Síntomas de un ataque de asma

Te presentamos los datos de alarma que nos indican la gravedad del cuadro

El asma es un trastorno respiratorio crónico, que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias. Algunas causas y desencadenantes son comunes a todas la personas que sufren la enfermedad, pero hay también diferencias individuales.

Es importante conocer que factor es el que desencadena esta respuesta, para poder alejarlo una vez que hayamos identificado está alrededor de nuestro paciente, esto para cortar el estímulo que condiciona la reacción alérgica. Pero una vez que ya está presente el cuadro.

 

Exacerbaciones o ataques de asma




Las exacerbaciones de asma (crisis o ataques), son episodios de un aumento progresivo de falta de aire, tos, sibilancias (silbido en el pecho) y opresión torácica o una combinación de síntomas. 

Los ataques de asma se pueden dividir en leves, moderados o severos (graves). 

Dejamos una pequeña descripción de las características de cada uno de ellos, pero recuerda, el asma es un padecimiento que aún cuando nosotros o nuestro familiar tenga episodios controlados, diversas situaciones pueden provocar que se agrave el cuadro, algunos ejemplos son: extremos de la vida, infección de vías respiratorias concomitantes, desnutrición, y todo aquello que disminuya las defensas de nuestro organismo.

Los ataques de asma grave, ponen en peligro la vida. Su tratamiento requiere de una supervisión médica especializada.

Ataques leves

Los ataques de asma leves son aquellos que presentan síntomas nocturnos, ocasionando que el paciente se despierte durante la noche, y un aumento en el uso de medicamentos broncodilatadores, estos ataques pueden ser manejados en el hogar si el paciente está preparado y tiene un plan de tratamiento personal para el asma que incluye los pasos de acción.

Ataques moderados y graves

Los pacientes deben de buscar asistencia médica inmediata si:

  • Al paciente estando en reposo e inclinado hacia adelante le hace falta el aire, habla con palabras entrecortadas más que con frases, está agitado, adormecido o desorientado, tiene bradicardia (frecuencia cardiaca baja) y una frecuencia respiratoria superior a 30 respiraciones por minuto.
  • Las sibilancias son muy fuertes o ausentes.
  • El pulso es mayor a 120/min, (160 en infantes)
  • El paciente está exhausto o cansado.

La intensidad de cada uno de los síntomas anteriores es lo que determinará la gravedad del cuadro.

¿Cuándo debo de acudir directamente al hospital?

Cuando estamos ante uno de los siguientes antecedentes es importante que nos vayamos directamente al hospital:

  • Pacientes con historia de cuadros de asma grave que requirieron intubación y ventilación.
  • Han sido hospitalizados o acudido a urgencias, a causa del asma en el último año.
  • Pacientes que reciben o ha recibido recientemente glucocorticoides orales.
  • Quienes no están recibiendo glucocorticoides inhalados.
  • Quienes son dependientes de B2 agonistas (salbutamol) inhalados de acción rápida.
  • Pacientes con antecedentes psiquiátricos o psicosociales, incluyendo aquellos que usan sedantes.
  • Pacientes con historia de incumplimiento del plan de tratamiento del asma.

Es importante que si en casa hay un familiar que padece asma, aprendamos a reconocer los síntomas que nos pueden avisar e indicar qué tipos de crisis podemos manejar desde casa y en qué crisis debemos de acudir inmediatamente a un hospital.

¿sabías qué...?

Los ataques de asma pueden ser causados por inhalar aire frio, una emoción extrema, un enfado, una sensación de miedo o el ejercicio físico. 

comenta y pregunta