Cuáles son los síntomas de la artrosis

Te mostramos los principales síntomas de esta enfermedad reumática

La artrosis es una enfermedad reumática degenerativa que implica un deterioro del cartílago articular lo que con el tiempo afectar al hueso debajo de él así como a los músculos circundantes, lo cual genera una serie de molestos síntomas en el afectado. Generalmente afecta a las personas mayores de 55 años y es más frecuente en las articulaciones de las rodillas, manos, caderas y de la columna. 

En Spoots te mostramos los síntomas de la artrosis.

    Índice

  1. Dolor articular

    El dolor que se siente al tener artrosis normalmente está limitado a la zona articular que presenta problemas. Este dolor podría empeorar durante el movimiento articular o bien después de él, aunque en casos no severos de artrosis el dolor podría no manifestarse si la articulación está en reposo, apareciendo con el repentino movimiento.

    En muchos casos, el dolor puede disminuir si se presiona firmemente en los músculos alrededor de la articulación afectada. En la artritis, en cambio, el dolor está asociado a una inflamación articular. Puedes ver las principales diferencias entre la artritis y la artrosis en nuestro artículo.

  2. Rigidez en la articulación

    La rigidez en la articulación es otro síntoma frecuente de la artrosis, y tiende a manifestarse con mayor intensidad por las mañanas, luego de levantarse (esto es, después de un largo periodo de inactividad) o bien al levantarse del escritorio luego de estar todo el día sentado. Si sientes estos síntomas, resiste la tentación de acostarte pues la mayoría de los casos tienden a solucionarse al entrar la articulación en calor por el movimiento.

  3. Crujido

    Crujido

    Los pacientes con artrosis frecuentemente escucharán un sonido en forma de crujido cuando movilizando una articulación, especialmente después de un tiempo prolongado de inactividad. Esto se debe a que los cartílagos en ambos lados de las articulaciones rozan entre sí. En una persona normal este sonido no aparece por que el cartílago es suave, además de la existencia del líquido sinovial, el cual funciona como un lubricante.

    En personas con artrosis, el cartílago perderá parte de su acuosidad, lo que generará el típico sonido de crujido con el movimiento.

  4. Deformidades

    Con el desarrollo de la enfermedad, pueden aparecer deformidades articulares como causa del aumento del componente óseo, especialmente en las manos (con mayor prevalencia en las mujeres). Cuando los huesos que rodean al cartílago se vuelven débiles, aparecen pequeños agrietamientos en su superficie. El líquido sinovial (que rodea al cartílago) entonces penetrará en estos agrietamientos provocando quistes, los cuales irritarán al hueso.

    El hueso entonces responderá formando osteofitos, el cual es una protuberancia o crecimiento excesivo de tejido óseo. Cuando ocurren en los extremos de los dedos, se les llama nódulos de Heberden, mientras que los crecimientos óseos que suceden en la parte media de los dedos tienen el nombre de nódulos de Bouchard.

    Para saber cómo combatir los nódulos reumatoides, entra en nuestro artículo.

  5. Pérdida de flexibilidad

    Pérdida de flexibilidad

    Las personas que comienzan a desarrollar artrosis pronto se dan cuenta que realizar ciertos movimientos articulares ya son tan fáciles como antes. El dolor articular y su rigidez hará que el paciente reduzca su rango de movimiento articular, no pudiendo por ejemplo completar movmientos naturales de flexión de las extremidades. En general, la pérdida de flexibilidad es un proceso gradual.

Si quieres saber más del tema de la artrosis, te invitamos a leer nuestro artículo sobre los mejores alimentos para combatir la artrosis.

¿sabías qué...?

La artrosis se da con más frecuencia en las mujeres, pero algunos factores de riesgo que fomentan su aparición son la obesidad, la edad y las actividades físicas que implican un gran esfuerzo en ciertas articulaciones.