Cómo prevenir lesiones musculares

Aprende algunos consejos para evitar desgarros musculares

Las lesiones musculares, también conocidas como desgarros fibrilares o distensión muscular, ocurren cuando un músculo se sobre estira o se desgarra. Las lesiones musculares suelen ser resultado de la fatiga y el ejercicio inapropiado de los músculos. Las lesiones pueden ocurrir en cualquier músculo, pero son comunes principalmente en el cuello, los hombros, brazos y pantorrillas.

Puedes detectar una lesión muscular ya que estas causan dolor y limitan tu movimiento. Sin embargo, las lesiones musculares no suelen ser graves aunque sí pueden ser frecuentes. Existen tres tipos de lesiones musculares: Grado 1 o leve, Grado 2 o moderada, Grado 3 o grave. Las lesiones leves o moderadas pueden ser tratadas fácilmente en casa con compresas de frío o calor y con medicamentos antinflamatorios. Si el dolor persiste o es muy agudo, es recomendable asistir rápidamente al médico, ya que un desgarro que no se trata adecuadamente puede generar lesiones más graves.

    Índice

¿Cuáles son los síntomas de una lesión muscular?

  • Dolor agudo en la zona
  • Capacidad de movimiento limitada en la zona
  • Hinchazón
  • Espasmos musculares
  • Rigidez muscular
  • Debilidad

Tratamientos para una lesión muscular

Para tratar un desgarro muscular es necesario trabajar para regenerar las fibras musculares y estimular una cicatrización correcta de la zona afectada. Para esto es recomendable:

  • Descanso
  • Dieta a base de proteínas
  • Compresas frías o calientes
  • Mantén el músculo afectado por encima del nivel del corazón
  • Terapia física
  • Antinflamatorios

Pero todos sabemos que es mejor prevenir que lamentar. Así que ¿Cómo evitar una lesión muscular? Spoots te da cinco consejos para que nunca tengas que sufrir de una desagradable lesión muscular.

  1. Calentamiento

    Calentamiento

    Una de las cosas más importantes para quienes ejercitan, es hacer un buen calentamiento antes de empezar. Esto se debe a que al elevar la temperatura de los músculos estos se hacen más flexibles. Un buen calentamiento debe durar entre 20 y 30 minutos. Se debe empezar despacio y terminar a ritmo completo.

  2. Buena Postura

    Buena Postura

    Mantener una buena postura al estar sentado o parado te puede ayudar a prevenir lesiones musculares. Si trabajas sentado la mayoría del tiempo, intenta tomarte un pequeño descanso de unos pocos minutos donde hagas estiramientos. Esto ayudará a disminuir la tensión en los músculos de tu espalda.

  3. Flexibilidad

    Flexibilidad

    Como mencionamos anteriormente la flexibilidad muscular es importante para prevenir lesiones musculares. Alterna los tipos de ejercicio que haces para estimular la flexibilidad. Si te gusta hacer pesas puedes hacer una sesión semanal de yoga para un entrenamiento completo.

  4. Evita el peso excesivo

    Evita el peso excesivo

    A veces pensamos que somos capaces de manejar grandes cantidades de peso, pero la realidad es que para cargar objetos pesados hay que tener fuerza y técnica. Así que procura evitar cargar objetos pesados sin ayuda.

  5. Mantén una dieta balanceada y nutritiva

    Mantén una dieta balanceada y nutritiva

    Una dieta a base de proteínas te puede ayudar a mantener tus músculos sanos y fuertes para soportar el cansancio y el ejercicio continuo. Recuerda también mantenerte muy bien hidratado para no debilitar los músculos durante entrenamiento o durante el día a día.

¿sabías qué...?

Las manos, muñecas, pies y tobillos también son zonas particularmente propensas a sufrir de lesiones musculares. Recuerda ejercitarlas en caso de que sufras de ellas usualmente, y recuerda calentar estas zonas antes de empezar a ejercitar.