Remedios caseros para el mal aliento

Te enseñamos soluciones sencillas para remediar el problema de la halitosis

El problema del mal aliento, también conocido con el nombre de "halitosis", afecta a buena parte de la población mundial. Su aparición puede deberse a varios factores entre los que se incluyen una higiene bucal escasa, problemas relacionados con la boca o bien la existencia de otras patologías o problemas digestivos.

Afortunadamente, existen numerosos remedios que pueden frenar el problema del mal aliento incluso hacerlo desaparecer de forma instantánea. Productos sencillos y fáciles de encontrar que te salvarán de cualquier situación incómoda y solucionarán rápidamente el mal olor.

    Índice

  1. Realizar enjuagues con vinagre de manzana

    Realizar enjuagues con vinagre de manzana

    El vinagre de manzana es un remedio altamente eficaz para combatir el mal aliento. Esto se debe a sus propiedades para hacer frente a la proliferación de bacterias en la boca, además de ser muy útil para facilitar la digestión.

    Ambas cualidades hacen que se eliminen las bacterias causantes del mal aliento y que los alimentos se digieran fácilmente evitando la aparición de problemas digestivos, dos de las causas más frecuentes en la aparición del mal aliento.

    Una de las formas de tomar el vinagre de manzana es diluyendo una cucharada en un vaso de agua. Se debe de tomar antes y después de cada comida para mejorar la digestión y evitar la halitosis. También se puede utilizar como enjuague para hacer gárgaras. Para ello debemos de diluir una cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua caliente. Tras varios minutos se debe de escupir la mezcla. De este modo eliminaremos restos de comida y bacterias acumuladas.

  2. Masticar perejil

    Masticar perejil

    El motivo por el cual el perejil se ha convertido en uno de los remedios más utilizados para combatir el mal aliento se debe a su riqueza en clorofila, cuyas propiedades antioxidantes contribuye a eliminar las toxinas de los alimentos que ingerimos actuando como un refrescante natural que acaba con el mal olor.

    Masticar unas ramas de perejil fresco durante unos minutos nos ayudará a eliminar el mal olor y lo más importante, acabar con las bacterias que lo causan. Aunque eso sí, hay que tener en cuenta que se trata de una solución momentánea que no acabará con el problema de forma definitiva. 

  3. Cepillar la lengua

    Cepillar la lengua

    Una de las causas más frecuentes en la aparición del mal aliento es la acumulación de bacterias que quedan en la lengua y cuya descomposición y acumulación hacen que se reduzca mal olor.

    El remedio más efectivo para acabar con estas bacterias es cepillando la superficie de la lengua con pasta dentífrica aprovechando el cepillado de los dientes. Para ello debemos de frotar la lengua desde atrás hacia adelante, tras lo cual deberemos de enjuagar con agua para eliminar todas las bacterias arrastradas con el cepillado.

    Podremos verificar que el cepillado de la lengua ha sido correcto cuando no haya residuos de color blanquecino o amarillento sobre ella.

  4. Masticar limón con cáscara tras las comidas

    Masticar limón con cáscara tras las comidas

    El limón contiene una serie de sustancias desinfectantes que ayudan a eliminar el mal olor relacionado con la halitosis. Esta propiedad se incrementa al masticar el limón junto con la cáscara.

    La acidez de este cítrico es tal que consigue combatir y exterminar  las bacterias que quedan en la boca. Resulta especialmente efectivo masticar limón con cáscara después de las comidas con el fin de destruir residuos y evitar la acumulación de bacterias.

    Por otro lado no debemos olvidarnos de las propiedades desinfectantes del limón y su potente efecto limpiador que nos proporcionará una boca más sana y por tanto un aliento fresco y sin mal olor.

  5. Cepillar los dientes con bicarbonato

    Cepillar los dientes con bicarbonato

    El bicarbonato de sodio es otra de las soluciones que pueden acabar rápidamente con el problema del mal aliento.  La composición del bicarbonato hace que disminuya el ácido presente en la boca y por tanto ejerce una acción como escudo protector ante las bacterias que causan mal olor.

    Una de las formas más efectivas de utilizar el bicarbonato de sodio es utilizándolo al igual que si se tratara de una pasta dentífrica, o bien se puede añadir a la pasta utilizada habitualmente. Por otro lado, el bicarbonato es también un excelente remedio como blanqueador dental.

  6. Beber infusión de clavo

    Beber infusión de clavo

    Está especia tan utilizada en el mundo de la cocina, es además un remedio muy efectivo para acabar con el mal aliento, la infusión de clavo especialmente es una forma muy rápida de aprovechar los beneficios que nos aporta este ingrediente.

    Para elaborar la infusión de clavo, debemos de poner a hervir una taza de agua e introducir algunos clavos de olor. Retiramos del fuego y dejamos que repose al menos 15 minutos. Pasado este tiempo solo tendremos que filtrar el agua para disfrutar del aroma y sabor tan característico de esta infusión que además de ayudarnos a eliminar las bacterias, aporta un aroma muy agradable.

  7. Comer una manzana

    Comer una manzana

    La manzana además de ser una fruta muy saludable también contribuye a que el mal aliento se disipe. Comer una manzana es un excelente remedio para limpiar los dientes cuando no podemos hacerlo con nuestro cepillo de dientes habitual, masajea las encías y deja un agradable sabor fresco y suave.

    Esta propiedad de la manzana se debe a la presencia de polifenoles los cuales ayudan a descomponer los compuestos de las comidas que contribuyen al mal aliento como por ejemplo las especias picantes o algunos otros alimentos como el ajo. Por otro lado, al tratarse de una fruta ácida, ayuda a eliminar residuos y bacterias. Basta con tomar una manzana al día para disminuir el problema de la halitosis.

  8. Tomar infusión de jengibre

    Tomar infusión de jengibre

    El jengibre tiene múltiples usos para prevenir problemas de salud incluyendo su capacidad para solucionar el mal aliento, debido a su capacidad para acabar con las bacterias que se acumulan en la cavidad bucal. Para tratar este problema en concreto se puede tomar el jengibre en forma de infusión.

    Prepararemos la infusión de jengibre debemos de picar un pequeño trozo de raíz que añadiremos a una taza de agua hirviendo. Dejamos que hierva unos minutos, tras los cuales reposará cinco minutos. Colamos antes de ingerir. Se pueden tomar hasta dos tazas al día para combatir el problema del mal aliento.

  9. Tomar yogur

    Tomar yogur

    Consumir yogur al menos dos veces al día ayuda a combatir el mal aliento. Esto se debe a la presencia de probióticos, bacterias beneficiosas para el organismo que actúan descomponiendo la flora bucal compuesta por restos de comida fermentada y bacterias que causan mal olor.

    En este caso es recomendable tomar yogur natural sin azúcar, un importante remedio para combatir las enfermedades de las encías provocadas por aquellas bacterias que causan inflamación y que desencadenan mal aliento. Además, recientes estudios han concluido que el yogur ayuda a eliminar la acumulación de placa bacteriana gracias a la presencia de dos bacterias en concreto Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus.

Si bien en la gran mayoría de los casos la halitosis está provocada por problemas bucales, en otras ocasiones puede ser un indicativo de enfermedad por lo que un diagnóstico por parte de un especialista es fundamental para remediar el problema y eliminar el mal aliento.

¿sabías qué...?

El estrés puede ser una causa para la aparición del mal aliento. Esto se debe al aumento de adrenalina en sangre, que provoca sequedad bucal y por tanto mal olor.