¿Qué es Síndrome de Gilbert?

Te explicaremos en qué consiste la enfermedad de Gilbert, un trastorno hepático infeccioso

Hoy en Spoots hablaremos del síndrome de Gilbert, una enfermedad del hígado hereditaria y benigna, que conlleva un nivel elevado de bilirrubina en la sangre y en algunos casos el desarrollo de un color amarillento en la parte blanca del ojo y en la piel, especialmente ante casos de estrés, fatiga o infección, pero que en general no resiste un mayor riesgo a la salud. 

Te informaremos sobre todo lo que necesitas saber sobre este síndrome, sus causas, consecuencias, síntomas más comunes y maneras de combatirla.

 

¿Cuáles son las causas del síndrome de Gilbert?




El síndrome de Gilbert es causado por la disminución en la capacidad de captar la bilirrubina por el hepatocito (célula hepática). A su vez, la bilirrubina se produce como causa de la descomposición de los glóbulos rojos por parte del hígado, una vez envejecidos (normalmente los glóbulos rojos viven 120 días). Ahora bien, lo normal es que este producto sea depositado en los intestinos para que pueda luego ser evacuado a través de las deposiciones normales del cuerpo (orina o material fecal). El problema se presenta entonces cuando el nivel de bilirrubina es tan alto que el hígado no es capaz procesarla con la velocidad esperada. Lo que no se alcanzó a procesar de la bilirrubina entonces es absorbido por la piel y los tejidos, los cuales adquirirán un color amarillento, a lo cual se llama ictericia.

¿Cuál es la enzima que conjuga la bilirrubina?

La enzima que conjuga la bilirrubina es llamada UGT (una abreviación de su largo nombre: uridinadifosfato glucuroniltransferasa). Ahora bien, en las personas con Gilbert, esta enzima se encuentra en una cantidad reducida, de alrededor de un 30% de su valor normal. Por lo tanto, al no tener tanta cantidad de esta enzima UGT, el cuerpo no podrá procesar la bilirrubina en el hígado con la rapidez necesaria, como habíamos comentado antes.

¿A qué se refiere el doctor cuando habla de bilirrubina directa o indirecta?

La bilirrubina total en el cuerpo es una suma de bilirrubina directa (o conjugada) e indirecta (o no conjugada). La bilirrubina, como habíamos mencionado, debe pasar normalmente por el hígado y ser conjugada (o unida) por el ácido glucurónico (a través de la enzima UGT, ¿recuerdas?), lo cual hace que pueda se soluble en agua y posteriormente eliminada por la bilis. La bilirrubina resultante de este proceso normal es la bilirrubina directa.

La bilirrubina indirecta, por otra parte, se une a la albúmina y no es soluble en agua, debiendo llegar al hígado a través de la sangre para poder transformarse en bilirrubina indirecta, y por ende, ser eliminada vía intestinos.

¿Cuáles son los niveles normales de bilirrubina directa e indirecta?

Cuando se hace un análisis de sangre, entre un 70 y 85% debería corresponder a bilirrubina indirecta. Una persona sana debería tener niveles de bilirrubina total entre 0,1 y 1mg/dL (algunas fuentes hablan de un valor máximo normal de hasta 1,9 mg/dL), y entre 0,1 a 0,3 mg/dL para la bilirrubina directa. Los que sufren de Gilbert, tendrán una bilirrubina total elevada, pero siempre a causa de la indirecta.

¿Es peligroso para mi cuerpo?

La verdad es que el sindrome de Gilbert no representa peligros para el cuerpo, al tratarse de un síndrome benigno.  El paciente no sufrirá complicaciones hepáticas o de algún otro tipo y tampoco hay necesidad de vacunarse o de seguir un tratamiento específico. Sin embargo, en algunos casos, se ha observado que existe un mayor riesgo a sufrir complicaciones hepáticas en casos de dosis elevados de ciertos fármacos, como el paracetamol.

¿Cuáles son sus síntomas?

La aparición de ictericia en la piel (asociada a un color amarillento) es el principal síntoma de esta enfermedad.  En muchas ocasiones, este color amarillento se presenta en la parte blanca del ojo. Otros síntomas que podrían aparecer son:

  • pérdida de apetito
  • mareos
  • diarrea
  • dolor abdominal

¿Qué factores promueven los síntomas del Gilbert?

La ictericia de la cual hablábamos podría aparecer de forma más severa en caso de algunos sobreesfuerzos del cuerpo como:

  • ayuno prolongado
  • estrés agudo
  • fatiga
  • desórdenes alimentarios
  • falta de sueño
  • infecciones diversas (por ejemplo, la gripe)
  • deshidratación

¿Cuál es la prevalencia de esta enfermedad?

El síndrome de Gilbert afecta a aproximadamente al 3-7% de la población, y su diagnóstico se presenta casi siempre entre los 20 y 30 años de edad, ya que en cualquier resultado de un análisis de sangre rutinario quedará patente el elevado nivel de la bilirrubina.

Precauciones

Las consecuencias de padecer la enfermedad de Gilbert ya hemos visto que no son alarmantes, sin embargo es importante cuidar que no haya episodios constantemente para así resguardar la salud de nuestro hígao y evitar futuras complicaciones. Al ser una enfermedad que no tiene cura y quien la padece convive con ella, es importante ser cuidadosos y considerar lo siguiente:

  • Llevar una dieta adecuada y libre de grasas, sobre todo en niños y las mujeres durante el embarazo. Una alimentación balanceada es fundamental para mantener los valores de bilirrubina estables.
  • Hacer deporte regularmente para mejorar el metabolismo
  • Evitar el alcohol y los los excesos en general
  • Evitar situaciones de estrés

Esperamos te haya quedado más clara este trastorno. Se considera una enfermedad hepática si bien al creer que origen es infeccioso, también se clasifica como una enfermedad infecciosa.

¿sabías qué...?

La enfermedad de Gilbert fue descrita por primera vez en 1901 por el gastroenterólogo Augustin Nicolas Gilbert.

comenta y pregunta