Riesgos de las personas con alteraciones o trastornos del sueño

Descubre los problemas más relevantes que los trastornos de sueño pueden provocar

Se entiende por trastorno del sueño cualquier tipo de alteración que no permita a quien lo padece, descansar las horas adecuadas y necesarias para que se restauren todas las funciones tanto físicas y psicológicas de una persona.

Cuando se produce un alteración del ritmo del sueño normal, comienzan a aparecer ciertos problemas de salud que inciden en la vida diaria de la persona que lo padece, incluso aumentan los riesgos de sufrir enfermedades graves y potencialmente mortales. Te enseñamos los principales riesgos que sufre una persona con trastornos de sueño.

    Índice

  1. Somnolencia diurna

    Somnolencia diurna

    La somnolencia diurna se produce cuando una persona no es capaz de rendir las horas de sueño necesarias para garantizar el correcto descanso tanto del cuerpo como de la mente.

    La somnolencia diurna provoca en la persona que la padece una sensación de fatiga constante que le incapacita para llevar a cabo tareas que requieran de concentración así como otro tipo de actividades. Por otro lado produce la constante sensación de querer dormir a horas inadecuadas que pueden interferir en actividades como conducir o conversar.

    Ante este tipo de síntomas es necesario ponerse en manos de un especialista con el fin de evitar que el problema incida en el entorno de la persona que lo sufre.

  2. Mayor riesgo de padecer ictus o accidente cardíaco

    Mayor riesgo de padecer ictus o accidente cardíaco

    Uno de los riesgos más graves que representa padecer un trastorno del sueño es la elevada probabilidad de que la persona que se ve afectada por este problema sufra un ictus o ataque cardíaco.

    Los estudios más recientes reflejan que las personas que no duermen bien o que sufren problemas de sueño tales como apnea pueden llegar a multiplicar por ocho el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o ataque cardíaco.

    La razón se encuentra en la obstrucción a la que se ven sometidos los pulmones al no recibir la cantidad de oxigeno que necesitan para funcionar correctamente. Esta falta de oxígeno es uno de los factores determinantes para que se produzca un fallo cardíaco o derrame cerebral.

  3. Problemas de ansiedad

    Problemas de ansiedad

    La falta de sueño y los problemas para descansar el número mínimo de horas necesarias aumenta los síntomas relacionados con la ansiedad. La acumulación de horas y días sin dormir de forma adecuada va provocando una importante disminución de las facultades físicas y psíquicas que inciden directamente en un cansancio que va en aumento, pérdida de concentración e incapacidad para llevar a cabo tareas diarias.

    Un tratamiento adecuado o sesiones de  psicoterapia son algunas de las alternativas necesarias para garantizar la recuperación en la calidad del sueño, ya que en el caso de que no pongamos remedio a este problema, los problemas de ansiedad irán en aumento convirtiéndose en un círculo vicioso que afectará en el día a día de forma negativa.

  4. Agotamiento

    Agotamiento

    El insomnio y los trastornos de sueño inciden negativamente en la persona provocando un cansancio crónico y agotamiento físico y mental negativo. Tareas tan sencillas y cotidianas como ir a trabajar, leer, conversar, hacer las tareas de casa o simplemente leer un libro se convertirán en actividades tediosas, complicadas e imposibles de finalizar.

    Por otro lado, el cansancio extremo impide realizar actividades tan saludables y necesarias como hacer ejercicio físico, y la incapacidad para descansar de forma adecuada da lugar a la aparición de síntomas de carácter depresivo y hostil.

  5. Mayor riesgo de sufrir diabetes

    Mayor riesgo de sufrir diabetes

    Recientes estudios han establecido una relación directa entre los trastornos del sueño y la aparición de diabetes, concretamente diabetes tipo 2. La razón se encuentra en que el insomnio provoque en el organismo una mayor resistencia a la insulina, una de las causas más directas ante la aparición de la diabetes tipo 2.

    La diabetes tipo 2 se caracteriza por una respuesta de resistencia celular ante la insulina, lo cual provoca que el cuerpo no sea capaz de hacer que la hormona que controla la glucosa que llega desde los alimentos funcione correctamente.

    Otra de las razones que pueden incidir en la aparición de diabetes de este tipo es una dieta inadecuada o una vida sedentaria, lo cual unido a trastornos de sueño pueden aumentar el riesgo de sufrir esta enfermedad.

  6. Depresión

    Depresión

    La somnolencia continua, el cansancio crónico y la incapacidad para llevar cabo actividades cotidianas unido a la sensación de ansiedad y hostilidad provocan que la persona que sufre trastornos de sueño sea más propensa a caer en una depresión.

    En algunas ocasiones el problema del insomnio y de la depresión está estrechamente relacionados  y aparecen de forma simultánea. Es por ello que el tratamiento debe de ir adecuado a tratar ambos problemas a la vez. En caso contrario la aparición de depresión puede dar lugar al desarrollo de otros problemas relacionados con cambios de humor y ansiedad.

  7. Mayor riesgo de caer en el abuso de sustancias

    Mayor riesgo de caer en el abuso de sustancias

    La incapacidad para descansar de forma prolongada y cumplir con las horas de sueño necesarias provocan que a lo largo del día la persona afectada no rinda lo suficiente como para cumplir de forma efectiva con sus tareas y obligaciones diarias. Esta sensación de imposibilidad de concentrarse y de mantenerse activo provoca que recurra a ciertas sustancias que le ayuden a mantenerse despierto y que le ayuden a enmascarar de forma momentánea la somnolencia y el cansancio.

    Este tipo de sustancias pueden ser desde bebidas energéticas hasta cafeína e incluso fármacos. Una recurrencia que puede dar lugar a una adicción que lejos de solucionar los problemas provocados por el trastorno de sueño, incidirá en problemas aún mayores que afectarán a la calidad de vida de la persona así como a su estado de salud.

Las alteraciones del sueño pueden llegar a ser muy peligrosas para la salud de la persona que las padece. Seguir un tratamiento adecuado y ponerse en manos de un especialista para determinar el problema que origina estos trastornos es fundamental para garantizar una vida saludable.

¿sabías qué...?

Algunos trastornos del sueño como por ejemplo el insomnio, vienen provocados por factores ambientales como por ejemplo un cambio de clima.