Reflexología: Todo lo que debes saber

Descubre las claves para conocer de cerca los beneficios de la reflexología

La reflexología, o reflexoterapia es una terapia basada en la estimulación de una serie de puntos localizados en diversas zonas del cuerpo (conocidas como zonas reflejo), con el fin de ejercer un efecto beneficioso sobre determinados órganos del cuerpo.

Esta terapia consigue mejorar el estado de salud de una persona mediante la técnica de digitopuntura, presiones realizadas con los dedos sobre zonas específicas para mejorar la energía que conecta las zonas reflejo con el resto del cuerpo humano. Descubre las claves de esta terapia tan beneficiosa.

    Índice

  1. Para que sirve la reflexologia

    La reflexología resulta muy útil para tratar tanto problemas de tipo físico como emocional. Utilizando un "mapa" de ciertas partes del cuerpo, el terapeuta es capaz de presionar en el punto justo, el cual conecta con el lugar en el que la persona presenta algún tipo de problema de salud. 

    De este modo se produce una respuesta orgánica en un lugar diferente al que corresponde con la zona que fue estimulada. Mediante esta técnica se puede tratar como prevenir ciertas dolencias, al igual que es posible suministrar a la persona que se somete a una sesión de reflexología un relajante estado de paz y bienestar.

    Un ejemplo de los problemas de salud que la reflexoterapia consigue mejorar son los problemas con el de estómago, problemas de artritis, bronquitis o dolor de cabeza entre otros.

  2. Los puntos reflejos

    Los puntos reflejos, también reciben el nombre de "puntos reactivos" y se encuentran en varias partes del cuerpo, principalmente podemos encontrarlos en las manos y en los pies. 

    Si imaginamos un mapa sobre las manos y los pies, un reflexólogo nos indicaría diversas partes cuya estimulación produce una respuesta en un órgano concreto del cuerpo. De este modo, si sentimos dolor en un lugar determinado, por ejemplo en la cabeza, presionando el punto justo que se sitúa en nuestras manos o nuestros pies notaríamos ese dolor de forma intensa. Así, estos puntos se unen a través de "hilos imaginarios" con órganos afectados. 

    El terapeuta reconocerá dónde se encuentran los puntos reactivos para trabajar sobre ellos mediante presión y estimulación, provocando una mejora de la afección.

  3. Como es una sesión de reflexología

    Una sesión de reflexología tiene una duración determinada de entre 40 y 60 minutos aproximadamente. En primer lugar el terapeuta hará una evaluación general del estado de salud del paciente a través de varias preguntas acerca de su historial, dolencias y tratamientos.

    En función de la dolencia a tratar el terapeuta localizará los puntos reflejos en el cuerpo del paciente, el cual se encontrará tumbado de forma relajada en una camilla. Una vez localizados los puntos a tratar, el reflexólogo comenzará a presionar y masajear estas zonas.

    La persona que se somete al tratamiento de reflexología puede experimentar diversas sensaciones durante la sesión, tales como presión, así como sensación de calor o frío. Incluso es posible que tras las sesiones se produzcan efectos adversos como cambios en el tracto intestinal, o dolor de cabeza entre otros. Estos trastornos son transitorios y forman parte del proceso de sanación.

  4. Métodos más utilizados

    A la hora de realizar una sesión de reflexoterapia, existen varios métodos a aplicar. Cada uno de ellos es válido para llevar  cabo la mejora de una dolencia, y su elección dependerá del tipo de terapeuta. Los dos métodos más utilizados en reflexología son:

    - Método Rwo Shur: Este tipo de técnica implica una presión más profunda e intensa en la que se utiliza un método de deslizamiento del pulgar sobre las zonas a tratar, así como el uso de los nudillos o palos de madera. Se utiliza crema para mejorar el deslizamiento.

    -Metodo Ingham: Es el método más extendido y utilizado por reflexólogos. Se basa en la presión continua de los pulgares los cuales se desplazan "caminando" por diversas zonas de los pies. Se hace una estimulación de todos los puntos reflejos, haciendo mayor hincapié en las zonas afectadas.

    -Terapia Zonal: Este método se distingue porque se aplica presión únicamente en zonas concretas de las manos y de los pies, con el fin de activar y mejorar la circulación junto con los impulsos nerviosos.

  5. Precauciones

    A pesar de ser una terapia muy beneficiosa, existen algunas contraindicaciones que deben de ser tenidas en cuenta por aquellas personas interesadas en someterse a algunas de estas sesiones.

    En primer lugar, la reflexología está contraindicada para mujeres embarazadas. Esto debe de tenerse en cuenta especialmente durante los tres primeros meses de embarazo. La razón por la cual debe de evitarse es por la existencia de ciertos puntos que a la hora de estimularlos pueden provocar contracciones, e incluso propicia el riesgo de abortos involuntarios.

    En segundo lugar la reflexología está contraindicada en el caso de personas diabéticas. Concretamente está contraindicada en pacientes con diabetes tipo 2. Si bien se puede producir una mejora en el flujo de sangre, el nivel de azúcar podría disminuir, lo cual requiere un control más exhaustivo de los niveles de azúcar en sangre. Es importante consultarlo previamente con un especialista para analizar o no la conveniencia de esta terapia.

    Las personas que padezcan algún tipo de infección, artritis, osteoporosis, insuficiencia cardíaca o renal, así como enfermedades de la piel deben de consultar previamente con su médico antes de someterse a una sesión de reflexología.

    En ningún caso debe de tomarse la reflexología como un método de curación, sino como un complemento al tratamiento médico para conseguir una mejora en el estado de salud.

La reflexología se ha convertido en una alternativa para mejorar el estado general de las personas que se somete a alguna de sesiones. Una forma de relajarse, mejorar tanto por dentro como por fuera y aprovechar los beneficios de las terapias alternativas que ayudan a mejorar la vida de las personas.

¿sabías qué...?

Los indios Cherokee que habitaban en Estados Unidos ya conocían las técnicas de reflexología las cuales adquirían tanto una carácter de sanación con un marcado carácter sagrado, al ser los pies la forma de contacto del ser humano con la tierra.

comenta y pregunta