Propiedades curativas del agua de mar

Te mostramos todos los beneficios que nos aporta el agua procedente del mar

Muchos estudios han terminado por avalar los múltiples beneficios que nos proporciona el agua de mar para la salud, tanto a nivel externo como a nivel interno. El alto contenido en minerales presentes en su composición, indispensables para el buen funcionamiento del sistema celular, la convierten una bebida sana y sobretodo muy efectiva para sanar determinadas dolencias.

En los últimos tiempos se ha generalizado el consumo de agua de mar debidamente filtrada y controlada como una bebida terapéutica con efectos curativos demostrados. A continuación te mostramos todas las propiedades del agua de mar.

    Índice

  1. Es eficaz contra la hipertensión

    El agua de mar es una excelente bebida para eliminar la cantidad de sodio que causa la aparición de problemas como la hipertensión. Esto se debe a la presencia de sodio orgánico en su composición, un sodio que nada tiene que ver con la sal química presente en la comida.

    Para las personas que sufren este problema, es recomendable que incluyan el agua de mar en su dieta y que incluso la utilicen en sus comidas como aderezo y sustitutivo de la sal común e inorgánica causante de la hipertensión, ya que es muy saludable y evita la aparición de problemas cardíacos.

  2. Aumenta la energía corporal

    Se dice del agua de mar que es la mejor bebida isotónica que podemos ofrecerle a nuestro organismo en periodos de intensa actividad física o cuando hay indicios de deshidratación. La causa es muy sencilla, y es que el agua de mar contiene todas las sales minerales de la tabla periódica, principalmente: cloro, magnesio, sodio, azufre, calcio, potasio, bromo, boro, estroncio y flúor. Además contiene 79 oligoelementos siendo la bebida más completa y saludable que podemos encontrar de forma natural.

    La mejor forma de consumir el agua de mar para beneficiarnos de todos estos compuestos es diluyendo un vaso de agua de mar en tres vasos de agua potable normal. De esta forma se reponen los electrolitos y se consigue una rápida recuperación que se traduce en una mayor energía corporal.

  3. Mejora los problemas respiratorios

    El agua de mar es uno de los mejores remedios que podemos utilizar para tratar problemas relacionados con las vías respiratorias. Basta con tomar un baño en la playa para ayudar a eliminar la tos con flema, abrir las vías respiratorias y mejorar otro tipo de problemas como la sinusitis o la bronquitis.

    Otra de las formas de aprovechar sus propiedades para sanar y descongestionar las vías respiratorias es haciendo nebulizaciones o bien a través de un spray nasal, ya que ambos sirven para limpiar y descongestionar. Este sistema es muy útil especialmente en el caso de que necesitemos utilizar el agua de mar como descongestivo para niños o bebés.

  4. Reduce el dolor reumático

    Las personas que sufren problemas reumáticos como la artrosis pueden beneficiarse del agua de mar para aliviar el dolor y disfrutar de una notable mejoría. Para ellos se recomienda tomar baños en la playa, ya que la alta concentración de magnesio que caracteriza al agua de mar produce un efecto relajante que consigue reducir de forma notable las molestias.

    Algunos estudios incluso han demostrado que el agua de mar podría ralentizar el proceso que siguen las enfermedades reumáticas a largo plazo, especialmente si se acompañan los baños periódicos junto con un estilo de vida saludable.

  5. Alivia los problemas dermatológicos

    El agua de mar es uno de los grandes remedios por excelencia para tratar parte de los problemas relacionadas con afecciones cutáneas tales como dermatitis, piel atópica, soriasis, acné… esto se debe principalmente a la concentración de minerales, así como a su efecto desinfectante.

    La mejor forma de aprovechar todas las propiedades del agua de mar para curar problemas dermatológicos consiste en darse baños regularmente. De esta forma el agua marina y los minerales que la componen nos ayudarán a restituir la composición celular de la piel, acabarán con las bacterias causantes de la mayoría de irritaciones y problemas cutáneos y contribuirán a nutrirla y mantenerla perfectamente hidratada.

  6. Excelente cicatrizante

    El agua de mar es un excelente remedio para tratar las cicatrices de la piel provocadas por heridas o cortes debido a sus propiedades antisépticas que evita además que se produzcan infecciones.

    Al entrara en contacto con el agua de mar, la piel afectada acelera su período de curación. En el caso de que aún haya herida, ayuda a que esta se cierre mucho antes y por tanto el periodo de recuperación de la piel es mucho más rápido.

    Si embargo hay que tener en cuenta que si tomamos el baño directamente en la playa, es necesario proteger la piel y en este caso las cicatrices con una crema adecuada para que el sol no las dañe.

  7. Mejora problemas hepáticos y renales

    Otra de las propiedades que hacen del agua de mar una bebida “casi milagrosa” es su utilidad para realizar limpiezas hepáticas y renales. En el caso de que existan problemas en alguno de estos órganos la ingesta de agua de mar provoca una regeneración celular que les ayuda a mejorar sus funciones.

    Por otro lado, el agua de mar favorece la eliminación de toxinas y deshechos, de modo que se consigue depurar el organismo y mejorar la salud de nuestros órganos vitales sintiéndonos mucho más sanos y enérgicos.

    Para poder beneficiarnos de sus propiedades regeneradoras y purificantes debemos ingerir un vaso de agua de mar rebajada con agua dulce, como mínimo una vez al día y de forma controlada.

  8. Reduce el estrés

    El agua de mar es una terapia inmejorable para tratar problemas relacionados con ansiedad, estrés y nerviosismo. La relajación que produce bañarse en el mar, se debe principalmente a la alta presencia de magnesio considerado un mineral anti-estrés.

    En el caso de no tener cerca la posibilidad de disfrutar de baños en la playa, también es posible aprovechar estas propiedades calmantes bebiendo agua de mar ya que actúa reduciendo los niveles de cortisol y adrenalina, principales causantes de la aparición de estados de ansiedad y nerviosismo.

En el caso de ingerir agua de mar, conviene tomarla debidamente preparada y filtrada con el fin de que sea lo más saludable y pura posible. En algunos casos es necesario un periodo de adaptación y observación para comprobar que no existe ningún tipo de intolerancia que nos obligue a suspender su ingesta. Una vez comprobada su tolerabilidad y controlando la dosis, comenzaremos a beneficiarnos de sus múltiples cualidades las cuales nos haran disfrutar de una mejor calidad de vida.

¿sabías qué...?

Un litro de agua de mar contiene alrededor de 35 gramos de sales: cloruro, sodio, sulfato, magnesio, calcio y potasio.

comenta y pregunta