Remedios caseros y naturales para las aftas

Conoce los remedios caseros más efectivos para desinflamar y curar las aftas

Las aftas o úlceras aftosas son heridas, úlceras o llagas abiertas (no hay diferencia entre estos conceptos) que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque son más frecuentes dentro de la boca. Cuentan con unas características muy específicas ya que no son contagiosas aunque suelen ser dolorosas, blancas o amarillas y el área que los rodea suele estar hinchada y enrojecida, además pueden producir cierta picazón. En general, miden menos de 1 cm pero pueden llegar a ser más grandes y además son de varios tipos. Las más comunes suelen aparecer en la zona de debajo de la lengua o en los bordes, en el paladar o cielo de la boca, en los labios (aftas labiales) e incluso en la garganta, aunque también es posible que aparezcan aftas gástricas en el estómago e incluso en los pies y en las manos. 

    Índice

¿Cuánto tiempo duran las aftas bucales?

Las aftas orales tienen una duración media de entre 7 y 10 días, aunque en algunos casos pueden llegar a ser recurrentes. En este caso las aftas pueden ser más graves y molestas. Generan un poco de malestar e incluso es posible que produzcan fiebre aunque no demasiado alta. Además de notar estas pequeñas llagas en tu boca, en algunos casos es común que aparezca fiebre, malestar general e hinchazón en los ganglios linfáticos

¿En qué casos es común que aparezcan aftas bucales?

Son especialmente frecuentes durante el embarazo, ya que el aumento de los estrógenos y la progesterona provocan un aumento del flujo sanguíneo que a su vez provoca que aumente la flora bacteriana, dando lugar a la proliferación de muchas más llagas y aftas, así como a otro tipo de infecciones. Son comunes en los niños, aunque aparecen a cualquier edad ya sean adultos e incluso en bebés. Puedes encontrar numerosas fotos o imágenes en internet que te ayudarán a identificarlas. También se producen como consecuencia de enfermedades bucales causadas por bacterias como por ejemplo una estomatitis recurrente o gingivoestomatitis que provoca la aparición de estas lesiones al inflamarse la mucosa bucal en forma de múltiples aftas. Otra de las razones por la que se producen las aftas bucales puede ser por mordeduras en la boca.

No hay que confundir las aftas con las vejigas o ampollas que aparecen cuando se produce un herpes labial (o fuegos), generalmente en el borde del labio superior o inferior, ni con las placas que se forman en las anginas cuando hay algún tipo de infección cuyo origen puede ser ocasionado en la mayoría de las ocasiones por un virus.

Por lo general no se necesitan tratamientos ni medicamentos farmacológicos específicos para este tipo de pupas a las que también se les conoce con el nombre de postemillas o úlceras linguales, pero sí hay ciertos remedios caseros que te ayudarán a disminuir el dolor y a mantener la herida limpia para que se cure más rápido.

Si te preguntas: "Tengo muchas aftas bucales ¿cómo puedo eliminarlas de forma natural?", a continuación te mostramos en Spoots los mejores remedios caseros para quitar y sanar las aftas, sin necesidad de recurrir a tratamientos médicos. En cualquier caso, cuando las aftas no mejoran quizá sea necesario recurrir a algún tipo de medicación recetada por un médico.

  1. Agua con sal

    Agua con sal

    Todos sabemos que el agua salada es ideal para desinfectar heridas ya que la sal es uno de los antisépticos más comunes y por lo tanto, una excelente opción para ayudar a cicatrizar las llagas en la boca. Aunque arde un poco y la sensación puede ser como la de tener fuego en la boca, el dolor no es nada comparado con otros productos químicos que puedes encontrar en el mercado.

    Puedes hacer buches con una taza de agua tibia y dos cucharadas de sal dos veces al día para mantener toda la zona desinfectada. De igual forma recomendamos que te laves los dientes por lo menos tres veces al día, para eliminar las bacterias de la zona y utiliza colutorios o enjuagues para eliminar la placa bacteriana.

