Cómo saber si tengo anemia: 10 pasos

Analizamos con detalle la anemia ferropénica, lejos la más común de todas

La anemia es un síndrome en el cual se observa como una deficiencia en la concentración de hemoglobina en la sangre, y en algunos casos esto puede también ser acompañado de una disminución de los glóbulos rojos o de hematocrito, pero no es correcto definir esta condición simplísticamente como una falta de glóbulos rojos pues en muchos casos se observa un número normal de glóbulos rojos en la sangre, y aún así puede existir la anemia en el paciente. También debemos aclarar que la anemia no es una enfermedad en sí, sino que un síntoma o signo que puede tener varias causas, entre ellas la deficiencia de hierro (anemia ferropénica, por lejos la más común).

Si te preguntas qué es la hemoglobina, te podemos decir que es una molécula localizada en el interior de los glóbulos rojos de la sangre y cuya función es transportar el oxígeno hasta los tejidos. Si tienes la sospecha de que estás bajo los niveles mínimos de hemoglobina, entonces lee con cuidado nuestro artículo sobre cómo saber si tengo anemia.

 

    Índice

  1. Niveles de ferritina en la sangre

    Para saber si se tiene anemia, la única forma concreta de averiguarlo es por medio de un análisis de sangre, para poder conocer si los niveles de hemoglobina están más bajos de lo normal. En lo que se refiere a los niveles normales de ferritina (hierro), estos deberían estar en los rangos siguientes:

    • Niveles normales de Hierro en adultos hombres: de 80 a 180 µg/dl
    • Niveles normales de Hierro en adultos mujeres: de 60 a 160 µg/dl
    • Niveles normales de Hierro en niños: de 50 a 120 µg/dl
    • Niveles normales de Hierro en niños menores de 1 año: de 100 a 250 µg/dl

    Otras fuentes nos entregan estos valores en otras unidades y rangos:

    • Hombres: 12 a 300 nanogramos por mililitro (ng/mL)
    • Mujeres: 12 a 150 ng/mL

  2. Otras mediciones

    También hay otros factores que se pueden analizar al momento de ver si un paciente tiene anemia ferropénica (la más común de todos los tipos de anemia):

    • Ferritina plasmática normal (µg/L): 50-200
    • Ferritina plasmática normal cuando hay anemia ferropénica (µg/L):
    • Absorción de hierro normal (%): 5-10
    • Absorción de hierro cuando hay anemia ferropénica (%): 10-20

    Debes consultar con el doctor para entender todas las variables de interés que deban ser analizadas y comentadas.

  3. Falta de aire

    La capacidad de respirar bien será uno de los síntomas que se deben observar para saber si existe anemia en nuestro organismo. Si sientes que solo puedes tomar cortas bocanadas de aire, sin importar cuánto te esfuerces por inhalar profundamente, esto podría ser un indicativo de que hay deficiencia de hierro. Esto se explica porque en los casos de anemia ferropénica, los niveles de oxígeno son tan bajos que muchos encuentran dificultad para respirar correctamente.

  4. Manos o pies helados

    Uno de los síntomas de los anémicos es una circulación sanguínea deficiente, lo cual se traduce en que las extremidades sufrirán un desblance térmico al no llegarles toda la sangre que debiera. Si has notado entonces que tus manos están siempre heladas (lo cual podría ser llamado a la atención de tu pareja) o que necesitas ponerte calcetines para dormir aún cuando haga calor, entonces podrías tener que chequearte con tu médico, especialmente si observas algunos otros síntomas de la lista de este artículo.

  5. Palidez en el rostro

    Algunas personas son más pálidas de lo normal y por eso no prestan mucha atención a su peculiaridad, pero debes saber que la piel pálida es otros posible signo o síntoma de la anemia. Esto se explica por el hecho de que una mala circulación (como vimos en el paso anterior) afectará en el color de la piel, haciéndola menos rosada. No se trata de que te veas como un vampiro para que recién te preocupes. Basta alguna tonalidad más pálida de lo normal, especialmente en conjunto con otros síntomas de alerta, para que sea mejor ir al doctor.

  6. Dolor en el pecho

    Sabemos que la mayoría de los casos de anemia implican una deficiencia de glóbulos rojos en la sangre (aunque no todos, pues hay casos en que el número de glóbulos es normal, variando su tamaño), lo cual hará que el corazón tenga que trabajar más duro para bombear la sangre al cuerpo. Siendo así, si observas que ante ejercicios de baja a mediana intensidad igualmente acabas fatigado y/o con una molesta sensación en el pecho, entonces también es bueno que te revises esta condición.

  7. Fatiga sin causa aparente

    Hay que destacar que el síntoma más común de la anemia es la fatiga. Por lo tanto, esto puede expresarse en una sensación de cansancio, poca energía y abatimiento sin una causa aparente (como la falta de sueño, respuesta al ejercicio intenso o alimentación deficiente en personas normales). Si esto te pasa a menudo o más veces de lo normal, entonces es hora de acudir a la consulta médica y pedir el análisis de sangre. Aun si descubrieras que no tienes anemia, estos síntomas también podrían ser una consecuencia de otros problemas de salud, como trastornos tiroideos o diabetes, por lo que asegúrate de que el doctor también descarte estas condiciones.

  8. Migrañas o dolores de cabeza

    Sabemos que la anemia se manifiesta por deficiencia de hemoglobina en la sangre, lo cual hará que tu cerebro también reciba menos oxígeno (pues la hemoglobina trasporta oxígeno en la sangre) y hierro de lo normal. Esto causará que las arterias de la zona del cerebro se hinchen, produciendo los molestos dolores de cabeza, además de otros síntomas que ya vimos, como dolor de pecho, fatiga o problemas cognitivos, entre otros. En casos extremos, esto puede llevar a un desmayo.

  9. Ritmo cardíaco irregular

    Hemos mencionado que en las persona con anemia el corazón debe trabajar más duro para poder hacer circular la sangre normalmente, y esto puede traer consecuencias en el órgano, como una palpitación irregular (al intentar el corazón compensar por la falta de energía), lo cual no tiene que estar ligado necesariamente a una enfermedad coronaria o a mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco. 

  10. Hormigueo en las piernas

    No se tiene claro por qué una persona podría tener esta sensación de hormigueo en las piernas, pero sí se tiene claro que la deficiencia de hierro puede estar relacionada con el síndrome de piernas inquietas (SPI). Esto hace que la persona tenga ganas incontrolables de mover las piernas, lo cual puede traer complicaciones a la hora de dormir bien por la noche. Estas molestas sensaciones pueden aparecer más frecuentemente en la zona de la pantorrila pero también puede afectar cualquier parte de la pierna.

    Algunas de las sensaciones, además del hormigueo, son el frio, la quemazón, la tirantez, el dolor o simplemente el sentir como si algo estuviese deslizándose por las extremidas inferiores.

Esperamos hayas podido ver los principales signos de la anemia, para que estés muy atento caso tengas uno o más de ellos, si bien será el médico quien determine en última instancia si tienes anemia o no. Es importante alimentarse bien para reducir los síntomas típicos de la anemia en caso de que se haya presentado, y para ello puedes consultar nuestro artículo sobre alimentos naturales para combatir la anemia.

¿sabías qué...?

Más de 3,5 millones de estadounidenses tienen anemia, haciéndola la enfermedad de la sangre más común en ese país.

comenta y pregunta