Cómo prevenir la rinitis alérgica

Te damos los pasos para una correcta prevención de la rinitis alérgica

La rinitis es una inflamación de las membranas de las mucosas nasales como consecuencia de la exposición o inhalación de ciertos alérgenos, que provocan la liberación de anticuerpos, y más tarde de histamina, provocando molestos síntomas como estornudos, picor en la nariz, congestión nasal y lagrimeo, entre otros. Si bien la mayoría de los casos de rinitis no presenta riesgo para la salud, es importante poder prevenirla de forma de no sufrir los molestos síntomas asociados a ella.

En Spoots te mostramos cómo prevenir la rinitis alérgica.

    Índice

  1. Identificar el alérgeno

    Identificar el alérgeno

    Lo primero antes de iniciar cualquier acción es poder identificar el alérgeno responsable por los síntomas de la rinitis alérgica. Los alérgenos más frecuentes son el polen, mohos, pelos de animales (gatos y perros), pasto, humedad y ácaros. Una vez identificado el agente alérgeno, se debe procurar evitar la exposición a él, a la vez que adoptando algunas medidas básicas en el hogar, como veremos más adelante.

  2. Evitar el tabaco

    Se ha comprobado que la persona susceptible a desarrollar rinitis que se expone a ambientes con humo de tabaco puede tener los síntomas agravados, además de los problemas propios del humo del tabaco en sí para la salud. El respirar humo de tabaco genera problemas en el sistema respiratorio y puede incluso en los niños generar una mayor propensión a desarrollar asma.

    Para saber cómo quitar el olor de tabaco del hogar, entra en nuestro artículo.

  3. Combatir el moho

    Combatir el moho

    Ya vimos que el moho es uno de los alérgenos que puede provocar rinitis alérgica. Para reducir su presencia en nuestro hogar, se pueden tomar algunas medidas simples como:

    • Lavar frecuentemente las cortinas y ventanas del baño, con una mezcla de agua y lejía.
    • Ventilar las habitaciones frecuentemente, sobre todo en las mañanas (tener cuidado si se es alérgico al polen, de manera de reducir el tiempo de apertura de ventanas).
    • Preferir la pintura antimoho en los baños.
    • Evitar las alfombras y otros objetos acumuladores de polvo, y si no se puede evitarlas, limpiarlas seguido.
    • Utilizar un deshumidificador para controlar la temperatura y humedad en el hogar.
  4. Eliminar los ácaros

    Los ácaros del polvo son otro de los causantes de la rinitis alérgica. Para eliminarlos, procura lavar las fundas de almohadas y ropa de cama frecuentemente. Cuando se lave las fundas de almohada y ropa de cama, se debe hacer con una alta temperatura del agua, para poder matar la mayor cantidad de ácaros posible.

    Así también, una buena ventilación ayudará a controlar la cantidad de ácaros en la habitación, controlando que la humedad no sea alta (los ácaros disfrutan de lugares húmedos y calientes). Por último, se pueden usar también acaricidas para combatir los ácaros.

  5. Caspa de las mascotas

    Caspa de las mascotas

    Si se tiene alergia a los pelos y caspa de las mascotas, se debe evitar lo máximo posible el contacto con ellas. Si el retirar las mascotas de dentro del hogar no es una opción, procura que al menos ella no entre o duerma en tu habitación, especialmente sobre la cama. Las caspas de los perros y gatos demoran no menos de un mes en desaparecer por lo que también se debe evitar que se acumule junto al polvo del hogar, especialmente en alfombras.

    Otros hábitos que se pueden incorporar son bañar frecuentemente a las mascotas y no usar ropa de cama de tela gruesa, sino de materiales más bien sintéticos.

  6. Retirar objetos acumuladores de polvo

    Otra buena forma de evitar los síntomas de alergia típicos de la rinitis es deshacerse de los objetos acumuladores de polvo, especialmente en las habitaciones y el baño. Algunos de los objetos típicos dentro de esta categoría son los peluches, las alfombras y las cortinas de tela gruesa. Si no se puede evitar removerlos, se debe hacer una limpieza de ellos de forma frecuente.

  7. Cuidado con el pasto

    Cuidado con el pasto

    Si el pasto le provoca síntomas de rinitis alérgica, entonces deberá evitar estar mucho tiempo cerca de él. Si tienes que cortar el pasto y nadie más lo puede hacer por ti, busca hacerlo en los períodos de menor polinización, como lo son los días más húmedos y fríos. Si alguien lo hace por ti, procura no estar cerca cuando se esté cortando, cerrando también las ventanas del hogar.

¿sabías qué...?

Los antihistamínicos más usados para el tratamiento de la rinitis alérgica son los H1 (como la loratadina), los descongestionantes nasales, corticoides y los bloqueadores de receptores de leucotrienos.