Remedios caseros para la gripe

Te enseñamos los trucos más eficaces para mejorar los síntomas gripales

La aparición de la gripe viene originada por la transmisión de un virus que puede afectar a personas de cualquier edad. Es más probable que su aparición aumente en los meses de invierno, y en personas con determinadas afecciones puede llegar a ser causa de muerte.

En el mercado existen antivíricos que pueden ayudar a prevenir el contagio de la gripe, sin embargo en muchos casos estos fármacos pueden ser vulnerables. Una vez que la gripe aparece es recomendable seguir una serie de sencillas recomendaciones que nos ayudarán a paliar los síntomas de forma eficaz.

    Índice

  1. Utilizar eucalipto

    Utilizar eucalipto

    El eucalipto cuenta entre otras muchas propiedades con la capacidad para mejorar las infecciones de tipo respiratorio que en muchas ocasiones pueden empeorar al contraer una gripe.

    Una de las formas de utilizar el eucalipto es, por un lado, inhalando el vapor al hervir las hojas, muy útil para despejar las vías respiratorias y aliviar la tos. Otra de las formas de tomar el eucalipto es en forma de infusión o bien en forma de aceite que podremos inhalar de igual forma para obtener efectos similares.

  2. Tomar jarabe de miel y limón

    Tomar jarabe de miel y limón

    El jarabe de miel y limón cuenta con la particularidad de ejercer el mismo efecto que un jarabe de farmacia pero de forma natural, aportando además un excelente y suave sabor. Está indicado para calmar el dolor de garganta y reducir la tos, sus efectos curativos resultan muy eficaces.

    Por un lado, la miel es antiinflamatoria y antimicrobiana y ayuda a suavizar la garganta. Por otro lado el limón, rico en vitamina C, ayuda a mejorar las defensas y sus propiedades antivirales y antibacterianas ayudan a reducir la duración de gripes y resfriados.

    La forma de preparar el jarabe de limón y miel consiste en mezclar el zumo de un limón con tres cucharadas de miel. Mezclamos de forma enérgica para que ambos ingredientes se fusionen correctamente y ya tendremos listo nuestro jarabe natural. Podremos tomar una cucharada cuando sintamos molestias.

  3. Realizar vaporizaciones de agua

    Realizar vaporizaciones de agua

    Las vaporizaciones de agua resultan muy útiles para combatir la gripe ya que funcionan limpiando y despejando las vías respiratorias y evitando así la congestión nasal.

    Para realizar las vaporizaciones es necesario hervir un litro de agua, y en el momento en que comienza a soltar vapor acercaremos la nariz y cubriremos la cabeza con una toalla. Cinco minutos son suficientes para abrir y limpiar las vías respiratorias y mejorar los síntomas. Son especialmente eficaces si se hacen antes de ir a la cama ya que ayudan a mejorar la respiración favoreciendo el descanso.

  4. Beber mucho líquido

    Beber mucho líquido

    Beber líquido es esencial especialmente cuando aparecen los síntomas de la gripe. Esto se debe por un lado a que el cuerpo sigue necesitando una mínima cantidad de líquido para ejercer sus funciones correctamente, más aún cuando se trata de luchar contra los agentes infecciosos que causan esta enfermedad.

    La fiebre, uno de los síntomas más habituales, puede provocar deshidratación lo cual resulta fatal para el organismo. Por otro lado al aumentar la ingesta de líquidos evitamos que la mucosidad se espese, lo cual provocaría aún más molestias. Es por ello que resulta de gran importancia reponer la pérdida de líquidos a través de la ingesta de zumos naturales, agua o caldos.

  5. Realizar gárgaras con bicarbonato

    Realizar gárgaras con bicarbonato

    La inflamación y el dolor de garganta provocados por la gripe pueden verse mermados gracias a las gárgaras realizadas con bicarbonato. El bicarbonato ayuda a aliviar el dolor y además previene la gripe.

    Para hacer las gárgaras es necesario mezclar en un vaso de agua media cucharada de bicarbonato. En pocos días comenzaremos a notar una importante mejoría, siendo uno de los remedios caseros más efectivos que podemos encontrar.

  6. Inhalar aloe vera

    Inhalar aloe vera

    Entre sus múltiples propiedades, el áloe vera cuenta con la particularidad de servir para mejorar las defensas del organismo, y ayudar a combatir la gripe. Su importante aporte en vitaminas y minerales contribuyen a reducir las molestias de la gripe tales como la congestión nasal, el dolor de cabeza o el malestar general.

    Para poder aprovechar las propiedades de áloe vera es necesario abrir las hojas y extraer la parte blanquecina del interior. La ponemos a hervir e inhalamos el vapor. Las propiedades broncodilatadoras del áloe limpiarán y abrirán las vías respiratorias y mejorarán los síntomas de la gripe.

  7. Preparar infusión de manzanilla para los ojos

    Preparar infusión de manzanilla para los ojos

    Es un síntoma frecuente durante un proceso gripal, que los ojos estén más llorosos por la fiebre o por la congestión nasal. Una de las mejores formas de paliar esta molestia consiste en preparar una infusión de manzanilla caracterizada por sus propiedades calmantes.

    Basta con preparar una infusión con una bolsita ya preparada de manzanilla y aplicar el líquido con ayuda de un algodón o discos desmaquillantes cuando esté fría. Dejamos sobre los ojos unos minutos. Esto aliviará las molestias de forma instantánea.

Debemos de tener en cuenta que una gripe tiene una duración de entre 7 y 10 días aproximadamente por lo que los remedios naturales si bien no nos curarán nos ayudarán a paliar los síntomas más molestos de la gripe y a sobrellevar de mejor forma la duración del proceso.

¿sabías qué...?

Vacunarse contra la gripe, reduce los riesgos de contagio en un 87%.