Los riesgos de la obesidad durante el embarazo

Conoce todos los peligros que puede acarrear el sobrepeso estando embarazada

Padecer obesidad en el embarazo puede implicar una serie de riesgos tanto para la mujer como para el hijo que está gestando, que es importante conocer para intentar prevenirlos. Por eso es importante saber que el aumento de peso durante el embarazo es completamente normal, pero debe variar entre los 9 y 15 kgs del peso inicial. Si este número aumenta, se puede entrar en zona de riesgo.

Para saber cuáles son los riesgos de padecer obesidad durante el embarazo, primero tendremos que saber qué es lo que entendemos por obesidad: la obesidad es el exceso de grasa corporal. Para saber cuánta grasa corporal tiene una persona se aplica una fórmula para determinar el índice de masa corporal (se divide el peso corporal por la estatura al cuadrado, o sea: 50 kg / 1,55 x 1,55) Si este índice es de más de 30 puntos, significa que la persona es obesa. 

Si una mujer tiene pensado quedarse embarazada y padece obesidad, sería conveniente que adelgazara antes. Y si no padece obesidad, pero tiene malos hábitos de alimentación, puede correr peligro de padecer sobrepeso durante el embarazo. Es importante intentar cuidar la dieta y sobre todo la calidad de la comida. La gestación es el momento perfecto para adoptar hábitos de vida saludables, y es importante tener un control del peso durante el embarazo para tal fin.

A continuación en Spoots te mostraremos cuáles son los riesgos de la obesidad durante el embarazo para la madre.

    Índice

  1. Diabetes gestacional

    Si una mujer sufre obesidad durante el embarazo tiene más probabilidades de sufrir diabetes gestacional. Alrededor de la semana 24 de gestación a todas las embarazadas se les realizan unos exámenes para determinar si la sufren, y si es así tendrán que controlarla con dietas o administración de insulina, dependiendo de la gravedad de la diabetes. Cuando la madre sufre diabetes, el bebé tiene un mayor número de posibilidad de heredar la enfermedad en su adultez.

  2. Trombosis

    La obesidad también implica un riesgo mayor de desarrollar trombosis en el embarazo. La trombosis es la formación de un coágulo de sangre dentro de los vasos sanguíneos. Es una enfermedad peligrosa y las mujeres que tengan predisposición a sufrirlo deberán seguir unos controles especiales durante el embarazo, ya que en el peor de los casos podría desencadenar inconvenientes cardíacos.

  3. Preeclampsia

    También conocida como toxemia del embarazo, la preclampsia consiste en un aumento de la presión arterial que puede ser provocado por varios factores presentes durante el embarazo, como por ejemplo algunos componentes de la placenta que pueden alterar la sangre y desencadenarlos, y los altos niveles de proteína en la orina. Si una mujer es obesa tiene muchas más posibilidades de sufrirla, a partir del quinto mes de embarazo.

  4. Apnea del sueño

    La apnea obstructiva del sueño consiste en que la respiración se interrumpe de forma brusca durante el sueño y luego se reanuda varias veces durante la noche. Si se sufre de apnea durante el sueño, el embarazo puede empeorarla, y si le sumamos una condición de obesidad, aún más.

  5. Infecciones

    Las mujeres obesas tienen un riesgo más alto de sufrir infecciones durante el embarazo. Una de las más comunes es la infección urinaria, que además puede hacerse muy larga y difícil para curar completamente. Este tipo de infecciones y otras que también pueden ser causadas por la obesidad, se pueden contagiar al bebé por vía vaginal.

  6. Cesárea

    Diversos estudios han demostrado que las mujeres con obesidad rara vez pueden dar a luz por parto natural, debido a las complicaciones que pueden ocasionarse en el parto. Por eso las posibilidades de que el parto sea por cesárea son mucho más altas en las mujeres obesas. Además, las obesas son más propensas a desarrollar un bebé de mayores dimensiones, lo cual puede ser un problema a la hora del parto.

¿sabías qué...?

Aunque pueda parecer exagerado, una mujer que ha sufrido sobrepeso en el embarazo tiene más posibilidades de sufrir una muerte prematura. Así lo demuestra un estudio realizado por la Universidad de Edimburgo que ha investigado a más de 19,000 personas durante 50 años.