Cuáles son los síntomas de la lipotimia o síncope vasovagal

Te contamos los síntomas relacionados con los desmayos por lipotimias

La lipotimia o síncope vasovagal se produce cuando existe una pérdida del conocimiento o la conciencia ante una disminución en el flujo sanguíneo que va hacia el cerebro. Esto puede provocar mareos e incluso un desmayo momentáneo, sin generar secuelas. No por ello deja de ser una situación exenta de peligros, ya que la caída provocada por un desvanecimiento puede resultar fatal.

Con la finalidad de poder tratar la lipotimia correctamente, es importante conocer sus síntomas iniciales, también llamados pródromos. En Spoots te contamos cuáles son los principales síntomas de la lipotimia.

    Índice

  1. Mareos

    Mareos

    El mareo es uno de los síntomas más comunes del síncope vasovagal y es producto de la disminución del ritmo cardíaco que se origina luego de la caída de la presión arterial, lo que se llama bradicardia. Estos mareos provocarán desorientación en el afectado.

    El síntoma de mareo sin llegar al síncope o lipotimia es más común en personas que sufren ansiedad, estrés o cuadros depresivos, y en gran medida se manifiesta también como consecuencia de una frecuencia respiratoria más alta de lo normal.

  2. Debilidad muscular

    Debilidad muscular

    La persona sentirá una debilidad generalizada en su cuerpo, lo cual en la mayoría de los casos no le permitirá estar de pie. Esta pérdida del tono muscular se manifestará en conjunto con escalofríos, por lo cual es importante recostarse, o de no ser posible, sentarse.

    En el caso de que la persona necesite acostarse, procurar que la persona tenga su cabeza entre las rodillas. Es importante asegurar la llegada de flujo sanguíneo hacia el cerebro con el fin de evitar el desvanecimiento. También es posible procurar esto elevando las piernas de la persona afectada para facilitar el retorno de la sangre.

  3. Palidez

    Palidez

    La persona afectada de una lipotimia comenzará a manifestar una piel más pálida, lo cual será aún más evidente en el rostro. Este síntoma es momentáneo y se puede contrarrestar sentándose en una silla o acostándose en un lugar fresco, además de beber agua para hidratar el cuerpo una vez consciente.

    Para más instrucciones sobre cómo dar primeros auxilios a alguien que sufre de lipotimia, entra en nuestro artículo.

  4. Pérdida del conocimiento

    Pérdida del conocimiento

    Como consecuencia de una baja en la presión arterial (hipotensión) y de una menor irrigación de sangre al cerebro, la persona podrá experimentar una pérdida parcial o total del conocimiento.

    Si la persona observa este síntoma, deberá a rápidamente recostarse sobre el suelo o bien sentarse. Si es posible recostarse, lo ideal es pedir asistencia para que otra persona pueda levantar las piernas del afectado formando un ángulo de 45º, lo cual fomentará la circulación sanguínea hacia el cerebro. Esta pérdida de conocimiento no genera secuelas y sólo dura algunos segundos.

  5. Sudoración y escalofríos

    Sudoración y escalofríos

    Antes de sufrir un síncope vasovagal, la persona comenzará a experimentar sudoración profusa y en algunos casos a sentir escalofríos, sintiéndose su piel con una temperatura fría. Esta reacción es conocida con el nombre de "diaforesis" y se produce como respuesta del organismo ante una situación de peligro a modo de protección.

    En estos casos, lo mejor es quitar capas de ropa y evitar que la persona permanezca muy abrigada. Del mismo modo hay que intentar mantener a la persona en un ambiente lo más ventilado y fresco posible con el fin de que regule su temperatura.

  6. Visión borrosa

    Visión borrosa

    Antes de sufrir una lipotimia parcial o total, el afectado sentirá su visión borrosa e incluso podrá ver todo blanco por algunos segundos. Además de la visión borrosa, sentirá una pérdida de su capacidad auditiva, escuchando los sonidos retumbando a la distancia. Estas sensaciones y síntomas aparecen como consecuencia de la pérdida de flujo sanguíneo en el cerebro.

    Todo esto podrá preceder al síncope vasovagal aunque su intensidad dependerá de cada situación o persona en particular.

  7. Pulso débil

    Pulso débil

    Una de las razones por las que se puede producir un síncope vasovagal o lipotimia puede ser debido a una presión arterial baja. Cuando esto ocurre se producen una pulsación más débil de lo normal, que en términos de pulsaciones se sitúan por debajo de las 60 por minuto.

    Cuando se presenta un pulso más débil de lo normal, es señal de que hay una insuficiencia de llegada de sangre y de oxígeno a los órganos. Restablecer este flujo sanguíneo es necesario para mejorar el bienestar de la persona.

Para más artículos sobre el síncope o lipotimia, te invitamos a visitar nuestra categoría de la salud de la sangre. Encontrarás información acerca de la tensión arterial, una de las principales causantes de los mareos o lipotimias, y otros datos interesantes en torno a este tema.

¿sabías qué...?

En algunas personas, especialmente las de la tercera edad, un síncope puede producirse debido a toser muy fuerte, defecar u orinar de forma esforzada o bien por estar parados mucho tiempo.