6 tipos de alergias que te sorprenderán

Descubre los tipos de alergia más raros del mundo

Muchas personas padecen alergias a determinados alimentos, productos, medicamentos, al polvo o al polen, tratándose éstas, de hipersensibilidades comunes. Sin embargo, existen otro tipo de alergias que, aún siendo raras y poco frecuentes, son sufridas por un porcentaje de población que ve cómo su vida se limita en las cosas más cotidianas.

Y es que actos tan habituales como practicar deporte, mantener relaciones sexuales o, incluso, el aseo personal se pueden convertir en una verdadera pesadilla si presentas una de estas reacciones.

Hoy en Spoots te descubrimos 6 de las alergias más insólitas y sorprendentes que existen y que, sin duda, nunca habrías imaginado.

    Índice

  1. Alergia al ejercicio

    Alergia al ejercicio

    No, no se trata de la excusa perfecta para no cumplir el propósito estándar de año nuevo, sino de la relación que guardan algunas alergias alimentarias con el ejercicio físico.

    Conocida también como “anafilaxia del ejercicio”, esta alergia se produce debido al consumo de determinados alimentos o medicamentos poco antes o inmediatamente después de realizar la actividad física, provocando síntomas como picores, urticaria, enrojecimiento de la piel, hinchazón en el cuello, torso y extremidades, fatiga o mareos que obligarían a detener de forma inminente el esfuerzo físico.

  2. Alergia al semen

    Considerada como una de las alergias más inusuales y poco frecuentes, esta hipersensibilidad, provocada por los compuestos (concretamente por una proteína) del líquido seminal, puede llegar a causar numerosas dificultades para ser detectada debido a que en diversas ocasiones podría ser confundida con una ETS (enfermedad de transmisión sexual) o alguna infección como la cistitis o los hongos debido a los síntomas que presenta, tales como ronchas, irritación, picor, escozor o hinchazón en la zona vaginal tras producirse la eyaculación.

    Una reacción extraña que, curiosamente, no solo afecta a las mujeres, ya que existe un mínimo porcentaje de hombres que son alérgicos a su propio semen.

    Y aunque la abstinencia parece la mejor solución, numerosos profesionales sanitarios recomiendan otras opciones como la eyaculación fuera de la vagina, el uso del preservativo (siempre indicado en todo tipo de situaciones para un sexo seguro), o un tratamiento basado en la reducción de la sensibilidad al semen de una forma gradual mediante la exposición controlada, durante breves periodos de tiempo, para que, de esta forma, el sistema inmune femenino deje de reconocerlo y de reaccionar contra él en posteriores ocasiones. 

  3. Alergia al agua

    Alergia al agua

    Conocida como “urticaria aquagénica”, esta alergia, de la que tan solo hay 30 casos diagnosticados en el mundo, es una de las más problemáticas debido al uso cotidiano que se hace de este elemento. ¿Te imaginas la vida sin que el agua pueda rozar tu piel?

    Causada por la reacción inmune que resulta de la liberación de ciertos antígenos hidrosolubles que se encuentran bajo la piel al entrar en contacto con el agua, provocaría síntomas como irritaciones, enrojecimiento e hinchazón, haciendo de algo tan simple como la propia higiene personal un acto angustioso.

    Y es que este tipo de alergia, no solo comporta las consecuencias físicas, sino las sociales, ya que el aseo se vuelve difícil y, en ocasiones, si se desconoce este problema, puede tener implicaciones negativas de cara a los demás por miedo a ser rechazado ante la creencia de una falta voluntaria de higiene o dejadez.

  4. Alergia a la carne

    Alergia a la carne

    Pese a su nombre, esta reacción debe su nombre a su causa, ya que la propia carne no es la ejecutora en sí de la misma. ¿Entonces cuál es el origen? Pues ni más ni menos que el alpha-gal, consistente en una reacción a una especie de azúcar (la galactosa-alfa-1,3-galactosa) que se encuentra presente en todos los mamíferos a excepción de los simios y los humanos.

    Y pese a no tener aún muy claro el porqué este elemento provoca dicha respuesta alérgica, se sabe con certeza que el motivo que lo produce se debe a la picadura de la Amblyomma Americanum, una especie de garrapata que contiene en estomago el alpha-gal. La mordedura de este animal  transferiría el hidrato de carbono a la víctima, provocando una reacción alérgica cuando se produjese el consumo de los productos cárnicos.

    Y para todos los que estáis pensando ya en abandonar vuestra condición carnívora, desde Spoots os damos una buena noticia; determinadas carnes, como la de ave y la de pescado no contienen este azúcar, por lo que podrían ser consumidas sin riesgo alguno en caso de padecer esta alergia.

  5. Alergia al frio

    Basada en una reacción anómala y desmedida al frío, se trata, quizá, de una de las alergias más “normales” de este listado. Sufrida por un porcentaje de personas más elevado de lo que creemos, se produce cuando la piel responde de manera desproporcionada ante determinados estímulos fríos y gélidos como la baja temperatura, el agua fría el viento, la nieve o el hielo. Presenta síntomas como urticaria, picor, manchas en la piel, dolores abdominales, cefaleas, y, en algunos casos, fiebre.

    Su diagnostico es menos complicado y se fundamenta en el “test del cubito de hielo”, una prueba no invasiva que se lleva a cabo pasando un trozo de hielo por el antebrazo del paciente durante un breve espacio de tiempo para ver la respuesta del mismo pasados, aproximadamente, unos 10 minutos. Se trata de un procedimiento rápido que determina en cuestión de segundos si se produce una reacción alérgica que puede ser el principio del fin a tanto sufrimiento en determinadas épocas del año.

  6. Alergia al móvil

    Alergia al móvil

    ¿Qué dirías si de pronto alguien te plantease que por cuestiones de salud debes dejar de usar el móvil o limitar su uso a lo más básico y necesario?

    Son muchos los mitos que han circulado acerca de estos aparatos que nos rodean y forman una parte importante, para algunos imprescindible, de nuestra vida. ¿Pero qué ocurre cuando las leyendas se convierten en realidad?

    En este caso, nos encontramos con una de esas verdades a medias, ya que la alergia al móvil no existe como tal, pero sí a un material que se emplea para la elaboración de alguna de sus piezas; el níquel.

    Este tipo de alergia se va desarrollando por el contacto de la piel con este elemento y termina produciendo tal grado de sensibilización que da como resultado la producción de una elevada cantidad de anticuerpos contra este metal provocando, entre otros síntomas, dermatitis, erupciones o enrojecimientos.

¿Raras, insólitas, increíbles? Podemos calificar todas estas alergias con mil adjetivos, pero solo uno las define a la perfección; únicas. Y es que no todas las alergias tienen como solución el uso de un simple pañuelo.

¿sabías qué...?

El estrés empeora las alergias porque este estado eleva la histamina en sangre y agrava los síntomas provocados por este tipo de reacciones. Tomate la vida con calma y notarás los beneficios en todos los aspectos.