Síntomas del alcoholismo

Conoce los síntomas más habituales de esta adicción

La dependencia al alcohol es con diferencia la adicción más extendida en el planeta. Su vertiente social junto a la legalidad del consumo ha producido que existan millones de personas adictas sin llegar a plantearse su problema. El alcoholismo se entiende como una toma constante e intenta de alcohol que interfiere en nuestro día a día. De esta forma, se aleja del consumo esporádico y del que se realiza diariamente pero en cantidades ínfimas.

Hay que tener en cuenta que el alcohol genera una fuerte tolerancia tanto a su consumo como a sus consecuencias. Una persona acostumbrada a beber no se dará cuenta del problema que sufre al haberse habituado a los síntomas del alcoholismo. Por supuesto la forma de habituarse es bebiendo cada vez más, lo cual afectará principalmente a nuestro organismo interiormente. En casos así es fundamental que comencemos con un chequeo médico antes de trabajar la parte conductual.

Pasemos a ver cuáles son los síntomas de una persona alcohólica.

    Índice

  1. Pensamientos alrededor del alcohol

    Imaginarnos bebiendo, planificar una fuerte toma, anhelar el sabor del alcohol y otros pensamientos son clave en el alcoholismo. Cuando el alcohol forma parte de nuestros pensamientos es cuando más debemos sospechar de sufrir el problema. Muy habitual cuando nuestra vida se ha acomodado de tal forma que el trabajo y las responsabilidades diarias ocupan la mayoría de nuestro tiempo, haciendo que el alcohol cumpla el papel de evasor para conseguir relajarnos supuestamente.

  2. Beber sin tener motivación real por hacerlo

    Más allá de la clásica cerveza encontramos a muchas personas que beben solas a cualquier hora del día sin que se planteen tomar otra cosa. En el alcoholismo bebemos como alternativa al agua independientemente de la situación. Cuando estas tomas espontáneas se producen a lo largo del día sin control es cuando podemos decir claramente que nos hemos vuelto dependientes al alcohol.

  3. Inquietud cuando llevamos cierto tiempo sin consumir

    El llamado síndrome de abstinencia trasladado a un producto tan cotidiano como es el alcohol. En este caso la inquietud al no consumir se entiende ya como síntoma del alcoholismo sin tener que cumplir los puntos más extremos. Por supuesto el nerviosismo, la pérdida de apetito o la incapacidad para concebir el sueño de la abstinencia también pueden darse pero tenemos que tener en cuenta el factor social del alcohol: no tomarlo en situaciones concretas hará que nos sintamos 'distintos' sin llegar a entenderlo.

  4. Problemas de memoria

    El alcohol afecta a la memoria cuando se consume de forma prolongada. No es solo la clásica laguna temporal cuando hemos tenido una fuerte sesión bebiendo, si nos cuesta recordar eventos de larga duración o etapas completas debemos sospechar de sufrir alcoholismo. Estos olvidos se pueden llegar a trasladar a la vida diaria teniendo descuidos constantes, mezcla de la influencia del alcohol como de los síntomas psicológicos asociados a su consumo.

  5. Dificultades atencionales

    Estrechamente relacionados con los problemas de memoria, el alcohol puede llegar a afectar a nuestra capacidad atencional. Nos despistamos con facilidad, se nos hace más difícil seguir el hilo entero de una conversación y nos descuidamos en nuestras tareas diarias. Sobra decir que cuanto más alcohol consumamos más difícil se hará que prestemos la suficiente atención a todos los elementos de nuestro ritmo diario.

  6. Perjuicios en nuestras responsabilidades

    La parte más dura y en la que la mayoría de alcoholicos toman conciencia de lo que les ocurre. El alcohol cambia nuestra vida hasta el punto de verse afectadas nuestras responsabilidades más directas. Problemas en el trabajo, distanciamiento con nuestros seres queridos, deterioro en nuestra higiene personal... Todos los puntos pueden llegar a verse afectados sin que nos demos cuenta hasta que se alcanza un punto crítico.

¿sabías qué...?

El alcohol ha alternado siempre entre la legalidad y la prohibición. Aunque en la actualidad ya es prácticamente imposible que vuelva a limitarse su consumo siguen existiendo pequeños grupos que abogan por su prohibición absoluta.

comenta y pregunta