Remedios caseros para eliminar los cálculos renales

Soluciones sencillas para aliviar esta dolorosa patología

Los cálculos renales son conocidos popularmente como piedras en el riñón. No son una enfermedad sino que se trata de sales minerales y sales de ácido que cristalizan y se acumulan en el aparato urinario generando mucho dolor, sobre todo en el momento de expulsar las piedras por el tracto urinario. La formación de las piedras puede deberse a varios factores, entre los que destacan las alteraciones metabólicas o el exceso de ciertas sustancias químicas en la orina, que no logran disolverse por completo.

Es una patología que afecta más a hombres que a mujeres, así como a personas entre los 20 y 40 años y aquellas que padecen de gota.

Prevención de los cálculos renales

Para prevenir su aparición se recomienda:




  • Beber mucho líquido, sobre todo agua, a lo largo de todo el día.
  • Evitar en lo posible el consumo de chocolate, café, té, nueces, fresas y espinacas.
  • Tomar una dieta no muy alta en proteínas, sodio y azúcar.
  • Consumir mucha fruta y verdura, en concreto apio, albahaca, manzana, uva y granada.

Tratamientos caseros y naturales para tratar los cálculos renales

Para eliminar los cálculos por la orina hay que incrementar las micciones. Para ello podremos tomar hierbas diuréticas en infusión. Entre ellas:

  • De perejil: Es uno de los diuréticos más efectivos. Poner una cucharadita de perejil seco en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar unos minutos y beber. Tomar esta infusión varias veces al día.
  • De ortiga: Aumenta la cantidad de orina y ayuda a evitar la formación de piedras.
  • Diente de león y verbena: Evitan la retención de líquidos.
  • Té de albahaca: Se puede tomar una cucharadita de zumo de albahaca revuelta con un poco de miel como remedio diario durante varios meses. Se cree  que esta infusión puede ayudar a inducir la expulsión de piedras por el tracto urinario.

(Estas infusiones se pueden consumir de hierbas frescas recolectadas, de hierbas secas o en bolsitas de té y preparados que encontraréis en un herbolario o tienda de dietética).

  • Incrementar el consumo de líquidos: agua, té, zumos naturales de frutas como limón, arándanos o manzana.
  • Zumo de limón, aceite de oliva y vinagre de manzana: Es uno de los remedios más eficaces para aliviar el dolor de los cálculos renales. Al primer síntoma de piedras en los riñones, mezclar dos cucharadas de aceite de oliva ecológico con e zumo de medio limón. Beber el líquido resultante y después beber un buen vaso de agua purificada. Espera 30 minutos. Después, exprimir el zumo de medio limón en un vaso de purificada y añadirle una cucharada de vinagre de manzana ecológico. Beber la mezcla y repetirla cada hora hasta que los síntomas mejoren.

Cuándo acudir al médico

Si se experimenta un dolor muy severo, dolor acompañado de náuseas y vómitos o dolor acompañado de fiebre se debe acudir inmediatamente al médico. También ir al médico si se presenta sangre en la orina.

 

¿sabías qué...?

En algunas culturas utilizan para curar los cálculos renales un cocimiento de frijoles, ya que aseguran que aquellos vegetales o legumbres con la misma forma que el riñón sirven para curar sus patologías.

comenta y pregunta