Cuáles son las propiedades del Ginkgo Biloba

Descubre todo los beneficios de esta planta milenaria

El Ginkgo Biloba es una planta milenaria (con más de 2.000 años de antigüedad) originaria de China y conocida por sus múltiples propiedades para tratar problemas de salud muy diversos. Se dice del Ginkgo Biloba que es una planta milagrosa y de hecho es uno de los remedios herbales más utilizados en la medicina natural.

El extracto de las hojas secas del Ginkgo Biloba se puede encontrar en cápsulas y tabletas, e incluso es posible consumirlo en forma de infusión. A continuación te invitamos a conocer todas las propiedades que caracterizan a esta extraordinaria planta asiática.

    Índice

  1. Aliviar los estados depresivos en la tercera edad

    Aliviar los estados depresivos en la tercera edad

    La depresión es un síntoma que suele estar muy relacionado con las personas de la tercera edad. Al llegar a una edad más avanzada, suele haber una deficiencia en la cantidad de receptores de serotonina en el cerebro, la hormona que se encarga de estabilizar el estado de ánimo. Cuando esto ocurre, es normal que aparezcan cuadros depresivos.

    El consumo de Ginkgo Biloba puede resultar de gran ayuda a la hora de mejorar las funciones cerebrales, y en concreto ayuda a aumentar y mejorar el funcionamiento de los receptores de serotonina. Además, algunos estudios han demostrados que el Ginkgo Biloba sirve de gran ayuda a la hora de potenciar los efectos de los medicamentos antidepresivos en aquellas personas que no suelen notar mejoría.

  2. Aliviar problemas vasculares

    Aliviar problemas vasculares

    Una de las principales virtudes del Ginkgo Biloba es su capacidad para mejorar ciertos problemas vasculares como por ejemplo la sensación de pesadez en las piernas, hipertensión, arteriosclerosis, trombosis y en general las enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio.

    El Ginkgo Biloba es conocido por ser un importante vasodilatador que tonifica las paredes venosas facilitando la circulación sanguínea y facilitando que llegue más cantidad de sangre tanto al cerebro como al resto de órganos, lo que se traduce en un mayor aporte de oxígeno y por tanto un mejor funcionamiento del organismo en general.

  3. Mejorar la memoria y la concentración

    Mejorar la memoria y la concentración

    Dado que el Ginkgo Biloba es una planta excelente para tratar los problemas circulatorios, esto también influye en el envejecimiento cerebral, provocado por una mala circulación y un bajo aporte de oxígeno, mejorando gracias a sus propiedades, la actividad mental, la memoria y la concentración.

    Esta capacidad puede ser de gran ayuda para aquellos pacientes que sufren Alzheimer, ya que se produce una estimulación muy beneficiosa del cerebro.

    El Ginkgo Biloba, al ser un antioxidante natural, hace frente a los radicales libres que también participan de la oxidación y el envejecimiento celular que favorece la aparición de demencia, confusión y distracciones.

  4. Propiedades antiinflamatorias

    Propiedades antiinflamatorias

    El Ginkgo Biloba es además conocido por sus propiedades antiinflamatorias que pueden ser de gran ayuda para tratar determinadas dolencias. La capacidad antiinflamatoria de esta planta reside principalmente en la presencia de unas sustancias conocidas con el nombre de terpenos

    Los terpenos son unos compuestos químicos presentes en muchas plantas y verduras los cuales se encargan de darles el olor por el que cada una de ellas se caracteriza, lo que hace que unas sean más atrayentes que otras. Pero además los terpenos tienen ciertas propiedades terapéuticas que actúan sobre procesos inflamatorios.

  5. Combatir el síndrome premenstrual

    Combatir el síndrome premenstrual

    El molesto síndrome premenstrual puede verse aliviado de forma muy significativa con la ingesta de Ginkgo Biloba. Al ser un gran vasodilatador, evita que los dolores premenstruales se intensifiquen. Al tomar Ginkgo Biloba los síntomas habituales de este período que incluyen irritaabilidad, hinchazón o dolor en el vientre, desaparecen o se mitigan de forma muy notable.

    Eso sí, no se recomienda ingerir Gingko Biloba durante la llegada de la menstruación ya que podría hacer que la hemorragia fuera mucho más intensa.

  6. Mejorar el deseo sexual

    Mejorar el deseo sexual

    El Ginkgo Biloba es una planta que además de ser muy beneficiosa por sus efecto para mejorar la salud, resulta además un excelente remedio para aumentar la libido y potenciar el deseo sexual.

    Una de las funciones que el Ginkgo Biloba realiza es aumentar la producción de óxido nítrico, una sustancia que en los hombres mejora el flujo sanguíneo notablemente haciendo que se intensifique la función erectil y que en el caso de las mujeres se concentra en la zona vaginal.

    De este modo el Ginkgo Biloba ayuda a que las sensaciones se intensifiquen e incluso es capaz de prolongar e mejorar la intensidad los orgasmos.

  7. Mejorar la visión

    Mejorar la visión

    No podemos olvidarnos de la relación existente entre el consumo de Ginkgo Biloba y una visión mucho más sana. Esto se debe a su capacidad para mejorar la circulación, y en este caso también la circulación ocular.

    Esta capacidad resulta muy beneficiosa para aquellas personas que sufren ciertos problemas oculares como por ejemplo la degeneración macular senil, propia de personas de edad avanzada. También ayuda a proteger la salud ocular de los agentes contamiantes externos y equilibra la tensión, muy importante para evitar otros problemas como por ejemplo el glaucoma.

A pesar de que el Ginkgo Biloba es una planta con múltiples beneficios para la salud, hay que tener en cuenta que puede interaccionar si se toma con otros medicamentos como por ejemplo: anticonvulsivos, antidepresivos, anticoagulantes o medicamentos para antiinflamatorios entre otros, por lo que no olvides consultar previamente con tu médico.

¿sabías qué...?

A pesar de contar con numerosas bondades, el Ginkgo Biloba no está recomendado en aquellas personas que sufren de epilepsia ya que en estos casos puede provocar peligrosas convulsiones y empeorar los síntomas.