Síntomas del dolor de apéndice

La apendicitis necesita tratamiento inmediato, conoce cuáles son sus síntomas

Quién no ha conocido a alguien a quien le hayan extirpado el apéndice, desde aquellos a los que se les diagnosticó a tiempo y se les realizó un cirugía sin tanto riesgo, hasta aquellos a los que el diagnóstico fue tardío y la cirugía se complico hasta poner en riesgo su vida.

Por esto es importante que conozcamos la región donde se encuentra el apéndice, a qué síntomas debemos de darle importancia, y si reconocemos alguno de los síntomas que aquí se presentan, nunca medicarse hasta descartarla, ya que pueden enmascarar la sintomatología (disminuir el dolor sin haber tratado con el problema) y atrasar el tiempo en el que se dé un tratamiento adecuado y con ello aumentar el riesgo de complicaciones.

​¿Qué es el apéndice y qué puede causar su inflamación?

​El apéndice es un órgano pequeño, en forma de tubo que se encuentra unido en la primera parte del intestino grueso. Hasta este momento no se ha encontrado una función definida, pero se cree que tiene implicaciones en el sistema inmunológico. La inflamación del apéndice se da principalmente por una obstrucción, ya sea por materia fecal, algún cuerpo extraño y en raras ocasiones por un tumor.




Una vez que el apéndice es bloqueado, aparece un aumento de presión interna, problemas con el flujo sanguíneo e inflación. En pocas palabras, no llega la sangre suficiente y empieza a sufrir, si el bloqueo no es diagnosticado a tiempo, puede morir el tejido, ocasionando una apendicitis complicada, pudiendo romperse y diseminar la infección hacia el abdomen, lo que se conoce como peritonitis.

El mayor número de casos se da en pacientes entre los 10 y los 29 años, sin importar sexo y teniendo cierta relación familiar. Aún cuando sea a estas edades que se da el mayor número de casos, la apendicitis puede afectar a cualquier persona.

​¿Cuáles son los síntomas de la apendicitis?

​El síntoma principal es el dolor en el abdomen, generalmente del lado derecho, que va empeorando con el correr del tiempo. El problema para poder identificar un dolor de apéndice, es que existen diferentes órganos que se encuentran en la misma posición, por lo que el dolor puede confundirnos con una colitis, dolor de páncreas, ect. Por ello, describiremos un poco más las características de un dolor de apéndice, ya que es importante que no lo descartemos a la primera pues puede traer complicaciones bastante importantes.

El cuadro doloroso típico se caracteriza por:

  • Dolor de localización cambiante, puede iniciar en región periumbilical, para posteriormente terminar localizándose en la fosa iliaca derecha (esto en el 74% de los casos), en un pequeño porcentaje, el dolor puede tener una localización en la mitad inferior del abdomen o central. Aquí encontramos el punto de McBurney​, presionando y causando dolor directamente en la región anatómica donde se encuentra el apéndice.
  • Tiende a ser más intenso en una determinada zona, a diferencia de los cuadros de dolor abdominal inespecífico, en que suele ser más difuso.
  • No se irradia a región lumbar, a diferencia del dolor de origen urológico.
  • Los movimientos y la tos, aumentan el dolor de la apendicitis.
  • Dolor variable, habitualmente al comienzo es cólico y después se hace constante.
  • La presencia de manifestaciones asociadas, como náuseas y vómitos es muy frecuente, incluso más que en otras causas de abdomen agudo, no obstante su presencia no es indicativo de apendicitis, aunque su ausencia es rara si se trata de una auténtica apendicitis.
  • La presencia de episodios de dolor abdominal similares al actual es un dato en contra de la apendicitis.
  • La perforación del apéndice es más frecuente en pacientes muy jóvenes o de edad avanzada.

El resto de la exploración general presenta escaso valor, suele haber fiebre y leucocitosis junto con una sensación de enfermedad importante con congestión facial y dolor abdominal intenso.

Si el apéndice se rompe, se tendrá un alivio de dolor por corto tiempo y una sensación de mejoría, sin embargo, el dolor pronto empeora y el cuadro empeora.

El tratamiento generalmente es cirugía para extirpar el órgano, tan pronto se realice el diagnóstico. Si se ha realizado una tomografía computarizada y se ha encontrado un absceso, este puede tratarse primeramente con antibióticos y hasta que se resuelva y la inflamación haya desaparecido.

Los exámenes utilizados para diagnosticar la apendicitis no son perfectos, por ello, durante la operación se puede observar un apéndice normal. En este caso, el cirujano valorará si extirpa el apéndice y realizará una exploración del resto del abdomen para buscar otras causas de dolor.

Ahora que ya conocimos un poco más la sintomatología de la apendicitis, y si estamos ante un cuadro que presente varios de los síntomas antes mencionados, debemos acudir a que nos revise un médico y no automedicarnos pues podemos complicar el cuadro y exponerlos a un descenlace trágico. En caso de que nos hayamos automedicado, es importante que se lo comuniquemos a nuestro médico para que tome las medidas necesarias.

¿sabías qué...?

En 1961, el médico cirujano soviético Leonid Rogozov sufrió apendicitis en la Sexta Expedición Soviética a la Antartida y se operó a si mismo con la ayuda de un espejo.