Propiedades de las castañas para la salud

Descubre los beneficios del fruto otoñal por excelencia, las castañas

La llegada del otoño es la época más propicia para disfrutar de uno de los frutos más característicos de esta época, las castañas. Además de ser uno de los alimentos más sabrosos de esta estación es un fruto con multitud de propiedades para la salud que no debemos desaprovechar.

Las castañas, entre otras muchas cosas, son muy ricas en hidratos de carbono y fibra. La amplia vaiedad de formas en las cuales podemos tomarlas la convierten en un excelente alimento cocinado o crudo que debemos de aprovechar especialmente durante la época otoñal.

Entérate cuáles son las propiedades de las castañas para tu salud.

    Índice

  1. Propiedades astringentes

    Propiedades astringentes

    Las castañas son un excelente remedio para las molestias gastrointestinales que causan problemas como la diarrea, ya que se caracterizan por sus propiedades astringentes.

    Para aprovecharse de esta propiedad se recomienda tomarlas hervidas, ya que de este modo las sustancias que contienen las propiedades astringentes son asimiladas en mayor medida por el organismo, evitando de esta forma que produzcan gases.

  2. Ricas en minerales

    Ricas en minerales

    Las castañas son especialmente ricas en minerales esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Destaca especialmente su alto contenido en hierro, lo cual las convierte en uno de los alimentos más recomendables para personas con problemas de anemia.

    Su alto contenido en calcio convierte a las castañas en las aliadas perfectas para prevenir problemas óseos y fortalecer nuestros huesos. Al contener un alto porcentaje en fósforo nos ayuda a mejorar el estado de ánimo y a sentirnos con más energía, además mejora la memoria y la concentración.

  3. Bajas en calorías

    Bajas en calorías

    Las castañas se caracterizan por ser uno de los frutos secos con menor cantidad de calorías, por lo que se pueden tomar en cualquier momento sin riesgo a sobrepasarnos. Alrededor de un 60% de su composición es agua, y el resto está formado por fécula y glucosa.

    Las castañas crudas sólo contienen unas 205 calorías por cada 100 gramos, unas 245 calorías sí están asadas. Lo ideal es comer alrededor de un puñado de castañas unas dos veces por semana.

  4. Efecto saciante

    Efecto saciante

    Las castañas son muy ricas en carbohidratos, lo cual se traduce en un proceso de absorción más lento por parte del organismo. Esta lentitud hace que se convierta en un alimento altamente saciante por lo que resulta muy apropiado especialmente en el caso de estar haciendo dietas de adelgazamiento ya que evita la ingesta de alimentos entre horas, eliminando la sensación de hambre.

  5. Ayudan a controlar la hipertensión

    Ayudan a controlar la hipertensión

    Las castañas son muy recomendables para las personas que tienen problemas de hipertensión, ya que ayudan a regular la presión sanguínea evitando con ello la aparición de afecciones cardíacas graves. Esto se debe a su alto contenido en potasio y su bajo contenido en sodio lo cual ayuda a equilibrar la circulación sanguínea, evitando además la retención de líquidos.

  6. Beneficiosas para el embarazo

    Beneficiosas para el embarazo

    Las castañas son ricas en ácido fólico, una vitamina muy importante especialmente en los primeros meses de embarazo cuando comienza a formarse el feto. Además son muy energéticas por lo que mejoran el estado de cansancio muy típico en esta etapa.

    De igual modo resultan muy beneficiosas posteriormente durante el período de lactancia ya que mejoran la producción de leche.

No hay excusa para no incorporar las castañas a parte de la dieta ya sea en forma de postre, como snack e incluso como aderezo de nuestras comidas. De este modo estaremos beneficiándonos de multitud de propiedades excelentes para nuestra salud.

¿sabías qué...?

Las castañas fueron un fruto muy consumido en épocas de guerra dadas sus altas propiedades nutricionales para combatir la hambruna.