Remedios caseros para eliminar los hongos de los pies

Consejos para eliminar la tiña podal naturalmente

Los pies son una de las partes del cuerpo humano que a menudo suelen olvidarse en cuanto a cuidados y atención. Sin embargo, los pies forma parte de importantes actividades que realizamos cada día, tan básicas y a la vez tan relevantes como caminar o correr.

Por otro lado, nuestros pies se exponen cada día a numerosas agresiones externas, algunas de las cuales pueden propiciar la aparición de hongos propiciados por la humedad continua que sufren al estar dentro del calzado, en el cuarto de baño o en las piscinas públicas. Los hongos además de desagradables pueden llegar a ser muy molestos, pero poniendo en práctica una serie de remedios caseros, conseguiremos minimizarlos e incluso deshacernos de ellos fácilmente.

    Índice

  1. Aceite del árbol del té

    Aceite del árbol del té

    El aceite del árbol del té es uno de los remedios con mayor tradición que se conoce, ya que cuenta con numerosas propiedades para tratar problemas de piel, infecciones e incluso quemaduras, además de ser uno de los remedios naturales estrella para tratar los hongos en los pies.

    La razón se encuentra en la presencia de terpenoides, un compuesto que le confiere a este aceite increíbles propiedades antifúngicas, antisépticas y antimicrobianas.

    Para aprovechar sus propiedades diseuleve una cucharadita de aceite del árbol del té en un litro de agua y remoja tus pies durante al menos media hora. A continuación seca con sumo cuidado los pies, prestando especial atención a los pliegues y la zona que está entre los dedos. Una vez que los pies están completamente secos aplica un poco de aceite en las zonas afectadas.

  2. Ajo y limón

    Ajo y limón

    El ajo junto con el limón crean una excelente combinación para hacer frente de forma muy eficaz a los hongos de los pies. Por un lado, el ajo es conocido por sus potentes propiedades antimicrobianas y antibacterianas que tiene un muy buen resultado en infecciones y hongos. 

    El limón por su parte es un interesante antiséptico natural que además cuenta con propiedades antifúngicas presentes en el ácido cítrico. Este ácido al ser aplicado sobre la zona de los hongos crea una zona que impide que los hongos proliferen.

    Para combinar las características de ambos elementos tan solo debes de poner en una cacerola:

    • Cuatro limones
    • Tres dientes de ajo
    • Un puñado de romero seco
    • Una cucharada de sal
    • Aproximadamente un litro de agua

    Ponemos a hervir diez minutos y dejamos que se vaya enfriando hasta que tenga una temperatura lo suficientemente aceptable como para poder poner los pies en remojo. Dejaremos los pies inmersos en este preparado alrededor de 20 minutos y lavamos muy bien. Secamos cuidadosamente.

  3. Aceite de lavanda

    Aceite de lavanda

    El aceite de lavanda es otro de los grandes antifúngicos que podemos encontrar ya que es capaz de acabar con las cepas de hongos más resistentes tanto en las uñas de los pies como en todo el pie. Es importante adquirir un aceite de lavanda puro, no perfumado, ya que necesitamos que todas las propiedades de este remedio estén en su estado más limpio y depurado sin otro tipo de aditivos.

    Debes de utilizar el aceite de lavanda aplicándolo sobre la zona afectada al menos tres veces al día. Para evitar que cualquier roce pueda eliminar la aplicación, puedes colocar un calcetín. En pocos días comenzarás a observar los resultados.

  4. Vinagre blanco

    Vinagre blanco

    Antibacteriano, antiséptico y antifúngico son las tres palabras que mejor definen las propiedades del vinagre blanco a la hora de combatir a los molestos hongos de los pies. La razón de tales propiedades se debe al tipo de pH que lo caracteriza, y que actúa combatiendo a los hongos de forma eficaz.

    Para aprovechar sus cualidades debemos de mezclar en un recipiente un litro de agua y una taza de vinagre blanco. Mezclamos bien y sumergimos los pies durante al menos 20 minutos. Pasado este tiempo debemos de secar cuidadosamente los pies y realizar una aplicación más localizada para lo cual mojaremos un algodón en agua y viangre y aplicaremos por las zonas afectadas. Dejamos actuar unos minutos y secamos cuidadosamente sin necesidad de lavar previamente.

  5. Bicarbonato de sodio

    Bicarbonato de sodio

    La aplicación de bicarbonato de sodio es una excelente forma de acabar eficazmente con la presencia de hongos en los pies. La explicación se encuentra en que el bicarbonato de sodio propicia un ambiente alcalino que impide que los hongos puedan proliferar (dado que necesitan de un ambiente ácido para hacerlo).

    Para que la aplicación del bicarbonato de sodio sea un éxito mezcla varias cucharadas con agua tibia hasta crear una pasta lo suficientemente sólida para poder aplicarla sobre las zonas más afectadas.

    El bicarbonato de sodio es además un excelente remedio para acabar con el mal olor en los pies y un excelente exfoliante que ayuda a tener unos pies más bonitos y sedosos.

  6. Aceite de coco

    Aceite de coco

    El aceite de coco es otro de los remedios eficaces para combatir de forma rápida y efectiva la aparición de hongos en los pies. Sus propiedades antifúngicas se concentran en la presencia de ácido caprílico, el cual tiene la cualidad de penetrar en las paredes celulares de los hongos. Al verse desprovistos de la capa protectora de la pared celular, los hongos se destruyen.

    Para utilizarlo, tan solo hay que aplicar un poco de aceite de coco sobre la zona infectada, y dejar actuar durante al menos quince minutos.

  7. Aloe vera

    Aloe vera

    El Aloe vera es conocido por ser una de las plantas con mayor número de aplicaciones para la salud, entre ellas la de combatir a los fastidiosos hongos de los pies. Además de ser un potente antiséptico es un gran antifúngico capaz de controlar el crecimiento de los hongos así como de otros tipos de bacterias.

    Por otro lado, la aplicación de Aloe vera previene la aparición de nuevos hongos, por lo que resulta un remedio muy interesante que debemos de poner en práctica.

    Para ello tan solo debemosd e aplicar un poco de gel de Aloe vera sobre las zonas más afectadas dos veces al día. Si no disponemos de gel de Aloe vera podemos utilizar la pulpa de la planta pasándola por los lugares en los que han aparecido los hongos.

El picor y el mal olor son algunos de los síntomas que aparecen como consecuencia de los hongos. Además, la presencia de hongos hace que nuestros pies luzcan descuidados y con un aspecto poco saludable. No dudes en aplicar estos remedios de forma constante durante varios días para acabar con los molestos hongos y lucir unos pies saludables.

¿sabías qué...?

Los pies están constituídos por aproximadamente un total de 250.000 glándulas sudoríparas las cuáles producen entre 1 litro y 1 litro y medio de transpiración diaria.