Cómo se pueden prevenir los trastornos alimenticios

Consejos para prevenir los trastornos más extendidos en nuestra sociedad

Los trastornos alimenticios siguen desgraciadamente apareciendo año tras año en mayor medida, alimentados por la dificultad de mantener una dieta equilibrada y los cánones de belleza impuestos por la sociedad. Son trastornos psicológicos muy destructivos a nivel físico y personal, necesitando un tratamiento constante desde su aparición. Al contrario de lo que se cree se da tanto en hombres como en mujeres, apareciendo en franjas de edades dispares donde cuanto mayor se es más fácil es ocultarlo.

Como siempre se debe hacer, la prevención será mucho mejor que cualquier tratamiento existente. Si todavía no hemos pasado por ello pero tememos caer en un trastorno de este tipo o pensamos que alguien de nuestro entorno lo hará en el futuro será mucho más beneficio conocer las mejores formas de prevenirlo que las distintas terapias que existen en la actualidad. Son consejos que podemos aplicar desde ya, ahorrándonos sufrimiento y trabajo a la vez que mejoramos nuestra calidad de vida en general.

    Índice

  1. Establece unos hábitos alimenticios en su rutina

    Establece unos hábitos alimenticios en su rutina

    Un consejo tan básico como mantener las horas de las comidas lo más posible y una cantidad similar ayudarán enormemente a que no haya desequilibrios en su alimentación. Hay que tener en cuenta que el descontrol que tengamos en casa respecto a la alimentación no solo se traducirá en un déficit en los nutrientes de su organismo, hará que por su cuenta busque estabilizar este tipo de detalles de una forma completamente incontrolable por nuestra parte.

  2. La dieta siempre equilibrada

    La dieta siempre equilibrada

    Cuando mantenemos una dieta completa en cuanto a los alimentos que consumimos nuestro cuerpo se sentirá en equilibrio, con un peso constante y siempre llenos de energía. Al no haber carencias en nuestro organismo tendremos la comida como algo más en nuestra vida sin convertirse en el centro de atención. Limitando productos como la bollería o los productos congelados haremos que no se vuelvan adictos a ellos ni a que su figura se distorsione innecesariamente.

  3. Incítales a involucrarse en la cocina

    Incítales a involucrarse en la cocina

    Un truco que antes se hacía casi de forma espontánea, cuando aprendemos a cocinar dentro de nuestras posibilidades valoramos más la variedad en la mesa. Probamos nuevos sabores, experimentamos con platos conocidos cambiando ciertos ingredientes y nos animamos a disfrutar realmente de la comida. No significa que desde pequeños les enseñemos a cocinar como los adultos, simplemente hacerles parte del proceso a medida que van dando pequeñas puntilladas en un ambiente que suele ser muy cerrado para los jóvenes.

  4. Introduce el deporte en sus vidas

    Introduce el deporte en sus vidas

    Hacer deporte de forma rutinaria es uno de los hábitos más saludables que podemos establecer los seres humanos. Con el ejercicio mantendremos una figura estable a la vez que nos sentiremos activos durante todo el día. Salir a pasear cuando son pequeños, llevarles a actividades extraescolares donde practiquen algún deporte y apuntarle a ejercicios que rompan su rutina diaria como la natación serán muy beneficiosos en todas las etapas de su desarrollo.

  5. Cuidar su autoestima: la clave del éxito

    El mejor método para evitar cualquier tipo de trastorno que vaya a mayores es esforzarnos por apoyar siempre su autoestima. Comenta los cambios que se haga a nivel físico, sus éxitos en los estudios, pregúntales sobre la opinión que tienen de tu forma personal de vestir. Muchos padres, temerosos de estos trastornos, insisten siempre en decir lo guapos que van sus hijos en todas las situaciones. Los niños no son tontos y detectan rápidamente si tenemos intenciones por detrás de lo que decimos, ser críticos manteniendo las formas será siempre mucho más beneficioso para ellos.

¿sabías qué...?

Los trastornos alimentarios son relativamente nuevos en la historia de la psiquiatría. Aunque la influencia de la sociedad no es tan extrema como apuntan determinados medios es innegable que tiene efectos mucho más marcados desde que el mundo se mueve tanto por la imagen personal.