Remedios caseros para el sudor de las axilas

Tratamientos naturales para combatir la hiperhidrosis en axilas

El sudor es una segregación natural del cuerpo humano que sirve para regular la temperatura corporal, librarse de todo tipo de toxinas o en determinados momentos aparece como una forma de expresar estados anímicos como la ansiedad o la felicidad. Hay que tener en cuenta que una de las causas que pueden producir sudor es la enfermedad que se conoce con el nombre de hiperhidrosis, que afecta tanto a hombres como a mujeres e incluso es posible que afecte a los niños y que se caracteriza por la producción descontrolada de sudor en diferentes partes del cuerpo.

Este tipo de problema puede causar numerosos obstáculos a nivel emocional en la persona que lo padece porque se trata de un problema muy visible ya que cualquier prenda; camisas, camisetas, jerseys... acaban con antiestéticas manchas amarillas provocadas por el sudor.

La sudoración puede suponer un verdadero problema en situaciones sociales donde las manchas de sudor arruinan una ropa cuidadosamente elegida o nos hacen volvernos inseguros. Hay situaciones en las que el desodorante habitual no nos ayuda demasiado ya que olor puede ser muy fuerte y las axilas huelen muy mal, por eso hoy queremos traerte tips y trucos naturales para combatir y reducir el sudor excesivo de las axilas, naturalmente y de manera eficaz y sencilla.

    Índice

  1. Zumos de tomate y uva para evitar el sudor

    Los zumos o las bebidas a base de tomate y uva se han considerado tradicionalmente como buenos reguladores de la temperatura del cuerpo, haciendo que el exceso del calor se disipe y por lo tanto se controle el sudor. Además gracias a sus propiedades astringentes ayuda a reducir el tamaño de los poros y a equilibrar en funcionamiento de las glándulas sudoríparas.

    Bébete de forma diaria un vaso grande y bien frío de cualquiera de estos dos tipos de zumo, y para mejores resultados complementa con ejercicio regular.

  2. Vinagre para reducir la sudoración

    Tanto el vinagre blanco como el vinagre normal o vinagre de manzana te irán de maravilla para luchar contra la sudoración. Puedes ingerir el vinagre con un poco de miel para quitar el sabor ácido ya que esto ayudará a equilibrar el nivel interno de pH.

    Otra alternativa es frotar las axilas, las manos o los pies con vinagre si lo que deseas es eliminar el olor del sudor. Incluso a la hora de ducharte puedes añadir unas gotas de vinagre de manzana a tu jabón para cerrar los poros y sudar menos.

  3. Patata para la transpiración excesiva

    El uso de la patata se considera todo un clásico en cuanto a remedios para dejar de sudar. Si te la comes no obtendrás ningún efecto, se trata de usarla a modo de desodorante antitranspirante, es decir, cortar unas lonchas de grosor medio y pasarlas por las partes afectadas, pasados unos minutos enjuga la zona con jabón neutro y agua.

    El almidón natural de las patatas hará su efecto sobre la piel y reducirá en gran medida la producción de sudor ya que actúan sobre la transpiración excesiva.

  4. Té para controlar el sudor

    El , especialmente el que está hecho de hierbas mezcladas con salvia, es un remedio natural muy efectivo para controlar el sudor; rico en minerales como el magnesio y vitaminas, sobre todo B, disminuye la actividad de las glándulas sudoríparas. Bebe dos tazas bien cargadas al día, pero ten cuidado de no hervir mucho tiempo el té para evitar que la salvia libere compuestos tóxicos.

    El té negro también es una excelente opción para ejercer un control sobre la sudoración ya que es rico en ácido tónico, un compuesto con propiedades astringentes y antitranspirantes. De igual modo, el té negro actúa combatiendo las bacterias que causan el mal olor.

  5. Suero de leche para reducir el sudor

    El suero de leche o suero lácteo es un producto líquido derivado del espesor de la leche cuando se emplea para elaborar quesos o caseína.

    Se recomienda beber un vaso de suero de leche a baja temperatura en cuanto se noten los síntomas de sudoración como una medida preventiva. Al tomar el suero de leche frío provocamos un enfriamiento de la piel evitando que se segregue sudor.

  6. Pasiflora para el sudor provocado por estrés

    Preparar infusiones a base de pasiflora va genial sobre todo para controlar el sudor en las personas que sufren de ataques de ansiedad, de ataques de pánico o que se estresan fácilmente. Esta hierba es conocida por sus propiedades sedantes que ayudan a controlar el nerviosismo, causante en muchas ocasiones de que se produzca la aparición de sudor.

    En un vaso con agua hirviendo pon una cuchara mediana de pasiflora e ingiere por la mañana y por la noche hasta que remitan estos síntomas. Para mejorar los síntomas se recomienda tomarla en ayunas varios días seguidos.

  7. Desodorante casero para el mal olor provocado por el sudor

    También puedes probar con un desodorante casero a base de vinagre de manzana y hierbas aromáticas como menta, tomillo, laurel o hierbabuena. Para prepararlo sigue los siguientes pasos:

    • Pon en una cacerola agua y deja que todos los ingredientes hiervan durante media hora.
    • Cuela con un chino e incorpora el vinagre de manzana.
    • Después de la ducha, aplica la mezcla con un algodón limpio sobre tus axilas, pies, y las zonas que se vean más afectadas por la sudoración.
  8. Extracto de ciprés para el control de la sudoración

    El extracto de ciprés seco es un buen medio de controlar la sudoración y el mal olor, sobre todo en los pies y las axilas. Esto se debe a que activa la circulación y además posee interesantes propiedades de tipo astringente que ayudan a reducir los poros.

    Para utilizarlo debes de añadir seis cucharadas a dos litros de agua hirviendo y esperar hasta que se enfríe. Con el líquido resultante empapar bien las zonas problemáticas con ayuda de un algodón.

  9. Limón y bicarbonato de sodio para prevenir la sudoración

    Al mezcla de limón y de bicarbonato de sodio es una de los grandes remedios utilizados para prevenir la aparición del sudor además de para evitar el mal olor.

    En un recipiente mezcla una cuchara de bicarbonato con zumo de un limón hasta formar una masa sin grumos. Aplica un poco en las áreas que necesites con ayuda de unas toallitas y quita con agua tibia tras unos 15 minutos; al día siguiente verás que sudas mucho menos o casi nada.

    Para potenciar sus efectos se recomienda aplicar preferentemente antes de ir a la cama.

Gracias a estos remedios naturales para combatir el sudor de las axilas, el mal olor y las transpiraciones excesivas ya no serán un problema. Además potenciarás los efectos si los combinas con el uso de ropa hecha de fibras naturales como el algodón o la seda, evitando el uso de ropas fabricadas con fibras sintéticas.

En cualquier caso, debes de saber que los casos más extremos de hiperhidrosis pueden solucionar gracias a la medicina con una sencilla operación quirúrgica que actúa sobre los nervios encargados de enviar los impulsos nerviosos a las glándulas sudoríparas. Un especialista puede informarte acerca del procedimiento como del precio de la operación.

¿sabías qué...?

El olor del sudor depende, entre otras cosas, de tu alimentación: alimentos como el ajo, la cebolla y las especias pueden hacerlo más intenso.

comenta y pregunta