Cómo reducir la presión del ojo

Consejos y orientación para evitar el riesgo de perder nuestra vista

Como en algún otro artículo vimos que el aumento de la presión intraocular puede traernos como consecuencia la pérdida progresiva y definitiva de nuestra vista, es importante que conozcamos por qué esta presión que tenemos dentro de nuestros ojos (que es muy independiente de nuestra presión arterial), puede llegar aumentar.

Y una vez que ya conocemos o sabemos que tenemos una presión aumentada en nuestros ojos, saber cómo debemos proceder para poder disminuirla. Por eso, te presentamos algunas medidas que puedes tomar en cuenta para que puedas hacerlo.

¿Cómo aumenta la presión ocular?

El ojo fabrica un líquido en forma constante que lleva por nombre humor acuoso, este líquido circula dentro del ojo a través de unos compartimentos llamados cámara anterior y posterior, y sale del ojo a través de una serie de canales altamente especializados que forman un malla y que llevan por nombre malla trabecular o trabeculado.




Esta malla se ubica en una zona del ojo llamada ángulo camerular o simplemente ángulo. De acuerdo a las características de este ángulo se puede clasificar a los glaucomas en función de si el ángulo es abierto o cerrado.

Habitualmente existe un balancee entre la producción y la salida de humor acuoso, esto mantiene la forma y función del ojo. Cuando el humor acuoso no puede salir del ojo, la presión intraocular aumenta y puede llevar al desarrollo de glaucoma.

¿Cuánto es normal de presión intraocular?

La presión intraocular normal varía entre 11 y 21 mmHg, no obstante, algunas personas pueden desarrollar lesión del nervio óptico con presiones normales y existen muchos pacientes que aún teniendo una presión mayor de 21 mmHg no presentaran ninguna lesión teniendo hipertensión ocular. Es aquí donde radica la importancia de acudir a revisiones periódicas y más si tenemos antecedentes de enfermedades como diabetes, presión arterial o familiares que sufran de glaucoma.

¿Cómo disminuir la presión ocular?

Es importante señalar en este punto, que aún cuando muchas personas que lean lo que es un la hipertensión ocular, sus signos y síntomas, no pueden diagnosticarse ni iniciar un tratamiento sin no han sido diagnosticados por un oftalmólogo, este, le dirá si existe alguna alteración en su presión ocular y lo más importante, identificar si existe algún daño en su nervio óptico.

Una vez con el diagnostico hecho por un especialista, seguramente, este le va a indicar el uso de gotas oftálmicas, ya que es el tratamiento más común para reducir la presión intraocular alta. Si este es el caso, es importante que conozcamos bien el medicamento que estamos utilizando, y sigamos las indicaciones de nuestro médico, ya que si las usamos de más o de menos, el tratamiento puede no funcionar o podemos tener efectos secundarios no deseados.

Existen otros tratamientos que pueden ofrecidos, estos dependiendo del grado de lesión que presente, algunos son: cirugía laser para desbloquear los canales de drenaje para que el exceso de líquido pueda salir; microcirugía, donde se realiza una pequeña abertura para que sea un nuevo paso del humor acuoso.

Muy bien, estos son algunos tratamiento que su médico le puede ofrecer, pero ¿qué puedo hacer yo para prevenir o disminuir mi presión intraocular?

  • Mantener ojos limpios y lejos de sustancias irritantes. Las mujeres debemos ser cuidadosas con respecto a cosméticos.
  • Evitar frotarnos los ojos
  • Tener un buen estado de salud general
  • Comer alimentos sanos
  • Realizar suficiente ejercicio
  • No fumar
  • No consumir demasiada cafeína
  • Mantener peso saludable
  • Beber líquidos espaciadamente
  • Disminuir consumo de sal (esto evitará la retención de líquidos)
  • Reducir estrés diario
  • Disminuir los niveles de glucosa en sangre (ya que esto se ha relacionado con presión ocular elevada)
  • Tomar ácidos grasos omega 3 (estos los podemos encontrar en el salmón, atún, sardinas, moluscos y arenque, algas, cápsulas de aceite de pescado, entre otros.
  • Consumir más alimentos que proporcionen antioxidantes (como espinaca, brócoli, yemas de huevo, coles de Bruselas, etc.)
  • Evitar las grasas trans (alimentos procesados u horneados, frituras, helado, palomitas de maíz para microondas y carne molida)
  • Realizar parpadeos periódicos cuando realizamos actividades que necesiten de nuestra mirada fija, esto aliviará un poco la presión de nuestros ojos.
  • Realizar ejercicios de movimientos oculares para aumentar la fuerza en nuestros músculos oculares (imaginar un 8 y trazar su contorno con los ojos cerrados, mover hacia nosotros y hacia atrás nuestra mano o pulgar para enfocar la imagen a diferente distancia, etc.)

Es importante que nos preocupemos por nuestra salud visual, por ello, todas las actividades señaladas anteriormente las podemos realizar sin presentar ninguna sintomatología ni daño ocular, esto ayudará a que tengamos ojos más sanos.

Si ya presentaste alguna sintomatología, acude con el oftalmólogo, el te orientará para que tu tratamiento tenga mejores resultados y no pongas en peligro disfrutar de las vistas maravillosas que nos ofrece el mundo.

¿sabías qué...?

La tasa de producción normal del humos acuoso es de aproximadamente 2-2.5 microlitros por minuto y que su recambio total se produce en 90 minutos.

comenta y pregunta