8 remedios naturales para tratar la cistitis

Remedios sanos y seguros que te ayudarán a acabar con la infección urinaria

La infección de orina o cistitis, ocurre cuando pequeñas bacterias o microorganismos penetran desde la uretra hasta llegar a la vejiga donde comienzan a proliferar hasta crear una infección. Si la cistitis no se trata de forma adecuada la infección puede llegar hasta los riñones, por lo que un diagnóstico a tiempo es imprescindible para evitar que los síntomas empeoren.

Una de las formas de remediar los síntomas de la cistitis y acabar con la infección es recurriendo a los remedios naturales. Estos actuarán como aliados haciendo frente a las bacterias causantes de la infección de forma muy eficaz.

    Índice

  1. Zumo de arándanos

    Zumo de arándanos

    Los arándanos, y concretamente los arándanos rojos son uno de los grandes remedio y una de las más eficaces soluciones que podemos encontrar para tratar la cistitis de forma natural.

    La forma más efectiva de aprovechar las virtudes del arándano rojo es tomándolo en zumo, ya que actúa evitando que las bacterias causantes de la infección se adhieran a las células que se encuentran en el tracto urinario, por lo que facilita la expulsión de estas a través de la orina.

    Conviene tomar alrededor de tres vasos de zumo de arándanos al día para tratar la cistitis. Los resultados son visibles tan solo 8 horas después de su ingesta.

  2. Infusión de abedul

    Infusión de abedul

    La infusión de abedul es un gran remedio que se caracteriza tanto por sus propiedades antibacterianas como antinflamatorias ayudando a reducir los síntomas producidos por la cistitis y acelerando su curación. La infusión de abedul resulta especialmente útil en el caso de cistitis crónicas.

    Para preparar la infusión de abedul debemos de poner a hervir una cucharadita de hojas secas en una taza de agua durante al menos cinco minutos. Colamos y dejamos que infusione. Podemos beber alrededor de 3 tazas de infusión de abedul al día para comenzar a notar mejoría.

  3. Zumo de rábanos

    Zumo de rábanos

    El zumo de rábanos nos ayudará a hacer frente a la cistitis debido a sus importantes propiedades antibióticas que ayudan a combatir de forma rápida y eficaz la proliferación de bacterias y microorganismos. Es importante consumir el rábano junto con las hojas ya que es en estas donde se concentra gran parte de sus propiedades para combatir la cistitis.

    Para asegurarnos de consumirlo de forma adecuada debemos triturar varios rábanos junto con sus hojas y licuarlos para extraer el zumo. Se puede añadir unas gotas de limón que además de mejorar su sabor potenciará el efecto bactericida del rábano.

  4. Jugo de limón

    Jugo de limón

    Las propiedades bactericidas del limón ayudan a eliminar la infección y además alivian el dolor producido al miccionar. Por otro lado el limón es un cítrico conocido por ser diurético por lo que facilita la expulsión de la orina y con ello la salida de las bacterias.

    Es probable que en algunas ocasiones las infecciones de orina se produzcan por una descompensación del pH del cuerpo, el cual se acidifica ayudando a que las bacterias proliferen. El limón es un gran remedio que ayuda a equilibrar el pH y evitar la infección.

    Tan solo debemos de exprimir el zumo de un limón y rebajarlo con un vaso de agua, o bien añadirle miel para endulzarlo. Conviene tomarlo en ayunas por las mañanas.

  5. Infusión de perejil

    Infusión de perejil

    La infusión de perejil es un remedio que nos ayudará a que aumente la frecuencia en la que se orina debido a sus propiedades diuréticas. Por otro lado el perejil actúa mejorando el funcionamiento renal por lo que es una estupenda forma de preservar los riñones y los órganos urinarios de infecciones.

    Para preparar la infusión de perejil debemos de poner a hervir una taza de agua y añadirle un puñado de perejil fresco. Dejamos unos minutos y retiramos. Debe de reposar al menos 15 minutos, pasado ese tiempo colaremos y endulzaremos con miel.

    Es necesario beber al menos una taza de infusión de perejil al día para combatir la cistitis.

  6. Agua de cebada

    Agua de cebada

    El agua de cebada, si bien no es un remedio de agradable sabor, resulta muy eficaz para tratar la cistitis. Por un lado es un potente diurético que facilita la expulsión de las bacterias que causan la infección, por otro lado ayuda a regular el pH de las vías urinarias evitando así la aparición de más infecciones.

    Para preparar el agua de cebada debemos de hervir en un vaso de agua una cucharada de cebada a la que podemos añadir un chorro de limón. Colamos y debemos de tomar un vaso en ayunas por la mañana y un vaso por la noche antes de dormir.

  7. Bicarbonato de sodio

    Bicarbonato de sodio

    El bicarbonato de sodio cuenta entre sus múltiples propiedades con importantes beneficios a la hora de combatir la cistitis. Esto se debe a que evita que las bacterias causantes de la infección se adhieran a las paredes de la uretra por lo que es más fácil expulsarlas e ir disminuyendo la cistitis de forma paulatina. Debemos de tener en cuenta que en este caso hace falta ser constante para ir notando los efectos de forma paulatina.

    Por otro lado el bicarbonato es un interesante remedio para ayudar a alcalinizar la orina y evitar así que proliferen bacterias ayudando además a evitar el dolor.

    Para aprovechar sus virtudes debemos de mezclar tres cucharadas de bicarbonato en un vaso de agua y tomarlo al menos dos veces al día.

  8. Aumentar la ingesta de agua

    Aumentar la ingesta de agua

    El remedio más sencillo y uno de los más útiles para aliviar la cistitis y complementar al resto de remedios naturales consiste en aumentar la ingesta de líquido, y concretamente de agua, de modo que miccionemos de forma más frecuente.

    El agua ayuda a favorecer la eliminación de las bacterias y microrganismos, razón por la cual debemos de ingerir como mínimo un total de 2 litros diarios de agua, de modo que ayudaremos a que las bacterias no asciendan.

    La ingesta de agua abundante junto con los remedios anteriormente descritos facilitaran en gran medida la curación de la cistitis.

Las infecciones de orina o cistitis son más frecuentes en las mujeres que en los hombres. La razón se encuentra en que en el caso de las mujeres la uretra es mucho más corta que en el caso de los hombres, lo cual posibilita la concentración y el ascenso de las bacterias. Es por ello que en el caso de los hombres las cistitis son menos frecuentes y en su caso menos molestas.

¿sabías qué...?

Durante el embarazo aumenta el riesgo de sufrir cistitis. Una de las razones es el aumento de tamaño del útero, el cual presiona la vejiga y retiene la orina durante más tiempo lo que facilita la acumulación de bacterias.