Sangre en la orina (hematuria) - Causas

Razones que provocan la aparición de hematuria

La orina es de una de las sustancias de deshecho que el cuerpo humano segrega con el fin de eliminar el exceso de líquido y todo aquello que no sirve para el cuerpo humano. Se filtra a través de los riñones y llega hasta la vejiga a través del uréter. El proceso normal hará que expulsemos la orina con un aspecto, por lo general, amarillento claro.

La hematuria es la condición por la cual se presenta sangre en la orina. Cuando esto sucede puede deberse a diversas causas, y a pesar de que en la mayoría de las ocasiones no es grave, conviene acudir al médico para conocer las posibles razones que pueden haber originado la filtración de sangre en la orina.

    Índice

Tipos de hematuria

En general debemos de distinguir entre dos tipos diferentes de hematuria:

  • Hematuria microscópica: Hablamos de hematuria microscópica cuando la orina no cambia de color. Esto ocurre cuando la concentración de hematíes es muy baja y por tanto es necesario recurrir a la visión a través del microscopio para poder detectarla. Generalmente desaparece por si sola y no todas las personas son conscientes de haberla sufrido sin haberse hecho previamente un análisis de sangre.
  • Hematuria macroscópica: Cuando nos referimos a la hematuria macroscópica estamos hablando de una mayor presencia de hematíes que nos permite observar la coloración rosada de la sangre. No suele conllevar problemas de salud graves, pero es indispensable conocer las causas que la provocan.

A continuación vamos a comprobar cuáles suelen ser las causas más frecuentes de la aparición de una hematuria.

  1. Cálculos renales o cálculos en la vejiga

    La hematuria se produce con mucha frecuencia como consecuencia de la presencia de cálculos especialmente en el riñón aunque también puede ocurrir con la presencia de cálculos en la vejiga.

    La razón por la cual se peude presentar sangre en la orina es debido a los pequeños roces que las piedras ocasionan a su paso por los conductos de los órganos que resultan afectados y que facilitarán su expulsión. Cuando los cálculos se presentan en las vías urinarias hablamos de una litiasis urinaria.

    Este tipo de hematuria no resulta grave y desaparece al poco tiempo con ayuda de reposo y tras la expulsión de los cálculos.

  2. Infección renal o de la vejiga

    Otra de las causas más frecuentes de la aparición de sangre en la orina es una infección renal o una infección de orina (cistitis).

    Esta infección se origina en la mayoría de los casos por el proceso de colonización llevado a cabo por una bacteria que en circunstancias normales debería de encontrarse en el intestino, Escherichia coli (E. coli). Cuando estas bacterias permanecen en la zona de la vejiga, la infección no tendrá mayores complicaciones y se podrá tratar con medicación, sin embargo cuando las bacterias ascienden hacia el riñón, las consecuencias pueden ser más graves ante el riesgo de que se produzca una sepsis. Hablaríamos entonces de una pielonefritis.

    Cuando se presenta una infección de este tipo, es norla que aparezcan síntomas como por ejemplo las ganas frecuentes de orinar y el escozor y escasez de orina que se producen al momento de hacerlo. La hematuria acompaña en la mayoría de las ocasiones a la micción.

  3. Insuficiencia renal

    La insuficiencia renal, también conocida con el nombre de uremia, es una enfermedad que se caracteriza por la incapacidad que presentan los riñones para segregar orina cuya composición se asemeja más a la del agua. Cuando esto ocurre, los deshechos que deben de expulsarse no se filtran correctamente lo cual puede dar lugar a una acumulación de toxinas en el organismo.

    Como consecuencia de una mala filtración realizada por los riñones, es posible que se produzca la aparición de sangre en la orina. 

  4. Poliquistosis renal

    La poliquistosis renal es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por la formación de múltiples quistes en el riñón que hacen que estos se agranden. En los inicios de la enfermedad, el riñón se inflama y comienza a dejar de funcionar correctamente, lo cual provoca que se produzcan diversas alteraciones e infecciones renales que hacen que se produzca la hematuria.

    En ocasiones los quistes sangran, un hecho que provoca dolor y que puede ser muy molesto para la persona que lo padece. Muchas de las personas que sufren de poliquistosis renal, desarrollan este tipo de quistes también en el hígado.

  5. Procedimiento quirúrgico del riñón o en las vías urinarias

    Con frecuencia, los problemas renales que requieren de una intervención quirúrgica ya sea en el propio riñón en cualquier otro órgano relacionado con la secreción y deshecho de orina puede provocar que se produzca una hematuria. Esto se debe a la manipulación y el uso de material quirúrgico en cateterismos, biopsias o en la extirpación de un tumor, entre otras intervenciones.

    Por lo general este tipo de hematuria remite durante el proceso normal de reposo y curación hasta su práctica desaparición.

  6. Cáncer de vejiga o de riñones

    A pesar de que en un alto procentaje de casos, la presencia de hematuria no es indicativo de una enfermedad grave, resulta ser uno de los síntomas que puede alertarnos de la presencia de un cáncer de vejiga o un cáncer de riñón.

    La hematuria que se presenta en estos casos no provoca dolor, y es de tipo macroscópica, es decir, que puede observarse la tonalidad rojiza que la orina adquiere a simple vista. La hematuria no se presenta en todas las micciones, sino que lo hace de forma intermitente cuando el tumor sangra.

  7. Ingesta de ciertos medicamentos

    Curiosamente existen ciertos medicamentos que pueden provocar la presencia de hematuria. La mayor parte de los medicamentos que la provocan son los siguientes:

    • Anticoagulantes.
    • Cáscara sagrada.
    • Clofacimina.
    • Clorpromacina.
    • Clorzoxazona.
    • Dantrona.
    • Fenazopiridina.
    • Fenindiona.
    • Fenitoína.
    • Fenolftaleína.
    • Metildopa.
    • Metocarbamol.
    • Nitrufurantoína.
    • Rifampicina.
    • Santonina.
    • Sulfamidas.

Ante la presencia de hematuria, es conveniente llevar a cabo una serie de pruebas que nos ayudarán a determinar las causas y a proponer el tratamiento adecuado. Generalmente es suficiente con realizar un análisis de sangre y de orina, una ecografía y una radiografía. En función de los resultados, el especialista determinará la necesidad de realizar pruebas más específicas y complementarias.

¿sabías qué...?

La sangre representa aproximadamente el 7% del peso total de un ser humano.

comenta y pregunta