Síntomas de esquizofrenia en niños

Cómo identificar los síntomas de la esquizofrenia en los más jóvenes

La esquizofrenia no es un trastorno exclusivo del mundo adulto. A pesar de la dificultad para diagnosticarla, en la esquizofrenia infantil encontramos alteración del pensamiento y cambios severos a nivel conductual. Es mucho más difícil de valorar cuanto más joven es el pequeño, los constantes cambios tanto a nivel cognitivo como social que viven al ir creciendo produce que sea muy difícil diferenciar los producidos por algo como la esquizofrenia frente los que consideraríamos justificables por el desarrollo.

Cuando la esquizofrenia es en edades inferiores a los 5 años es prácticamente imposible diagnosticarla con certeza. Trastornos como el autismo, déficit de atención o hiperactividad tienen síntomas cercanos a la esquizofrenia siendo más comunes. Es por ello que hay que proceder con mucha cautela si tenemos sospechas fundadas de que el pequeño sufra de esquizofrenia infantil, acudiendo a diversos profesionales que recurran a distintos métodos de evaluación, triangulando los resultados en conjunto.

Primeras pistas

Ya comprendemos lo difícil que es abordar este trastorno por lo que la mejor forma es funcionar por descarte: antes de pensar en esquizofrenia eliminemos otras opciones. Los primeros síntomas que nos pueden hacer sospechar son los retrasos en el desarrollo: lenguaje, capacidad motora, relaciones sociales. Cualquiera de los tres ámbitos es susceptible de tener una explicación alrededor de los síntomas clásicos de la esquizofrenia.




¿Qué podemos hacer en casos así? Evaluar constantemente mientras tratamos los retrasos correspondondientes. Si nuestro hijo tarda más de lo normal para hablar acudiremos a un especialista que se encargará tanto de la evaluación como del tratamiento para mejorar su estado. De la misma forma trataremos problemas relativamente comunes como la dificultad para caminar o el rechazo a otros niños de su edad.

Diferenciando síntomas positivos y negativos

Con la terminología de positivo y negativo no nos referimos a síntomas 'buenos' y 'malos'. Un síntoma positivo es una conducta o pensamiento aditiva a su modo de actuar normal; de igual modo, un síntoma negativo es un retroceso o carencia.

Entre los síntomas positivos encontramos alucinaciones, delirios y conductas habitualmente agresivas. El pequeño tiene percepciones irreales a través de diversos sentidos, como pueden ser sensaciones de calor intenso, sonidos inexistentes o sabores negativos de forma súbita. A su vez, alucinaciones relacionadas con temores internos o escenas que ha imaginado también son relativamente comunes en la esquizofrenia infantil.

Por parte de los síntomas negativos el retraimiento social, la dificultad para realizar tareas o la carencia emocional son algunos ejemplos. Un niño incapaz de conectar emocionalmente con otros chicos de su edad será incapaz de desarrollarse adecuadamente, desembocando en otros problemas relacionados como dificultades escolares o nula empatía. En los casos más extremos podemos encontrar síntomas cognitivos relacionados con capacidades como la memoria o el razonamiento lógico.

Como podréis intuir todos estos síntomas pueden darse en otros trastornos ampliamente conocidos como la hiperactividad o la depresión. Los niños no suelen compartir sus problemas con los adultos por pura vergüenza y, por norma general, no tenemos los conocimientos o los recursos necesarios para darnos cuenta de todo lo que le ocurre.

Tiempo y dedicación

Hay algo que debemos tener claro y es que la evaluación de la esquizofrenia infantil es un proceso continuo. No es como una dificultad al hablar o problemas al dormir, son muchos síntomas que se relacionan entre sí y que derivan fácilmente en otros problemas. A su vez, debemos tener en cuenta que es similar a la esquizofrenia adulta en que habitualmente hay otros trastornos que requieren ser tratados por separado. No servirá de nada que trabajemos sobre la esquizofrenia del pequeño si tiene otros síntomas ajenos que decidimos aparcar pensando que son menos importantes.

¿sabías qué...?

La esquizofrenia tiene el dudoso honor de ser uno de los trastornos más documentados y del que menos sabemos sobre cuestiones como por qué surge y cómo tratarla con efectividad asegurada.