanguínea en que comienza el proceso y también según la velocidad con la cual se propaga la enfermedad.

En Spoots te contamos cuáles son los tipos de leucemia.

    Índice

  1. Leucemia linfoblástica aguda

    La leucemia linfoblástica aguda es la más común durante la infancia y representa un cuarto de todos los casos de cánceres en menores de 16 años. Esta forma de leucemia es causada por la multiplicación descontrolada de los linfoblastos (células no maduras que se encuentran en la médula ósea), los cuales se transformarían normalmente en linfocitos, pero no logran hacer lo dado que se descontrolan y malignan antes.

    Algunos síntomas asociados a la leucemia linfoblástica aguda en niños menores de 16 años son el aumento del tamaño del bazo, fiebre prolongada, anemia inexplicada y una propensión al sangrado. Gracias a los avances científicos, la mitad de los enfermos logra superar todos los síntomas a los 5 años de haber finalizado el tratamiento.

  2. Leucemia linfocítica crónica

    La leucemia linfocítica crónica es más frecuente en varones y personas de la tercera edad (sobre 60 años), y es causada por una multiplicación descontrolada de los linfocitos maduros, sean del tipo B o T. Lo curioso es que la leucemia linfocítica crónica puede no manifestarse en ningún síntoma, a excepción de fatiga o de una anemia leve.

    Este tipo de cáncer es de progresión lenta y los tratamientos disponibles no curan la enfermedad sino que sólo retrasan su accionar. Dado esto, y tomando en cuenta la edad más avanzada de quienes normalmente padecen este cáncer, en muchos casos no se sabe a ciencia cierta si conviene o no iniciar un tratamiento, dados los efectos secundarios que genera en la persona. En otras palabras, el remedio podría ser peor que la enfermedad.

  3. Leucemia mieloblástica aguda

    También llamada de leucemia mieloide aguda, este tipo de leucemia es causada por la multiplicación de los mieloblastos encontrados en la médula ósea, que son mielocitos inmaduros. Las células leucémicas viajan por la sangre instalándose en otros órganos, en donde continúa su multiplicación, lo cual puede incidir en la aparición de algunos males como la anemia o tumores. La leucemia mieloblástica aguda afecta principalmente a los adultos y los síntomas son los típicos de una ocupación de la médula ósea por células enfermas que no dejan crecer a las células sanas.

    De esta forma, las plaquetas no pueden tener un crecimiento normal, siendo escasas en número, generando propensión al sangrado por la nariz o las articulaciones, así como fiebre prolongada y fatiga. Con un tratamiento adecuado, se estima que es posible encontrar una cura para la mitad de los casos.

  4. Leucemia mielocítica crónica

    También llamada de leucemia mieloide crónica, puede afectar a todo rango de personas, si bien no es habitual en niños menores a 10 años. Se caracteriza por la multiplicación desenfrenada tanto de las células maduras como inmaduras, que proceden de los mieloblastos de la médula ósea y que normalmente se convertirían en granulocitos.

    Los síntomas asociados a la leucemia mieloide crónica son la pérdida de peso y apetito, fatiga, fiebre, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, debilidad general, etc. Los tratamientos existentes no logran curar la enfermedad, sino que solo retardar su progresión, y se estima que solo el 70% de los pacientes sobrevive a los 3 primeros años.

¿sabías qué...?

Las células leucémicas pueden anidarse y desarrollarse en cualquier tejido del cuerpo, generando la aparición de metástasis que dan lugar a varias complicaciones, como las convulsiones.