Tipos de gastritis

Te enseñamos a identificar las clases de gastritis que existen

La gastritis es una dolencia que se identifica con la inflamación de la mucosa gástrica, situada en las paredes del estómago con la finalidad de proteger a este órgano de los jugos gástricos que intervienen en el proceso digestivo descomponiendo los alimentos.

Existen determinados condicionantes que pueden afectar a la mucosa gástrica tales como el estrés, los malos hábitos alimenticios o el contagio de una bacteria concida con el nombre de Helicobacter pylori. 

La irritación de la mucosa gástrica provoca varias dolencias, sin embargo no todas las gastritis son iguales. Veámos cuáles son los difrentes tipos de gastritis que existen.

    Índice

  1. Gastritis aguda

    La gastritis aguda es una forma de gastritis que dura durante un período corto de tiempo, cuasada bien por una intoxicación alimentaria, por la ingesta de ciertos medicamentos agresivos que irritan la mucosa o provocada por cualquier otro tipo de infección gastrointestinal

    La gastritis aguda suele empeorar cuando la persona que la padece ingiere algún alimento, y presenta ciertos síntomas facilmente identificables como por ejemplo naúseas, dolor abdominal, falta de apetito o mal sabor de boca. 

    Dentro del grupo de la gastritis aguda se pueden identificar otros tipo de gastritis que es la conocida como gastritis hemorrágica o gastritis erosiva. Este tipo de gastritis se distingue por la aparición de erosiones sangrantes en la mucosa gástrica. De este modo pueden aparecer vómitos con sangre, lo que alarma en gran medida a la persona que lo padece.

  2. Gastritis crónica

    Podríamos decir que la gastritis crónica es el segundo tipo más conocido de gastritis junto con la gastritis aguda. En esta ocasión la gastritis aparece de forma muy paulatina, sin que en muchos casos el paciente sea consciente de ello. Puede perdurar a lo largo de algunos meses e incluso de años.

    A pesar de que existen tratamientos que ayudan a mitigar los síntomas derivados de este tipo de gastritis, lo cierto es que la inflamación no desaparece. Existen determinados subtipos que se engloban dentro de la gastritis crónica como veremos en los siguientes apartados, pero cabe destacar cual es el tipo de gastritis que aparece cuando la gastritis crónica evoluciona: la gastritis atrófica.

    La aparición de la gastritis atrófica se debe a la evolución, a veces indetectable, de la gastritis crónica. A la larga, los tejidos internos del estómago pueden ir modificándose como consecuencia de la perdurabilidad de la enfermedad, llegando incluso a provocar problemas graves como por ejemplo el cáncer de estómago.

  3. Gastritis linfocítica

    La gastritis linfocítica se distingue por la presencia de linfocitos, unas células que aparecen cuando se produce algún tipo de inflamación en el tejido. Los linfocitos se adhieren a las paredes de la mucosa gástrica creando de este modo una superficie irregular.

    Esta superficie irregular forma pliegues por los que es más fácil que penetren bacterias y ácidos. La formación de nódulos e incluso de úlceras es muy frecuente en este tipo de gastritis a pesar de ser una enfermedad de escasa aparición.

  4. Gastritis eosinofílica

    La gastritis eosinofílica es uno de los tipos de gastritis menos habituales que existen sin embargo conviene conocer sus características principales para saber identificarla.

    Por un lado, es importante señalar de qué hablamos cuando nos referimos al término "eosinofílica". En este caso nos estamos refiriendo a los leucocitos eosinófilos, unas células que actúan combatiendo las infecciones que se presentan en el organismo, viajando a través del torrente sanguíneo. El problema ocurre cuando los leucocitos eosinófilos se vuelven en contra del propio organismo y comienzan a atacar a células buenas eliminándolas.

    Cuando esto ocurre, es posible que la enfermedad se extienda hasta el esófago o los intestinos, de ahí la importancia de un diagnóstico precoz para controlarla de modo que los leucocitos dejen de atacar al estómago.

  5. Gastritis granulomatosa

    Otro de los tipos menos frecuentes pero existentes de gastritis es la conocida como gastritis granulamatosa. La gastritis granulomatosa es aquella que viene originada por la existencia de otra enfermedad como es la sífilis, enfermedad de Crohn o tuberculosis.

    Este tipo de gastritis se distingue del resto por su localización, generalmente en la parte superior del estómago cerca del esófago, provocando irregularidades en los pliegues estomacales con la consecuente aparición de úlceras y erosiones. 

    Resulta conveniente tratar el origen de las enfermedades que provocan la aparición de la gastritis granulomatosa para poder mejorar los síntomas e incluso sanarla.

  6. Gastritis flemonosa

    La gastritis flemonosa es uno de los tipos de gastritis más peligrosas que existen con una esperanza de vida de alrededor del 50%.

    El origen se encuentra en la proliferación de un tipo de bacterias conocidas con el nombre de bacterias piogénicas y que son causantes de la aparición de pus en el estómago. Cuando esto ocurre, el sistema digestivo comienza a deteriorarse de manera alarmante, pues el paciente comienza a observar que sus heces contienen sangre y experimenta fuertes dolores abdominales.

    A medida que la gastritis flemonosa va avanzando es posible que se produzcan úlceras que no llegan a cicatrizar y que dan lugar a la aparición de tejido necrosado. La identificación de la gastritis de forma precoz es fundamental para garantizar la supervivencia del paciente.

  7. Gastritis hipertrófica

    Conocida también con el nombre de "enfermedad de Menetrier", la gastritis hipertrófica se distingue por el crecimiento desproporcionado de las células presentes en la mucosa gástrica y está catalogada como una enfermedad pre-maligna que puede dar lugar al desarrollo de un cáncer de estómago.

    Una de las causas que facilita su diagnóstico es la existencia escasa o en ocasiones inexistencia de ácido clorhídrico en los jugos gástricos. Cuando la presencia de este ácido disminuye o no existe, es más fácil que se produzcan infecciones.

    En ocasiones la enfermedad desaparece por sí sola tras un largo período, pero en otras muchas es necesario someterse un procedimiento quirúrgico.

  8. Gastritis emocional

    Curiosamente también existe un tipo de gastritis cuya aparición está directamente relacionada con las emociones: la gastritis emocional. Tal y como su nombre indica está provocada por el estado emocional de la persona: depresión, ansiedad, tristeza, preocupación... son emociones que afectan al estado de salud y que por tanto también inciden en la mucosa gástrica la cual se muestra alterada e irritada provocando molestias.

    El principal tratamiento para ayudar a mejorar y eliminar la gastritis emocional consiste en incidir en las causas que provocan los estados emocionales negativos: bien cambinado el estilo de vida, los hábitos alimenticios o buscando ayuda psicológica.

La mejor forma de evitar en la medida de lo posible la aparición de una gastritis, es siguiendo ciertos hábitos que incluyen la reducción de ingesta de ciertos medicamentos, especialmente los clasificados como AINEs, al igual que la aspirina. Del mismo modo hay que evitar la ingesta de alcohol así como aquellas comidas que contienen sustancias irritantes, por ejemplo los alimentos picantes

Hay que prestar especial atención a cualquier molestia estomacal y acudir al médico con el fin de identificar las causas que provocan la gastritis y el tratamiento adecuado para tratarla.

¿sabías qué...?

Algunas prácticas habituales como por ejemplo ayunar o dormir inmediatamente después de comer, pueden contribuir a irritar la mucosa gástrica, por lo que conviene evitarlas.

comenta y pregunta