¿Por qué surgen las fobias?

Descubre el origen de la principal causa del miedo humano

Las fobias a pesar de cumplir un papel adaptativo al protegernos produciendo miedo ante elementos que pudiesen ser dañinos han virado en su función debido a nuestro estilo de vida. Consisten en miedos y reacciones exageradas sin explicación lógica aparente ni correspondencia con la fuente de dicho miedo. Casos como el miedo a los insectos o el miedo a los espacios abiertos son ejemplos de ello, ridiculizados por los demás que no comprenden lo que nos ocurre.

Cuando sufrimos una fobia rápidamente buscamos explicaciones tentativas para comprender por qué nos ocurre. Es un error ya que muy raramente hay un punto concreto en nuestra historia que ha marcado el nacimiento de la fobia. En la mayoría de ocasiones nacen por puro aprendizaje: aprendemos a tener miedo. Si además no actuamos dejando que se consolide su intensidad irá a más, impidiendo que lo superemos cuando queramos cambiarlo.

A pesar de ello, se pueden establecer una serie de causas principales para que podamos hacernos una idea de por qué surgen las fobias.

Un evento traumático




La primera que se nos ocurre siempre cuando tratamos de darle explicación. Este evento es siempre consciente, sabiendo claramente cuándo ocurrió y cómo. A pesar de que terapias como el psicoanálisis buscan en el inconsciente para explicar el miedo si realmente hay un hecho concreto sabremos situarlo sin problemas, describiéndolo detalladamente a la vez que incluimos lo que sentimos en ese momento.

Hay un detalle importante: es fácil que nos inventemos dicho evento si tenemos una fobia sin explicar. Un ejemplo muy típico es creer que nos picó una abeja de pequeños y por eso les tenemos miedo. Podría haber pasado, pero como mínimo exageraremos el impacto que nos produjo para darle sentido a la fobia del presente.

Fobias naturales en el ser humano

Vivimos en sociedad, nos hemos desarrollado culturalmente pero seguimos siendo animales con determinada forma de adaptarnos al ambiente natural. Las fobias no son la excepción, casos como la fobia a las serpientes o a los insectos están improntas en nuestros genes. No se dan en todas las personas y pueden superarse a base de tener encuentros con dichos animales y que no nos ocurra nada, pero ya ese recelo que sentimos solo con imaginarlos es mero producto de nuestro genoma.

Observar a una persona con miedo

El aprendizaje por observación es uno de los métodos más robustos del que dispone el ser humano. Observar a una persona pasar un miedo terrible puede enseñarnos inconscientemente que ese miedo tiene sentido. Notamos la tensión en el ambiente y cuando se nos presenta a nosotros la misma situación experimentamos la sensación de aquella persona. Es una fobia que puede evitarse si tenemos conciencia de lo ocurrido pero si dejamos que se repita la acabaremos adquiriendo sin encontrarle explicación aparente.

Fobia inducida por lo que nos explican

Esta es una de las fobias más relacionadas con la estructura social en la que vivimos. Si nos enseñan que hay determinado elemento al que temer nosotros lo aceptaremos mientras nos parezca que tiene sentido. Es desgraciadamente la base de la fobia a otras culturas y personas, relacionadas con conflictos internacionales que han calado hondo en nuestra sociedad concreta. También es muy habitual que los niños pequeños adquieran fobia por miedos inducidos por sus padres, con casos como decirles que no se bañen en la piscina por si se ahogan o que eviten a las avispas porque les picarán.

La fobia al propio miedo

El origen más difícil de descubrir cuando la persona apenas tiene información de lo que le ocurre. Muchas fobias surgen por el miedo a tener miedo, canalizándolo en un elemento prácticamente al azar. Si culturalmente sabemos que las avispas son peligrosas y tenemos tendencia asustadiza acabaremos generando la fobia hacia ellas incluso aunque no hayamos tenido jamás contacto real. Es aquí donde divagaremos sobre posibles acontecimientos del pasado o casos racionales donde han sido peligrosas, haciendo casi imposible reconocer este origen.

¿sabías qué...?

Durante los últimos años han surgido nombres para prácticamente todas las fobias particulares. La mayoría son inventados y se engloban en cinco tipos generales.

comenta y pregunta