Remedios naturales para tratar la gastritis

Tips caseros para tratar la inflamación de la mucosa gástrica

La gastritis es un problema relacionada con la irritación de la mucosa que recubre las paredes del estómago y que puede provoca numerosos síntomas y molestias en la persona que la padece. Un cambio en la dieta, el estilo de vida así como un tratamiento adecuado pueden ayudar a resolver el problema y mitigar todo lo que este trastorno conlleva.

Pero además de estar en manos de un profesional médico que diagnostique la gastritis y aplique el remedio adecuado, existen otro tipo de remedios caseros que ayudan a tratar la gastritis de forma natural. Veámos cuáles son los más efectivos.

    Índice

  1. Jengibre para la gastritis

    Entre sus múltiples cualidades, el jengibre es sin duda uno de los mejores remedios para tratar la gastritis de forma natural y con excelentes resultados. Resulta especialmente efectivo cuando la causa de la gastritis se debe a la infección causada por la bacteria Helicobacter pylori, pues las propiedades del jengibre ayudan a evitar que las cepas de esta bacteria se reproduzcan.

    El jengibre puede consumirse de muchas formas, las más efectivas son en forma de té o bien masticando un trozo de jengibre previamente pelado para extraer todo el jugo.

  2. Miel de abeja para la gastritis

    La miel de abeja es un escelente remedio que proviene directamente de la naturaleza y que sirve para tratar numerosos problemas estomacales incluyendo gastritis o úlceras. Su poder suavizante resulta muy útil para aliviar la irritación provovada en la mucosa de las paredes del estómago. No hay que olvidar que la miel es un bactericida natural que puede ayudar a su curación.

    Una de las mejores formas de tomarla para notar sus efectos es hacerlo en ayunas. Se debe de ingerir dos cucharadas de miel junto con un vaso de agua tibia para notar alivio.

  3. Infusión de manzanilla para la gastritis

    La manzanilla es una de las plantas más útiles para tratar problemas estomacales, y en este caso también para tratar la gastritis. Y es que además de ser analgésica, ayuda a reducir la inflamación estomacal y resulta excelente para combatir procesos infecciosos dadas las propiedades que contienen sus aceites esenciales.

    La mejor forma de consumir la manzanilla es en infusión calentando unos cinco o diez minutos un puñado de flores en agua. Es importante evitar que hierva ya que en este caso se destruirían sus principios activos y perdería gran parte de sus propiedades.

  4. Zumo de patata para la gastritis

    La patata cruda es excelente para aliviar la gastritis especialmente el zumo de patata cruda. Es un potente antiinflamatorio que ayudará a aliviar los síntomas derivados de esta afección, siendo además un excelente digestivo que ayuda a reducir los ácidos estomacales.

    Para prepararlo basta con pelar, lavar cuidadosamente las patatas y cortarlas en trozos. Pasaremos por la licuadora hasta obtener el jugo. Se puede seguir licuando si el jugo obtenido es muy espeso. Se aconseja tomar medio vaso de jugo de patata media hora antes de cada comida, tres veces al día.

  5. Té de ráiz de regaliz para la gastritis

    La raíz de regaliz es una planta excelente por sus propiedades antiácidas que ayudan a combatir la irritación provocada por la gastritis, además al ser espasmódico reduce los cólicos abdominales. Por otro lado, la raíz de regaliz es excelente para reparar la mucosa gástrica ayudando a curar los tejidos.

    Para preparar el té de regaliz hay que poner a hervir 25 gramos de esta planta en un litro de agua. Dejamos que hierva unos minutos y retiramos del fuego. Es importante tener en cuenta que no se debe abusar de esta bebida ya que puede tener efecto secundarios perjudiciales para la salud, por lo que aquellas personas con afecciones hepáticas, insuficiencia renal, diabetes, embarazo o hipertensión deberán de abstenerse de consumirlo. Se pueden tomar hasta dos tazas como máximo.

  6. Gelatina para la gastritis

    La gelatina es uno de los postres más sanos y nutritivos con los que podemos acompañar cualquier comida. La gelatina está compuesta en su mayor parte por colágeno, además de agua y sales minerales. Sus propiedades digestivas evitan la aparición de reflujo gástrico por lo que las digestiones son mucho más ligeras, evitando que aparezcan los síntomas de la gastritis gracias a su contenido en glutamina y a su poder absorbente.

    Puede tomarse gelatina en cualquier momento del día, aunque es recomendable hacerlo después de las comidas más copiosas para aporvechar todos sus efectos.

  7. Jugo de perejil para la gastritis

    Ingerir jugo de perejil es una excelente forma de hhacer frente a las molestias derivadas de la gastritis. Además de ser una excelente fuente de vitaminas, ayuda a aliviar el dolor estomacal, así como los gases y la sensación de pesadez propia de la gastritis.

    Para preparar un licuado de perejil debemos de poner en la licuadora 150 gramos en un litro de agua. Dejamos que repose al menos dos horas y colamos para eliminar el exceso de agua. Podemos ir consumiendo esta bebida a lo largo de todo el día.

Existen diversos tipos de gastritis, en función de las cuáles se establecerá el tratamiento más adecuado en cada caso. Si bien estos remedios no suponen una solución definitiva al problema, si puede ser un tratamiento complementario para hacer frente a las molestias y hacer que se convierta en un problema mucho más llevadero.

No olvides consultar con el médico especialista la conveniencia de consumir alguno de estos remedios para la gastritis con el fin de que no interfieran en la eficacia del tratamiento médico.

¿sabías qué...?

Existe un tipo de gastritis que se encuentra relacionada directamente con las emociones: se trata de la gastritis emocional. El estrés y al ansiedad pueden provocar la irritación de la mucosa, presentando los mismos síntomas que la gastritis normal. 

comenta y pregunta