7 remedios naturales para talones agrietados

¿Quieres ponerte sandalias y tus pies son un desastre? Hoy te decimos cómo remediar el problema

Lo de los talones clama al cielo. Te cuento mis rutinas: todos los días después de la ducha me paso la piedra pómez, después me seco bien los pies y me pongo crema. En el día suelo usar zapatos cerrados y cómodos y uso medias. En la noche, antes de dormir, vuelvo a pasar la piedra pómez, me pongo una crema bien nutritiva y duermo con calcetines.

¿Quieres creer que no es suficiente? No tengo los talones agrietados ni con durezas, pero no logro tener los pies suaves como los de un bebé que quisiera. Evidentemente, los talones reciben demasiado trote. Aguantan el peso del cuerpo, están encerrados en zapatos calientes y duros. Pasan trabajo todo el día.

Los talones deben ser cuidados con gran dedicación, porque sufren mucho. Estos remedios naturales para talones agrietados te pueden ayudar, pero debes ser constante, una sola vez no remediará el problema.

    Índice

  1. Piedra pómez

    Piedra pómez

    Es una piedra volcánica. Todos los días del mundo vas a usarla. También hay unas paletas con lija en un extremo que puedes usar. Es importante exfoliar la piel y para los talones se necesita algo más fuerte que un exfoliante tradicional. Igual que te lavas los dientes todos los días, te pasarás la piedra pómez todos los días, a ser posible varias veces.

    Una vez a la semana, puedes también exfoliar los pies con una crema que mezcles con azúcar. Masajea, después lava y aplica una crema bien nutritiva a tus pies.

  2. Parafina

    Parafina

    La parafina se puede comprar líquida y también sólida, de manera que con calor se derrita. Si la tienes líquida, todos los días antes de dormir, puedes masajear tus pies con ella (la glicerina líquida también sirve) y después poner calcetines para dormir. Puedes darte primero un masaje de parafina, después otro con una crema densa y después los calcetines.

    Si escogiste la parafina sólida, ponla a derretir en el microndas. Ponlo en un recipiente, cuidando de que no esté demasiado caliente, pon tus pies de manera que se cubran totalmente con ella, sácalos y quedarán cubiertos con una capa de parafina. Espera unos 15 minutos, sácalo con la mano y tus pies estarán muy suaves.

  3. Aceite de coco y aceite de oliva

    Aceite de coco y aceite de oliva

    Como bien sabemos, ambos aceites son maravillosos para hidratar la piel. En este caso, antes de acostarte lava tus pies, pasa la piedra pómez. Después masajea bien tus pies con alguno de los dos aceites y duerme con calcetines de algodón. Repítelo hasta que veas la diferencia.

  4. Aguacate y banana

    Aguacate y banana

    Para esta hidratación de pies necesitas medio aguacate y una banana. Aplástalas juntas hasta que formen una pasta. Luego lo aplicas a tus talones durante 20 minutos. Enjuaga.

    Con solo banana: aplastas la fruta en un recipiente, lo aplicas a tus talones. Dejas reposar 15 minutos. Luego lo enjuagas.

  5. Papaya

    Papaya

    Tritura cantidad suficiente de papaya. Aplica la pasta en los talones. Espera 15 minutos. Después lava y pasa la piedra pómez. La papaya es un exfoliante natural que ayudará a suavizar las durezas. Puedes también mezclar la pasta con aceite de coco o de oliva para mayor hidratación.

  6. Agua de rosas, limón y glicerina

    Agua de rosas, limón y glicerina

    Pon en un recipiente con agua caliente sal gruesa, glicerina, jugo de limón y agua de rosas. Sumerge tus pies durante un cuarto de hora. Después utiliza la piedra pómez. Seca bien los pies y masajéalos con glicerina líquida. Duerme con calcetines de algodón.

  7. Manteca de cacao

    Manteca de cacao

    Pocos hidratantes son mejores que la manteca de cacao. Además, su aroma a chocolate es delicioso. Ponte la manteca de cacao en los talones todas las noches, después de pasar la piedra pómez. Coloca calcetines para que la manteca de cacao penetre bien en los talones.

Si tus talones están adoloridos y las grietas son profundas y sangran, ve inmediatamente al médico.

¿sabías qué...?

La expresión Talón de Aquiles para indicar el punto débil de una persona es por el héroe griego Aquiles. Según la leyenda, su madre Tetis lo sumergía cuando bebé en la laguna Estigia para lograr que fuera invulnerable. Lo sostenía por el talón derecho, de manera que ese era su único punto vulnerable. Durante la guerra de Troya, Paris le disparó una flecha al talón para matarlo.