  2. Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)

    Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)

    Haz una simple mezcla de peróxido de hidrógeno y agua tibia. No hagas gárgaras con esto ya que corres el riesgo de ingerirlo. Esto es especialmente importante en el caso de que tratemos las aftas con este remedio en un niño.

    La forma de utilizarlo es con ayuda de un bastoncillo de algodón o hisopo para aplicar la mezcla directamente sobre las postemillas al menos tres veces al día a modo de curas. Esto hará que se desinfecte la herida rápidamente, garantizando así una correcta y más rápida cicatrización del afta bucal, además ayudará a prevenir cualquier tipo de infección.

  3. Leche de magnesia

    Leche de magnesia

    Ideal para calmar dolores, la leche de magnesia es un remedio muy efectivo para equilibrar el pH de la boca, lo cual resulta muy útil para combatir la proliferación de las bacterias que desencandenan la aparición de llagas en la boca.

    Aplica un poco de leche de magnesia con un hisopo en el afta unas 3 o 4 veces al día. Además de calmar considerablemente la molestia, la leche de magnesia funciona también como un antinflamatorio, impidiendo que tus dientes sigan rozando y afectando la zona de la herida, lo cual ayudará a curarlas más rápidamente.

  4. Bicarbonato de sodio

    Bicarbonato de sodio

    El bicarbonato de sodio es un antiséptico muy bueno y la solución ideal para combatir los aftas presentes en la boca así como las ulceraciones en general. Hay tres opciones para curar las aftas con bicarbonato de sodio:

    • Puedes mezclar una cucharadita en un vaso de agua tibia, enjuágate la boca y escupe la mezcla. Repite este proceso 2 o 3 veces al día.
    • También puedes hacer una pasta con bicarbonato de sodio, mezclando agua y bicarbonato a partes iguales. Esta pasta la puedes aplicar con un hisopo encima de la úlcera y esperar a que se solidifique un poco antes de cerrar la boca.
    • Puedes aplicar con el dedo directamente frotando el polvo de bicarbonato sobre la herida como si fuera una crema o pomada. En cuestión de segundos sentirás cómo actúa, y cuando se absorba, enjuaga. Hazlo tantas veces como sientas molestia. Esto ayudará a hacer desaparecer las úlceras.
  5. Antihistamínicos y antiácidos

    Antihistamínicos y antiácidos

    Los antihistamínicos y antiácidos son otra de las opciones con las que contamos para eliminar aftas bucales de forma efectiva.

    Combina 1 parte de difenhidramina (comercialmente Benadryl) con 1 parte de antiácido como Maalox o Kaopectate. Enjuágate la boca con la mezcla y escúpela. Esto hará que disminuya la alcalinidad de la boca dejándola libre de bacterias causantes de la aparición de las temidas y dolorosas aftas y ayudándola a combatir las úlceras bucales. Ten mucho cuidado de no ingerirlos. 

  6. Enjuague bucal

    Enjuague bucal

    Los enjuagues bucales tradicionales con muyu buenos ya que elimina las bacterias de la zona y la mantiene limpia por casi 6 horas. Por otro lado, puedes sentir que tienes un poco de mal aliento. Esto es a consecuencia de las heridas de tu boca, enjuágate antes de salir de casa y mantendrás tu boca fresca.

    Para potenciar el efecto del enjuague bucal, y dado que hoy día podemos encontrar multitud de variedades en el mercado, te recomendamos que optes por un enjuague bucal con efecto antimicrobiano de modo que eliminarás los agentes que provocan su aparición de forma más efectiva. Utilízalo constantemente después de lavarte los dientes para aprovechar todos sus beneficios.

  7. Vitamina E

    Vitamina E

    Habrás escuchado que la vitamina E es maravillosa para la piel. Esto es porque tiene propiedades antioxidantes que ayudan, entre otras cosas,  a acelerar la cicatrización de las llagas en la boca.

    En el mercado puedes encontrar pastillas de vitamina E en forma de cápsulas. Haz un pequeño agujero en la base de la cápsula y vierte el contenido por encima de las lesiones ulcerosas varias veces al día para que curen mucho antes.

