Cómo prevenir el meteorismo o aerofagia

Evitando los gases intestinales

Como explicamos en otro de los post que tenemos, la aerofagia es la deglución inconsciente de aire de forma excesiva, la cual termina en el desarrollo de molestias estomacales como gases intestinales (meteorismo) y dolor abdominal. El desarrollo de molestias que sean persistentes o que impidan el desarrollo de cualquier actividad de las personas, es lo que determina que tan severo puede ser el cuadro.

Entonces, podemos decir que una de las causas del meteorismo es la aerofagia, por ello, una vez que disminuyamos la aerofagia, el meteorismo lo hará de igual manera, a menos que la condición esté dada por una situación diferente. Por ello, aquí te enlistaremos algunas causas de meteorismo, y te diremos como puedes disminuirlo, ya sea mediante técnicas de alimentación o algún cambio de hábito diario. 

Causas de meteorismo

El meteorismo está causado por una combinación de mecanismos fisiopatológicos, diferentes en cada persona, que en la mayoría de los casos no son detectados por los métodos diagnósticos convencionales.




Las molestias producidas por los gases en el intestino pueden ser de muy distinta índole. La primera son los eructos frecuentes o abundantes, que en general se relacionan con un aumento del aire que tragamos al comer, lo que en su máxima expresión se denomina aerofagia. El segundo problema es el aumento de las flatulencias. El origen más frecuente de ello es la dieta rica en verduras y frutas, que dejan abundante sustrato a las bacterias para fermentar y generan mucho gas que debe ser expulsado. El tercer problema es la hinchazón abdominal, que en la mayoría de los casos es secundario a un defecto en cómo hace avanzar el intestino a los gases, de forma no adecuada. 

¿Qué complicaciones puede tener el meteorismo?

A parte de los problemas sociales o las situaciones embarazosas en la que nos puede poner el exceso de gas intestinal, la principal complicación es el malestar estomacal que puede presentarse, sin embargo, existen complicaciones no muy comúnes, pero que pueden ser muy graves, como por ejemplo la dilatación excesiva del intestino y con ello el fallo en la función intestinal con implicaciones que pueden requerir interveciones quirúrgicas. 

Cómo podemos disminuir el meteorismo

Existen muchos remedios para la aerofagia, de los cuales, la mayoría involucran cambios en los hábitos diarios y en la dieta.

Cuando el problema son los eructos frecuentes, por aerofagia, lo más importante es tratar de disminuir el aire que se traga con la comida. Para ello se recomienda principalmente:

  • Comer despacio
  • Comer con la boca cerrada
  • Masticar bien los alimentos
  • Masticar menor cantidad de chicle
  • Dejar de fumar

Cuando el problema es un aumento de las flatulencias, lo más recomendado es:

  • Disminuir el consumo de vegetales y fruta (dieta pobre en fibra), eliminando así la cantidad de sustrato que las bacterias del colon tienen para fermentar, disminuyendo la cantidad de gas producido
  • Evitar consumo de bebidas carbonatadas
  • Identificar si algún tratamiento pudiera estar produciéndolo
  • Detectar la presencia de alergia a algún alimento o medicamento que se esté consumiendo

Recomendaciones

Una vez que se identifiquen las causas que pueden estar originando estas molestias, aquí te dejamos algunos otros consejos que pueden ayudarte para mejorar tu digestión y evitar molestias:

  1. Beber poca cantidad de líquido durante las comidas, sin gas y sin utilizar popote o pajilla.
  2. Comer lentamente, masticando y ensalivando correctamente los alimentos.
  3. Evitar chupar caramelos y masticar chicle.
  4. No hablar acaloradamente mientras se come y evitar hacer ruidos deglutorios al beber. 

 

Te damos algunas recomendaciones para que mejore tu digestión y evites el dolor o las molestias que puede producir la aerofagia y el meteorismo, pero es muy importante que una vez que las molestias impidan que realices alguna de las actividades diarias acudas a tu médico, pues puede tratarse de alguna condición más seria. 

¿sabías qué...?

Una persona puede generar (normalmente) hasta 14 flatulencias al día, pudiendo llenar de aire un globo.