7 remedios naturales para combatir las infecciones urinarias

Cómo aliviar y curar naturalmente esta molesta afección

Las infecciones urinarias son una afección muy común que padecen mucho más las mujeres que los hombres porque su uretra es más corta. Son infecciones generalmente de origen bacteriano (Escherichia coli, estafilococos, estreptococos o trachomatis).

Las infecciones de orina también son denominadas con el nombre de cistitis y sus síntomas son:

  • Sensación de ardor al orinar.
  • Ganas de orinar más frecuentemente.
  • Orina de color más oscuro o turbia.
  • Sensación constante de tener la vejiga llena.
  • En algunos casos fiebre.

Depende de la gravedad de la infección de orina y si se detecta cuando aún es reciente y leve, es posible tratar la cistitis en casa usando diferentes remedios caseros.

Sin embargo es importante que si ves que la infección no mejora en un par de días o que cada vez te sientes peor, acude rápidamente a un médico especialista, ya que si la infección de orina se complica puede volverse más grave y llegar a afectar a los riñones.

Hoy queremos mostrarte 7 remedios naturales para combatir las infecciones urinarias que te serán de ayuda para aliviar los primeros síntomas.

    Índice

  1. Zumo de arándano

    El arándano agrio (cramberry) es una fruta silvestre que se da sobre todo en el hemisferio norte. Entre sus componentes están la vitamina C, antioxidantes y principios activos que impiden que las bacterias se adhieran a las paredes del tracto urinario y así es más fácil eliminarlas a través de la orina. Son uno de los remedios más eficaces contra las infecciones bacterianas, sobre todo las del tracto urinario. También son estupendos refuerzos para el sistema inmunológico.

  2. Té de ajo

    El ajo es un potente antibacteriano que se puede usar en multitud de dolencias como un antibiótico natural. Para tratar las cistitis o infecciones urinaris puedes usar este remedio:

    Pela dos dientes de ajo y machácalos, ponlos en un taza de agua hervida que previamente hayas dejado templar. Deja reposar entre 5 y 10 minutos y bébelo. Repite el tratamiento 3 veces al día un máximo de tres días o hasta que remitan los síntomas.

  3. Bicarbonato sódico

    El bicarbonato de sodio también puede ser muy útil para tratar las infecciones de orina y las inflamaciones de vejiga que no tienen un origen bacteriano. Para ello disuelve una cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso de agua y bebe la mezcla dos veces al día. Además de limpiar, es un buen diurético.

  4. Rábano

    El rábano, cuyo nombre científico es Raphanus sativus es rico en minerales: potasio, cobre, magnesio, calcio, etc., así como en vitaminas, ácido fólico, riboflavina, etc.

    Para usar el rábano en las infecciones urinarias tienes que licuar rábanos hasta que obtengas media taza de zumo. Si quieres puedes añadirle una pizca de sal. Toma esta bebida al menos tres veces al día y comenzarás a notar que los síntomas remiten.

  5. Piña

    La piña es una fruta tropical que contiene una enzima llamada bromelina. Se ha demostrado científicamente que esta enzima ayuda a eliminar las bacterias causantes de la infección de orina, así que ya sabes si tienes cistitis no dudes en comer mucha piña, sobre todo por las mañanas con el estómago vacío, para que todas las propiedades se absorban mejor.

  6. Vitamina C

    Muchos estudios han demostrado que la vitamina C es muy útil para tratar las infecciones recurrentes del tracto urinario. Por esto hay médicos que prescriben 5 g de vitamina C para tratar las infecciones de orina. Esto es así porque la vitamina C acidifica la orina y así la vuelve más fuerte contra las bacterias que la pueden invadir.

  7. Diuréticos

    Todos los alimentos diuréticos son beneficiosos para las infecciones de orina ya que ayudan a producir más orina y ayudan a combatir la retención de líquidos, y así eliminan bacterias y cuerpos extraños de las vías urinarias. Para ello debes beber mucha agua y consumir alimentos como: espárragos, pepinos, apio, alfalfa o piña.

¿sabías qué...?

El verano es la época del año donde más infecciones de orina se producen. Las razones te pueden sorprender: la primera es que en verano la líbido sexual aumenta y tenemos más relaciones sexuales, con lo que hay más movimiento bacteriano que puede dar lugar a las infecciones. La segunda causa son los bañadores mojados. Al pasar mucho tiempo en la piscina o en playa y tener en contacto los genitales con el bañador mojado, la zona es más propensa a contraer cistitis.

comenta y pregunta