Cuáles son los síntomas de la endometriosis

¿Cómo saber si es un simple cólico o un problema más grave?

Cuántas mujeres no sufren cada mes de dolores que pueden llegar a ser incapacitantes, y que a pesar del dolor tan fuerte, no le damos la importancia suficiente pues están acostumbradas a sufrirlo cíclicamente y a escuchar que muchas mujeres también lo padecen. Pero cuando se trata de un simple cólico por la inflamación que produce todo el proceso de la ovulación, o cuándo estamos frente a un problema de salud que puede traer serías complicaciones en el ámbito reproductivo.

Por esto es importante que conozcas, (si no es que ya has escuchado bastante), todo sobre la endometriosis y cómo poder identificar si es necesario acudir con nuestro ginecólogo para que nos revise y oriente sobre el mejor tratamiento para nosotras.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es la presencia de glándulas y tejido endometrial funcionante fuera de la cavidad uterina (en simples palabras, tejido del útero que se encuentra fuera de este). Este tejido se adhiere a los órganos de la pelvis y empieza a crecer. Este tejido endometrial desplazado, causa irritación en la pelvis que puede provocar dolor e infertilidad.




Durante cada ciclo menstrual, la mayor parte del revestimiento del útero y la sangre sale a través del cuello uterino y se elimina a través de la vagina. Sin embargo, una porción de este tejido entra en la pelvis a través de las trompas de Falopio. Las mujeres que desarrollan endometriosis pueden ser sencillamente incapaces de eliminar estas células de la pelvis.

La gravedad y el curso de la endometriosis son altamente impredecibles, algunas mujeres pueden tener unos pocos implantes de endometriosis en la superficie de la pelvis, el peritoneo o los órganos pélvicos, o pueden invadir el peritoneo y crecer como nódulos. También pueden crecer en la superficie del ovario o invadirlo y formar quiste que llevan el nombre de quiste de chocolate. El mayor problema de la endometriosis es la formación de tejido cicatricial, llamadas adherencias, las cuales pueden evitar que las trompas de Falopio recojan el óvulo durante la ovulación.

Síntomas de la endometriosis

Una vez que ya conocemos un poco más sobre que es la endometriosis, veamos cuáles son sus síntomas, si bien 1 de cada 3 mujeres con endometriosis, cursan asintomáticas.

  • Cólico menstrual: muchas mujeres experimentan dolores menstruales leves, que se consideran normales. Cuando los dolores son más intensos, reciben el nombre de dismenorrea, lo cual puede ser un síntoma de endometriosis o de otros tipos de patología pélvica. Los cólicos intensos pueden producir náuseas, vómitos o diarrea.
  • Relaciones sexuales dolorosas: la endometriosis puede causar dolor durante o después de las relaciones sexuales, afección llamada dispareunia. Esto puede ser por el impacto sobre un nódulo blando de endometriosis ubicado detrás del útero o por dolor en un ovario vinculado por tejido cicatricial a la parte superior de la vagina.
  • Infertilidad: se presume que la endometriosis altera el entorno pélvico de manera sutil pero importante, causando inflamación, alteración del sistema inmune, cambios hormonales, función anormal de la trompa de Falopio, deterioro de la fecundación e implantación.

La sintomatología clásica es: dismenorrea y dolor pélvico con o sin dispareunia. Sin embargo algunos otros síntomas que se pueden presentar son: diarrea, constipación, dispepsia (malestar intestinal), disuria (dolor al orinar), hematuria (sangre al orinar).

También, durante una visita al ginecólogo, podemos sentir dolor a la palpación de órganos pélvicos, con o sin restricción del movimiento de las estructuras pélvicas a la palpación.

Podemos utilizar estar información para orientarnos y acudir con nuestro ginecólogo a que nos revise, sin embargo, para poder diagnosticar certeramente la endometriosis, es necesario que se realicen estudios de imagen, en donde con ayuda de una cámara, el médico identificará el lugar exacto de las lesiones y podrá ofrecer un tratamiento efectivo, y así evitar complicaciones que puedan ocasionar daños irreparables a nuestra anatomía femenina.

¿sabías qué...?

La primera referencia de la endometriosis aparece en 1690, cuando el médico alemán Daniel Shroen describió la presencia de unas “úlceras” diseminadas por el abdomen, especialmente en la pelvis inferior, que aparecían sólo en mujeres en edad reproductiva.