Qué es el síndrome de fatiga crónica

¿El cansancio que sientes es normal, o sufres de Síndrome de Fatiga Crónica?

Cuántas veces hemos oído o dicho que estamos teniendo cansancio acumulado o crónico, sin saber realmente a lo que nos referimos, ya que muchas de esas veces con unos días de vacaciones o descanso recargamos pilas al 100%. Desafortunamente, el actual estilo de vida, no nos permite tomar estos días para recargarnos cuando son necesarios, promoviendo el desarrollo de diferentes enfermedades ya que nuestro sistema inmunológico también sufre de nuestro cansancio.

Por ello, es importante que entendamos qué es la fatiga y diferentes conceptos que nos ayudarán a darnos cuenta cuándo es momento imperativo de descansar, ya sea por un exceso de trabajo o por alguna enfermedad que disminuye nuestra capacidad de recuperación.

En Spoots te contamos qué es el síndrome de fatiga crónica (SFC).

¿Qué es la fatiga?




Se entiende por fatiga, la sensación de agotamiento o dificultad para realizar actividad física o intelectual que se recupera tras un periodo de descanso. Según la intensidad y duración de la fatiga se pueden considerar distintos conceptos de fatiga:

  • Fatiga o astenia: Sensación de dificultad para realizar una actividad física o intelectual. Esta sensación se recupera tras un periodo de descanso.
  • Fatiga prolongada: Fatiga de duración superior a 1 mes.
  • Fatiga crónica: Fatiga que se presenta de forma continuada o intermitente durante más de 6 meses en adultos y 3 meses en niños. Puede ser idiopática (sin causa identificada), o secundaria (causa conocida).
  • Síndrome de fatiga crónica: Sensación de fatiga prolongada durante más de 6 meses sin causa justificada y que además cumple determinados criterios de Fukuda.

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica?

El síndrome de fatiga crónica, también llamdo de encefalopatía miálgica o encefalomielitismiálgica, es un trastorno debilitante y complejo que se caracteriza por un cansancio intenso que no mejora con el descanso en la cama y que puede empeorar con el esfuerzo físico o mental y/o con el reposo prolongado, acompañado de síntomas de predominio muscular como: debilidad, dolor e intolerancia al ejercicio físico, disfunción neurocognitiva, entre otras. Las personas con este síndrome a menudo realizan actividades a un nivel mucho menor (hasta un 50%) de lo que eran capaces antes de la aparición de la enfermedad. La causa o causas no se han identificado, y no se dispone de pruebas de diagnóstico específicas.

Aún cuando la causa o causas no se conocen, en los últimos años se ha producido un importante incremento en el número de consultas sanitarias con sintomatología de fatiga crónica, relacionados con el curso de infecciones como virus de la hepatitis B, C, poliomelitis y VIH, así como sintomatología asociada a enfermedades psiquíatricas primarias, relacionadas con la administración de terapias contra el cáncer y asociada a sobreentrenamiento.

¿Cómo es el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica?

Aún cuando se han encontrado algunas enfermedades que pueden cursar con fatiga crónica, para hacer el diagnóstico de síndrome de fatiga crónica, el médico debe primeramente descartar la presencia de enfermedades o alteraciones psiquíatricas que tengan una sintomatología similar, haciendo uso de una historia clínica completa, un examen físico completo, pruebas que evaluen el estado mental y pruebas de laboratorio. La importancia de este primer paso, es que si se encuentra una enfermedad como causa de la fatiga crónica, con el tratamiento de ésta, puede mejorar la sintomatología y podemos decir que los síntomas de fatiga son causados por un daño físico muy bien identificado.

Por lo tanto, una vez que se descarte alguna enfermedad causante del cuadro, para poder hacer el diagnóstico se deben de cumplir 3 criterios:

  • Que la persona haya tenido fatiga crónica intensa durante 6 meses consecutivos o más que no se deba a un esfuerzo actual u otras afecciones asociadas a la fatiga.
  • Que la fatiga interfiera de manera significativa con nuestras actividades diarias y/o el trabajo.
  • Que tengamos simultaneamente 4 o más de los 8 síntomas siguientes:

1- Malestar por más de 24 hrs después de esfuerzo físico

2- Sueño no reparador

3- Deterioro significativo de la memoria a corto plazo o concentración

4- Dolor muscular

5- Dolor en articulaciones sin hinchazon ni enrojecimiento

6- Dolores de cabeza

7- Sensibilidad en ganglios de axilas o cuello

8- Dolor de garganta frecuente o recurrente.

Estos síntomas deben haber persistido o reaparecido durante 6 meses consecutivos o más desde el inicio del trastorno y no deben haber precedido a la fatiga.

Pueden haber muchas enfermedades que condicionen un cuadro de fatiga severa, pero que al momento de tratar la enfermedad de base, ceda. Si no es así, sabemos que solamente se podrá controlar el malestar y es aquí donde entran las terapias como acupuntura, masajes suaves, respiraciones profundas, terapias de relajación, yoga, tai chi, ejercicios ligeros y estiramiento antes de dormir, armar rompecabezas, crucigramas, juegos de cartas, entre otros para ayudar a la memoria y la concentración.

Si has presentado alguno de estos síntomas, recuerda que puede haber alguna enfermedad que la esté causando y no es solamente tu ritmo de trabajo o actividad física, así que como siempre lo recomiendo, acude con tu médico de confianza para que pueda llegar al diagnóstico y pueda orientarte para que ya no sufras los molestos síntomas, y si es secundario a alguna enfermedad poder combatirla.

¿sabías qué...?

Dentro de la comunidad médica existe una corriente para englobar la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica y otros síndromes relacionados dentro de una categoría más amplia llamada síndrome de sensibilización central, también conocido por sus siglas en inglés CSS, en las que se da una hiperexcitación de ciertos grupos de neuronas, especialmente aquellas relacionadas con la sensación de dolor.