Cuáles son los síntomas de los cálculos renales

Identificar la presencia de un cálculo renal puede evitar un daño a nuestros riñones

Muchas veces hemos escuchado que nuestro vecino, tío o amigo tiene piedras en los riñones, y pueden ofrecernos muchísimas causas de ellos, desde falta de agua hasta el consumo de ciertos medicamentos; sin embargo, es importante que realmente conozcamos qué pueden causarlos y qué síntomas aparecen, para que seamos capaces de identificar esta enfermedad y poder tratarla a tiempo, ya que si la dejamos pasar, puede conducir al desarrollo de una enfermedad renal grave y hasta poner en riesgo nuestros riñones.

 

    Índice

Que són los cálculos renales

Los cálculos renales o piedras en los riñones, son, aunque no pareciera, uno de los desórdenes más comunes al presentarse en casi un 10% del total de la población, aunque sea una sola vez en la vida. Es más frecuente en hombres que en mujeres, y también en personas con historia familiar de cálculos renales o aquellas personas que han padecido de cálculos anteriormente.

Estos cálculos son como masas de cristal que se forman en el riñón. Su desarrollo depende de los químicos que se encuentran en la orina. Ciertos químicos pueden acelerar el crecimiento de los cálculos, mientras que otros previenen la formación de estas piedras.

La mayoría de los cálculos están compuestos de calcio, pero otros pueden estar formados por ácido úrico, fosfato y otros químicos. Estos comienzan de tamaño pequeño y van haciéndose más grandes a través del tiempo. Las piedras pueden permanecer en el riñón o pueden trasladarse a través del uréter, pero pueden formarse en la vejiga o en la uretra.

Algunas causas de formación de cálculos renales pueden ser:

  • Infecciones reiteradas o recurrentes de las vías urinarias
  • Bloqueo de las vías urinarias
  • Problemas digestivos
  • Disminución de ingesta de líquidos
  • Consumo de ciertos medicamentos.

¿Qué síntomas pueden indicarnos que tenemos cálculos renales?

Podemos pensar que presentamos un cólico renal cuando:

  • Presentamos dolor al orinar
  • Orinamos con sangre
  • Existe un dolor agudo en espalda o en la parte baja del abdomen, que puede durar poco o mucho, y que puede acompañarse de nauseas y vómito.
  • Necesidad de ir al baño frecuentemente

Si el cálculo está bloqueando el flujo de orina se presenta el dolor, pero si el cálculo no bloquea el flujo de orina, este dolor podría no aparecer. También el dolor puede manifestarse si se mueve a través del uréter y aun cuando la localización de dolor generalmente es en la espalda, puede sentirse de igual forma en los costados, abdomen y/o ingles, dependiendo de donde se encuentre el cálculo.

Si llegamos a presentar estos síntomas, es importante que acudamos a nuestro médico de confianza, donde se pueden solicitar exámenes como:

  • Examen general de orina
  • Radiografías o Tomografía computarizada

Estos exámenes son para corroborar que se trata de un cálculo que esté obstruyendo la vía urinaria y para identificar el lugar donde se está presentando la obstrucción para que pueda ser eliminado.

  1. Me diagnósticaron cálculos renales y ahora ¿qué hago?

    Es importante saber que no todos los cálculos renales requieren tratamiento, las piedras o cálculos que no causan síntomas y no ponen en riesgo de daño al tracto urinario pueden expulsarse solas, ya que hasta el 80% de los cálculos renales pasan a través del tracto urinario mientras orinamos. En caso de una piedra sea lo suficientemente grande para no poder pasar, existen alternativas de tratamiento, como:

    • Litotricia: utilizando ondas de choque se rompe el cálculo en pequeñas partes. No es necesario realizar ningún tipo de incisión.
    • Ureteroscopía: se utiliza un endoscopio el cual se coloca ya sea en uretra, vejiga para que el cálculo sea removido.
    • Nefrolitotomia percutánea: se coloca un endoscopio en el riñón directamente a través de la piel de la espalda hasta que se localiza el cálculo y es removido. (Generalmente este procedimiento se realiza para cálculos muy grandes)

La presencia de cálculos renales o piedras en los riñones, es una condición que a pesar de que puede parecer lo contrarios, es muy frecuente en la población, sin embargo, la mayoría de las veces la resolución es espontánea. Si tú leíste este artículo y presentas o conoces a alguien que presente alguno de estos síntomas, deben de acudir para un diagnóstico y tratamiento oportuno, ya que si no se trata a tiempo, puede desarrollarse una lesión en los riñones que puede poner en riesgo su función.

¿sabías qué...?

Se han identificado cálculos del tamaño de una pelota de golf.