Síntomas de piedras en la vesícula

Identificar la litiasis biliar puede evitar complicaciones severas

La litiasis de la vesícula biliar, también conocida como "piedras en la vesícula" o "cálculos en la vesícula", es una de las principales enfermedades del sistema digestivo, prevaleciendo hasta un 10 y 20% poblaciones de países occidentales. Aunque la mayoría de las litiasis biliares no tienen síntomas, un 20% de los casos presenta síntomas o complicaciones.

En función de su composición podemos diferenciar tres tipos de cálculos: 

  • Cálculos de colesterol: representan el 75% de los cálculos en los países occidentales.
  • Cálculo de pigmentos marrones: representan el 20% de los cálculos y están formados fundamentalmente por sales de calcio de bilirrubina no conjugada.
  • Cálculo de pigmentos negros: 5% que se asocian típicamente a hemólisis crónica, cirrosis y pancreatitis y cuyo componente principal es el bilirrubinato cálcico.

Como vimos, la mayoría de los cálculos están compuestos por colesterol, y se forman en el interior de la vesícula, desde donde puede migrar a la vía biliar, causando cuadros obstructivos. Aunque los cálculos biliares se pueden localizar en cualquier punto del árbol biliar, la localización más frecuente es la vesícula.




Cuando este cuadro da lugar a síntomas o complicaciones, está indicada la realización de una colecistectomía, que es la extracción de la vesícula biliar.

¿Quiénes pueden padecer cálculos biliares?

Existen 3 factores de riesgo principales para el desarrollo de cálculos biliares:

  • Edad: a medida que avanza la edad, la bilis se vuelve más litogénica y con esto aumenta la probabilidad de crear cálculos.
  • Sexo femenino: probablemente por influencia de los estrógenos.
  • Obesidad: por el aumento en la producción y posterior eliminación por las vías biliares.

¿Cuáles son los síntomas de cálculos en la vesícula?

  • Dolor en el hipocondrio derecho o epigastrio, que a menudo se irradia al hombro derecho, forzando al paciente a permanecer en reposo, y que no se alivia con la movilización intestinal. Lo más común es que el dolor sea constante, y no cólico. Se han realizado estudios encontrándose: dolor nocturno en el cuadrante superior derecho (más en hombres) y dolor fuerte y opresivo provocado por comidas grasas (más en mujeres).
  • Indigestión
  • Distensión: aún cuando se presentan muy a menudo, la distensión abdominal, flatulencia y la dispepsia, no están relacionados con los cálculos en sí mismos y están más relacionados a un cuadro de colon irritable secundario.
  • Diaforesis: sudoración profusa
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Inquietud

Como vemos, el síntoma característico y que nos puede hacer pensar en piedras en la vesícula es el dolor en abdomen, pero para el diagnóstico, el patrón de oro es la ecografía abdominal, única exploración necesaria para certificar la presencia de cálculos en la vesícula biliar.

Una vez que hemos presentado el primer cólico biliar sin complicaciones, se recomienda proponer la realización de colecistectomía diferida, laparoscópica o de pequeña incisión, ya que permite una menor estancia hospitalaria.

La litiasis vesicular es más común de lo que parece, sin embargo no siempre se presenta con el cuadro tan grave que necesite cirugía. Por ello es importante que conozcamos y estemos muy atentos si presentamos un dolor como el descrito en este artículo y acudamos a revisión, ya que un tratamiento oportuno, puede evitarnos serias complicaciones de salud.

¿sabías qué...?

Los cálculos biliares pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf. Cualquier tamaño que ellos tengan si se alojan en un lugar donde produzcan obstrucción crearan un cuadro de colecistitis.

comenta y pregunta