  8. Hielo

    Hielo

    Si eres de esas personas a las que les encanta masticar hielo te encantará esta opción ya que además te ayudará a mejorar los síntomas de las aftas bucales de forma muy efectiva.

    Para ello debes introducir un cubo de hielo en tu boca y colocarlo encima de la herida. Esto te calmará el dolor ya que actúa como sedante y además te ayudará a desinflamar la herida. Coloca un cubito las veces que consideres necesario por día. Beber bebidas frías también ayudará a desinflamar las úlceras bucales. Hay que tener en cuenta que con el hielo no se curan pero sí se reducen las molestias.

  9. Miel

    Miel

    Oto de los consejos más efectivos consiste en aplicar miel de forma tópica en la zona del afta,tomando la debida precaución de que se mezcle con la menor cantidad de saliva posible en ella.

    Dado que la miel es antibacteriana, es una gran medicina natural que ayudará a eliminar las bacterias de la zona inflamada, proporcionando un alivio al afta bucal. Por otro lado, la miel también ejerce una función antiinflamatoria que ayuda a reducir la úlcera y aliviar de esta forma el dolor. Además hace que los tejidos se regeneren más rápidamente.

  10. Hojas de salvia

    Hojas de salvia

    La salvia es una buena planta que puedes usar para ayudar en la cicatrización del afta bucal, gracias a sus propiedades desinfectantes, por otro lado resulta un remedio excelente para reducir el dolor gracias a sus propiedades calmantes actuando como un anestésico. Además, las hojas de salvia sirven para que las heridas se sequen antes y por tanto se acelere su cicatrización.

    En un litro de agua hirviendo añade 3 cucharadas de hoja de salvia, para luego dejar reposar por 15-20 minutos. Luego, cuela y enjuaga tu boca con la mezcla. También puedes preparar una infusión de salvia para beber o aplicar sobre las heridas el polvo de las hojas machacadas.

  11. Áloe vera

    Áloe vera

    Se sabe de las propiedades benéficas del Áloe vera para la piel, al tener propiedades regeneradoras y cicatrizantes, propiedades que se extienden a la curación de las aftas bucales.

    Consígue una planta de sábila y corta una hoja cercana a la base, para luego extraer la pulpa que se encuentra en su interior. Luego, con la ayuda de un bastoncito de algodón para oídos aplica el gel directamente sobre el área afectada, y deja actuar por algunos minutos antes de remover. Si no dispones de una planta, también puedes realizar el mismo procedimiento, pero con el gel de Áloe vera que se vende en el comercio y que sirve de la misma forma.

  12. Hojas de acanto

    Hojas de acanto

    Las hojas de acanto son una buena alternativa para tratar las llagas en la boca ya que aceleran la curación y calman la inflamación, siendo otro de los tratamientos naturales a tener en cuenta.

    En un litro de agua, añade 60 gramos de hojas de acanto y luego cuece durante 20 minutos. Luego, deja reposar por algunos minutos para finalmente colar. La ideal es poder enjuagarse con el líquido en la boca todas las noches antes de dormir.

Las causas más frecuentes por las que salen las aftas son las siguientes:

  • Estrés y ansiedad.
  • Deficiencia de vitaminas y minerales (especialmente hierro, ácido fólico y vitamina B12).
  • Menstruación.
  • Cambios hormonales.
  • Alergia.
  • Deficiencias en el sistema inmunológico.
  • Lesión bucal no recuperada.
  • Problemas estomacales.

Ten en cuenta todo esto de forma de intentar evitar su aparición. En cualquier caso una vez que hacen su aparición, es importante procurarles todos los cuidados necesarios para acelerar su curación.

¿sabías qué...?

Las aftas o llagas en la boca son más comunes de lo que piensas. Un estudio reciente de la Universidad de California determinó que cerca de un 90% de las personas entre 15 y 40 años han sufrido de aftas. La probabilidad aumenta con el paso de los años.