Remedios caseros para limpiar el hígado

Consejos para purificar el hígado y mantenerlo sano

El hígado cumple, entre otras, con una importante misión en el organismo: se encarga de metabolizar las grasas que consumimos y es un órgano que sirve de filtro pra eliminar las toxinas y sustancias nocivas que entran en el cuerpo. De este modo evita que estas sustancias se propaguen causando enfermedades.

Hoy día la rutina diaria nos obliga, en muchas ocasiones, a llevar un estilo de vida sedentario y poco saludable: comida rápida, consumo de tabaco y alcohol, falta de tiempo para hacer ejercicio, estrés... Condicionantes que a largo plazo provocan que el hígado se sobrecargue de trabajo y por tanto deje de funcionar correctamente. Es entonces cuando resulta importante llevar a cabo ciertas prácticas que ayuden a limpiar este órgano, facilitar su función de depurado de toxinas.

Así, vamos a comprobar qué tipo de remedios caseros nos pueden ayudar a disfrutar de un hígado más limpio y saludable.

    Índice

  1. Aceite de oliva

    Aceite de oliva

    El aceite de oliva está muy bien considerado en la dieta mediterránea debido a su importante valor nutricional y todas ls propiedades que le acompañan: fortalece el sistema inmunológico, reduce la presión arterial, es un importante aliado contra la diabetes e incluso tiene cierto poder antiinflamatorio que ayude a disminuir los dolores en los músculos y articulaciones.

    Pero además, el aceite de oliva resulta muy útil para ayudar a limpiar el hígado debido a su acción antioxidante. Además, resulta especialmente efectivo cuando se combina con limón, pues se potencian todos los efectos. Al eliminar las toxinas sobrantes, el hígado funcionar mucho mejor y las digestiones son mucho más fáciles.

  2. Ajo

    Ajo

    El ajo es un excelente condimento culinario, que cuenta con la capacidad, entre otras muchas, de limpiar el hígado. Esto se debe a la presencia de dos sustancias clave para este proceso: el selenio y la alicina las cuales actúan favoreciendo la limpieza del hígado y activando las enzimas que ayudan a purificarlo. 

    El ajo puede tomarse tanto crudo como cocido, y sus características favorecerán especialmente la eliminación del mercurio presente en algunos alimentos y cuya acumulación en el organismo puede ser muy perjudicial para la salud.

  3. Aloe Vera

    Aloe Vera

    La fabulosa planta de Aloe Vera es otro de los remedios que nos ayudarán a tener un hígado más limpio y saludable. Sus propiedades desintoxicantes ayudan a expulsar las toxinas del hígado para que este funcione de forma mucho más eficiente.

    De los 22 aminoácidos esenciales que se encuentran en el Aloe Vera, 8 son esenciales para el funcionamiento del organismo además de ser rico en vitamina A, y vitaminas del complejo B y C. Por otro lado, la presencia del ácido uránico será fundamental para eliminar tanto toxinas como parásitos presentes en el organismo.

    Se puede tomar Aloe Vera de muchas formas. Una de ellas es en forma de batido junto con otros alimentos que potenciarán sus propiedades como son la cúrcuma, menta y limón.

  4. Té verde

    Té verde

    El té verde es una bebida muy beneficiosa para el organismo que además ayuda a proteger el hígado facilitando la digestión y posterior eliminación de la grasa que haya quedado acumulada.

    El té verde es muy rico en catequinas, unas sustancias con alto poder antioxidante que faciitan el funcionamiento del hígado, eliminando todos los desechos que no necesita.

    Lo ideal es consumir entre 2 y 3 tazas de té verde al día para beneficiarnos de todas sus ventajas, preferiblemente una después de cada comida.

  5. Verduras de hoja verde

    Verduras de hoja verde

    Las verduras, y en especial las de hojas verdes o las crucíferas son muy beneficiosas para llevar a cabo la depuración y limpieza del hígado.

    Destacan especialmente la alcachofa que potencia la producción de bilis para mejorar la digestión, y otras verduras como el brócoli, la coliflor o las espinacas las cuales cuentan con una importante fuente de antioxidantes asi como de fibra y ácido fólico necesarios para mejorar la digestión y favorecer la eliminación de toxinas.

    Hay que tener en cuenta que para que las verduras nos regalen todas sus propiedades es necesario consumirlas crudas, o mínimamente cocinadas al vapor, ya que de otro modo estaríamos destruyendo las enzimas necesarias para depurar el hígado correctamente.

  6. Cúrcuma

    Cúrcuma

    La cúrcuma es una de las plantas más beneficiosas a la hora de tratar multitud de problemas relacionados con el hígado. Es capaz no solo de desintoxicar el hígado de sustancias nocivas, sino que además ayuda a reparar el daño provocado por determinadas toxinas y virus como ocurre en el caso de aquellas personas con cirrosis o hepatitis C, previene la formación de cálculos biliares y mejora la metabolización de las grasas.

    Dos cucharaditas al día de cúrcuma repartidas en el almuerzo y la cena, son suficientes para ofrecer una ayuda al hígado. También es posible consumirla en forma de cápsulas siguiendo las recomendaciones que acompañan a este tipo de medicinas naturales.

Además de estos remedios, existen otras formas de cuidar de la salud del hígado, como por ejemplo consuminedo jugos especiales elaborados con ciertos alimentos que pueden ser de gran utilidad para liberar a este órgano de metales pesados y toxinas innecesarias.

Hay que tener en cuenta que gran parte de los problemas que pueden aparecer en el hígado, están motivdos por una mala alimentación en la que abundan frituras, embutidos, comida rápida rica en grasas trans o gran cantidad de bollería industrial. Es importante mantener cierto equilibrio en la alimentación para asegurarnos de contar con un hígado sano.

¿sabías qué...?

El 10% del tejido del hígdo es grasa. Cuando este porcetaje se supera, nos encontramos ante un caso de "hígado graso" que puede resultar perjudicial para la salud, pues entre otros problemas, aumenta el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.